sociedad

La pandemia no silencia el feminismo

La reivindicación del Día Internacional de la Mujer se desarrolló entre mascarillas, distancias y algunos incidentes en Madrid
Un grupo de mujeres sostiene una pancarta durante una concentración feminista convocada or la Asamblea Feminista de Valencia

Movilizaciones con mascarillas y entre distancias de seguridad, ‘performances’ y marchas virtuales protagonizaron 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer, marcado por las restricciones impuestas por la pandemia, con actos prohibidos en Madrid -donde se produjeron algunos altercados en la Puerta del Sol- y otros con aforo reducido en el resto de CC.AA. Aunque en Madrid no estaban autorizadas las manifestaciones, el Sindicato de Estudiantes y Libres y Combativas se han concentraron ayer en la Puerta del Sol de Madrid, un acto que comenzó con consignas como ‘8 de marzo sin mordazas; este Gobierno no es feminista; mujer trabajadora, libre y luchadora’, y que terminó con una mujer herida y con la intervención de la Policía Nacional para separar a un grupo de personas ajenas a la concentración. Desde la Comisión 8M, una de las organizaciones que había convocado concentraciones por el Día de la Mujer en Madrid y en diferentes puntos de la comunidad, manifestaron que la prohibición de celebrar en las calles este día es “un nuevo acto de invisibilización de las mujeres”, pero finalmente decidieron desconvocarlas.
Por su parte, feministas realizaron un llamamiento por redes sociales para que las mujeres salieran a sus portales o balcones ayer a las 20:00 horas para reivindicar igualdad, como alternativa a las manifestaciones prohibidas en Madrid. “¡A las 20:00 horas ruido feminista y lectura de manifiesto! Desde las plazas, los balcones, las calles, los portales”, invita Feminismos Madrid desde su cuenta de Twitter.
En cualquier caso, por la tarde, un grupo de feministas marcharon por Madrid desde la calle Alcalá hasta Cibeles mientras coreaban proclamas en favor de la mujer como ‘Nos quieren sumisas, nos tienen combativas’, ‘Libertad de expresión’ o ‘Abajo el patriarcado que va a caer’. En la Plaza de Callao, el Movimiento Feminista de Madrid pidió la abolición de la prostitución con pancartas reivindicativas.
En Cataluña, diversos colectivos feministas organizaron entre el 7 y el 8 de marzo unas 60 concentraciones por el Día Internacional de la Mujer. En el caso de Barcelona, se celebraron dos manifestaciones, en las que participaron unas 600 personas. Por la mañana, un grupo de estudiantes de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) cortó, desde primera hora, los accesos al campus por la huelga feminista.
También se produjeron concentraciones numerosas en la Comunidad Valenciana. En concreto, en Valencia, asociaciones de mujeres alzaron la voz en varios puntos de la ciudad para que “todas las mujeres” puedan reivindicar los derechos de aquellas “invisibilizadas, encerradas y asesinadas”, este año con más vigencia por las desigualdades y la brecha que agudiza la crisis del coronavirus.
A pesar del mal tiempo, durante todo el día se vieron pancartas como ‘Nunca más contarán con nuestro silencio’ o ‘Ni golpes que duelan ni palabras que hieran’ y se escucharon cánticos como ‘Por las que están, las que faltan y las que peligran’ o ‘Por las que rompen techos de cristal y recogen los cristales del suelo’.
En Galicia, las principales ciudades gallegas (Santiago de Compostela, Ourense, Vigo, Ferrol, A Coruña, Pontevedra y Lugo) también han acogido varias movilizaciones de mujeres, en un ambiente festivo y de reivindicación, con el lema ‘Sen coidados non hai vida’, ’Sin cuidados no hay vida’, preludio de las movilizaciones centrales convocadas por Galegas 8M para la tarde, con mascarillas y las distancias de seguridad.
‘Mujeres unidas, jamás serán vencidas’, ‘No, no, no, a la discriminación’, ‘Ni criadas, ni esclavas, mujeres liberadas’, ‘Queremos empleo, trabajo ya tenemos’ son algunos de los lemas que se han podido escuchar en estas movilizaciones, en las que también se denuncia la sociedad del “patriarcado”. En el caso de Santiago de Compostela, han realizado su protesta a ritmo de tambores y objetos de percusión.
Cientos de mujeres también se han movilizado este lunes frente a la Oficina de Extranjería de Bilbao – dentro de los actos organizados por el Movimiento Feminista con motivo del 8-M- para denunciar que “el machismo y el racismo siguen presentes” y advertir de que el resultado del “capital y la Ley de Extranjería es precariedad”.
En un ambiente festivo, las participantes, muchas de las cuales portaban banderas moradas – color del movimiento feminista-, corearon lemas reivindicativos y mostraron carteles en los que se podía leer ‘el capitalismo es fascismo’ o ‘migradas y aliadas a las barricadas’.
En Andalucía, mujeres integrantes de diversos colectivos feministas, y a título individual, han rodeado “de forma simbólica” el Parlamento andaluz en Sevilla para expresar sus reivindicaciones, mientras que en Aragón, la Asamblea 8M de Huesca organizó una concentración en la Plaza de Navarra con aforo máximo de 500 personas, en la que se leyó el manifiesto ‘Ante la emergencia social, el feminismo es esencial’.
En general, en todas las CCAA las acciones realizadas se han llevado a cabo en un ambiente festivo y simbólico, ante la imposibilidad de reunir a un gran número de personas, como suele ser habitual en esta jornada.

TE RECOMENDAMOS