tribuna

1.300 millones en ayudas directas

En distintas ocasiones he comentado el significativo impacto positivo de unas cuentas públicas expansivas y anticíclicas -en Canarias, el Estado español o la Unión Europea- en la actual crisis; al papel esencial que están jugando los ERTE o los créditos ICO

En distintas ocasiones he comentado el significativo impacto positivo de unas cuentas públicas expansivas y anticíclicas -en Canarias, el Estado español o la Unión Europea- en la actual crisis; al papel esencial que están jugando los ERTE o los créditos ICO. La relevancia, también, de los planes extraordinarios de recuperación impulsados por la Comisión Europea, que han recibido esta semana la buena noticia del desbloqueo por parte del Tribunal Constitucional alemán. A las partidas de los presupuestos públicos y las procedentes de los planes de recuperación se suman además las ayudas directas para paliar los efectos económicos y sociales de la pandemia de la COVID-19. Tanto las financiadas por el Gobierno de Canarias como las que corresponden al Ejecutivo central que suponen, conjuntamente, más de 1.300 millones de euros para empresas, pymes y autónomos de las Islas.

En el Gobierno de Canarias, desde el pasado año hemos llevado a cabo un enorme esfuerzo destinado al fortalecimiento de los servicios públicos, afectados por la actual pandemia y que continuaban arrastrando la descapitalización económica y humana que les causó las políticas de recortes y austeridad de la anterior crisis. Por ello, en 2020 incrementamos notablemente sus presupuestos iniciales (más de un 23% el de Sanidad y un 13,1% el de Educación) y aumentamos, asimismo, el número de profesionales sanitarios y educativos en casi 8.000 efectivos, proporcionalmente muy por encima del resto de las nacionalidades y regiones.

Ayudas extraordinarias

Pero, asimismo, en Canarias hemos redoblado el apoyo a los distintos sectores económicos, muy afectados por las limitaciones a la movilidad, las obligadas restricciones sanitarias en foros y eventos y la práctica parálisis del sector turístico. Con la puesta en marcha este año de ayudas extraordinarias dirigidas a los subsectores de la restauración, la hostelería, el comercio y las empresas deportivas más afectadas. Que se añaden a las que ya realizamos en el ejercicio de 2020, unos 95 millones de euros para el sector primario, transporte, ocio y cultura, entre otros.

En esta ocasión se van a superar los 400 millones de euros. De los que 165 millones corresponden a ayudas directas a fondo perdido y de origen extrapresupuestario, en función de cómo ha afectado la pandemia de la COVID-19 a los distintos negocios; cuya primera convocatoria se abrió en marzo por 84 millones y cuyas cuantías ya se están percibiendo por parte de las más de 18.000 empresas de las Islas solicitantes de las mismas, a la vez que se está ultimando otra convocatoria por 80 millones para apoyar a los alojamientos turísticos. Además, otros 235,8 millones de euros corresponden a diferentes aplazamientos fiscales.

Por otra parte, la Comunidad Canaria se va a beneficiar de 1.144 millones en ayudas directas procedentes del Estado, de los 7.000 asignados al conjunto de las comunidades. Una cifra que es notablemente superior a la que nos correspondería por población, triplicándola, y que confirma que el Gobierno central ha terminado atendiendo nuestras demandas de recibir un trato diferenciado por que muy diferentes son las consecuencias de la crisis en Canarias, con una mayor caída del PIB y un más elevado impacto en las empresas y en los autónomos, en la pérdida de empleos y en el importante número de trabajadores y trabajadoras en ERTE, así como en la extensión de la pobreza.

Reitero la satisfacción del Gobierno canario por la aprobación de un nuevo decreto ley, que contiene medidas complementarias a las aprobadas inicialmente por el Gobierno central, atendiendo nuestra solicitud de mayor flexibilización, ampliación de los criterios iniciales y de las empresas que se pueden acoger al mismo, así como de sus cantidades. Se trata, sin duda, de una buena noticia para Canarias.

Asumir propuestas canarias

De esta manera, el Ejecutivo español ofrece una respuesta adecuada a nuestras demandas ante el Ministerio de Hacienda, recogidas en una carta que remití a la ministra, María Jesús Montero, el pasado 12 de abril. Asumiendo la mayoría de las propuestas planteadas por Canarias. Entre otros asuntos, en la misiva planteamos ampliar los sectores de actividad, confirmar que las comunidades autónomas pueden aumentar la cantidad dispuesta para empresarios o profesionales que apliquen el régimen objetivo en el IRPF o permitir la consideración de destinatarios de estas ayudas a las empresas afectadas por la insolvencia del grupo Thomas Cook y sus filiales, tras su caída en septiembre de 2019.

En estos momentos, estamos negociando y cerrando con el Ministerio los contenidos definitivos del convenio que posibilite la transferencia de estos recursos, de manera que el mismo incorpore de forma precisa las especificidades canarias. Para canalizar estas ayudas por importe de 1.144 millones de euros, a las que se podrán acoger todas las empresas y autónomos del Archipiélago que puedan acreditar unas pérdidas de más del 30% durante el pasado año 2020, sin distinción de tipología o de clasificación fiscal. Con matizaciones imprescindibles, como las referidas a nuestra exclusiva tributación indirecta, a través del IGIC, y que este se recauda mediante la Agencia Tributaria Canaria. Esta circunstancia obliga a la articulación de una encomienda de gestión desde la Agencia Tributaria estatal a nuestra propia Agencia, todo lo cual hace más complejo el convenio desde el punto de vista técnico.

Convocatorias

Una vez se perfilen todos los detalles del convenio y firme este, como consejero de Hacienda del Gobierno de Canarias y presidente de la Agencia Tributaria Canaria, con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se iniciará el proceso de las convocatorias para estas ayudas, que la ley estatal señala que deben estar concluidas antes del 31 de diciembre. Unas ayudas que contribuirán a paliar los devastadores efectos de la pandemia sobre las empresas, pymes y autónomos de las Islas; y que, sumadas a las que ya está tramitando y abonando el Gobierno de Canarias, ascenderán a 1.309 millones de euros a fondo perdido, lo que equivale a tres puntos del PIB de la Comunidad Autónoma, situándonos muy por encima de la media de las comunidades en ayudas directas a los sectores económicos. Confirmando, el gran compromiso de las administraciones públicas con las empresas y sus trabajadores y trabajadoras en esta profunda crisis sanitaria, económica y social. Siendo plenamente conscientes de su carácter paliativo y de que la recuperación solo podrá comenzar a producirse cuando la mejora de los parámetros sanitarios, en lo que la vacunación masiva es esencial, permita una vuelta normalizada a la actividad económica, en nuestro caso, y de manera especial, con el retorno del turismo.

TE RECOMENDAMOS