inmigración

Torres pide ayuda a Europa con la migración sin obtener respuesta

El presidente canario compareció ayer en la Comisión de Libertades del Parlamento Europeo para exigir derivaciones y libre tránsito para aquellos que no sean repatriados
El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres
El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres. EP
El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres. EP

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, reclamó ayer ante la comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior del Parlamento Europeo la derivación y el libre tránsito de los inmigrantes que tienen su documentación en regla para que el Archipiélago no se convierta en tapón. Sin embargo, la comisaria de Interior, Ylva Johansson, no respondió directamente a estas peticiones y pospuso futuros grandes cambios en la política migratoria al pacto europeo que se discute actualmente.

Torres recordó que Canarias está a solo 100 kilómetros de África y es un territorio ultraperiférico de la Unión Europea (UE), gravemente afectado por la pandemia y el “preocupante repunte” migratorio. Por eso, no puede afrontar sola este tema.

El presidente afirmó que el fenómeno migratorio ha obligado a destinar “muchísimos recursos”, recordando, además que el Gobierno de España tuvo que recurrir a hoteles para albergar a los migrantes de “forma digna” antes de habilitar 7.000 plazas en infraestructuras militares, y que las instituciones canarias han tenido que ceder espacios y prestar atención sanitaria.
Actualmente, en Canarias hay casi 10.000 personas migrantes, y unos 2.600 son menores. Lo cual es, afirmó, una situación “insostenible”, pues supone el 25% de los menores migrantes que hay en España, por lo que pide su redistribución.

Sobre los mayores de edad, Torres cree que junto a las deportaciones y, en tanto estas se realizan, se deben “potenciar mecanismos de redistribución interterritorial en Europa”. Porque quienes vienen a Canarias, “están llegando a Europa. Pisan suelo europeo”. De hecho, hace unos días, el presidente afirmó en el Parlamento canario que habría que “plantearse” la pertenencia de Canarias a la UE si Europa deja solo a las Islas.

Lo de la migración se trata de un elemento estructural, como recordó Torres cuando mencionó la primera gran ola de llegada de migrantes a las Islas en el año 2006, denominada Crisis de los Cayucos, cuando alcanzaron las costas del Archipiélago más de 31.600 personas de forma irregular a través de la ruta atlántica, que es la “más peligrosa de Europa y una de las más arriesgadas del mundo”. Luego, el foco se trasladó al Mediterráneo, pero, desde 2019, el cierre de esas rutas favoreció la reapertura de la del Atlántico, de manera especial durante la pandemia. Y recordó un discurso sobre el tema migratorio que pronunció el expresidente canario Adán Martín, de CC, en 2005, y que se podría decir ahora mismo. Poco ha cambiado el tema.

En el debate participaron otros europarlamentarios muy preocupados por la situación migratoria. Sira Rego, de Izquierda Unida, acusó a Bruselas de defender un “modelo de isla cárcel que vulnera los derechos humanos”, y la eurodiputada de ERC, Diana Riba, opinó que la Comisión está más preocupada por “contener a los países reaccionarios que por asegurar llegadas garantistas”.

Juan Ignacio Zoido, del PP, intentó aprovechar el tema para echar la bronca a Torres por no haber sido lo suficientemente exigente con Pedro Sánchez, como si la UE no tuviera nada que ver en el asunto.

Por su parte, la comisaria europea de Migración, Ylva Johansson, quien reconoció la difícil situación que vive el Archipiélago, que hace necesaria “la solidaridad europea”, no se comprometió a nada en materia de derivaciones o de libre circulación de aquellos a quienes no se repatría. Sí habló de las cuotas de “solidaridad obligatoria” en el futuro pacto migratorio y de los fondos de ayuda concretados, por ejemplo, en los macrocentros construidos. O de financiación, que vendrá a largo plazo en el marco plurianual. Además de una mención de apoyo al turismo. Pero Canarias necesita soluciones ya y Europa no recoge el guante con claridad.

TE RECOMENDAMOS