ciencia

La cámara Drago, hecha en Tenerife, logra sus primeras imágenes del planeta Tierra

El instrumento espacial fotografió con éxito la zona del delta del Ganges y se estima que en unas semanas capte el Archipiélago
Rafael Rebolo, director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y Álex Oscoz, investigador principal de IACTEC-Espacio, mostraron ayer las primeras imágenes obtenidas por Drago. Sergio Méndez

Inicialmente se trataba tan solo de un proyecto de “demostración tecnológica” pero, contra todo pronóstico, la cámara infrarroja Drago ha resultado todo un éxito y ya ha fotografiado desde el espacio algunas zonas del planeta Tierra.

“Las primeras imágenes suelen ser malas, pero lo que recibimos fue espectacular”, celebraba ayer Álex Oscoz, investigador principal del área del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) dedicada al desarrollo de tecnología espacial (IACTEC-Espacio).

Que Drago funcione supone todo un hito para la ciencia canaria, ya que se trata del primer instrumento espacial desarrollado íntegramente en las Islas y, más concretamente, en el edificio que la empresa pública dependiente del Cabildo Parque Científico y Tecnológico de Tenerife S.A. (Intech Tenerife) tiene en La Laguna.

Pero no era fácil que Drago lo hiciera todo bien a la primera: “Realizar tecnología para el espacio es muy complicado, hay limitaciones en cuanto a tamaño, masa, potencia… Y tampoco se pueden reparar los instrumentos una vez se han lanzado”, explicó el investigador.

Así que el proyecto debía servir como un “demostrador” que confirmara que, además de crear instrumentos de observación en la Tierra, el IAC es capaz de hacer instrumentos de observación para el espacio. “En el IAC estábamos acostumbrados a observar en onda corta de infrarrojos, así que pensamos que esta tecnología en el espacio podría ofrecer muchas ventajas para Canarias”, añadió Oscoz.

Con este objetivo nació Drago, un instrumento muy grande en prestaciones pero muy pequeño en tamaño: mide 10x10x10 cm, pesa 1kilo y consume menos que una bombilla LED, tan solo cinco vatios.

La importancia de las imágenes que puede obtener esta cámara reside en la longitud de onda que utiliza, el infrarrojo swir, que capta el calor siendo capaz de detectar lo que el ojo humano no puede ver. De esta forma, permite observar volcanes activos, ver a través de nubes y de polvo para encontrar incendios, detectar vertidos de hidrocarburos y analizar la desertización o el avance de cultivos.

Las fotografías tomadas hasta ahora pertenecen a los manglares del delta del Ganges pero en varias semanas se espera lograr imágenes de Canarias. (Google / Landsat / Copernicus / IACTEC)

Hasta ahora, las fotografías obtenidas por Drago son del delta del Ganges, un área de interés al ser una zona de manglares que ha sido muy afectada por el desarrollo industrial. La calidad de las imágenes, valoró Oscoz, “no tiene nada que envidiar, por ejemplo, a las de Google Earth”.

Asimismo, se prevé que en breve se obtengan las primeras fotografías de Canarias: “Tenemos un plan de pruebas y esperamos obtenerlas en las próximas semanas, pero todo depende de las condiciones, de si hay una tormenta o no, entre otras”, adelantó el investigador.

Por su parte, Rafael Rebolo, director del IAC, trasladó que las imágenes que Drago tome a su paso por Canarias “serán puestas a disposición de la sociedad para su beneficio a lo largo de los próximos meses”. De esta forma, tanto empresas privadas como del sector público podrán hacer uso de las imágenes sin ningún tipo de gasto.

El astrofísico quiso agradecer también el apoyo que instituciones como el Cabildo han brindado al proyecto a través del programa de Capacitación Tecnológica, que ha permitido a IACTEC-Espacio crear un equipo compuesto por diez jóvenes ingenieros, quienes a su vez han contado con la ‘mentorización’ de los investigadores del IAC.

Drago se lanzó al espacio el pasado 24 de enero desde Cabo Cañaveral, en Florida, a bordo del satélite italiano ION y en el cohete Falcon 9 de la empresa Space X. Space X

Arriaga: “Es necesario que invirtamos más en ciencia”

El vicepresidente primero del Cabildo de Tenerife, además de consejero insular de Carreteras, Movilidad, Innovación y Cultura, Enrique Arriaga, aseguró que actos como el de ayer, donde se mostraban las primeras imágenes obtenidas por Drago, “son motivo de orgullo”.

El representante puso en valor la utilidad de las imágenes que se obtendrán para Canarias y también celebró que los estudiantes canarios de ramas tecnológicas puedan desarrollar su carrera en las Islas. Además, insistió en la importancia de invertir en la ciencia, “que puede ser un nicho de negocio alternativo al monocultivo del turismo”.

Tras el Teide y el Roque de los Muchachos llega Iacsat, el tercer observatorio canario

El Instituto Astrofísico de Canarias (IAC) tiene actualmente dos observatorios: el del Teide, en Tenerife, y el del Roque de los Muchachos, en La Palma. Pero en el futuro contará previsiblemente con un tercer observatorio llamado Iacsat, que estará en el espacio y será el primer nanosatélite del IAC para la observación astronómica.

“Iacsat es nuestro proyecto fundamental, ya estamos trabajando en él y es muy apasionante. Nuestro objetivo es tener una especie de tercer observatorio que complemente los dos que ya tenemos”, confirmaba ayer el investigador principal del IACTEC-Espacio, Álex Oscoz.

Este proyecto llevará integrado un instrumento desarrollado también en Tenerife, que se llamará Tajinaste y tendrá utilidades tan importantes como la observación de exoplanetas, de asteroides potencialmente peligrosos para la Tierra o de objetos muy alejados del universo.

Pero antes de lanzar Iacsat, el IACTEC-E desarrollará su proyecto Alisios-I, que será el primer nanosatélite hecho en Canarias y que se pondrá en órbita a finales del 2022. En su interior, llevará una cámara similar a Drago, aunque “mejorada”.

SOLO EL PRINCIPIO

Ález Oscoz dibujó ayer un futuro alternativo para Canarias al compartir los proyectos tecnológicos que podrían ser atractivos para la inversión de empresas tecnológicas en las Islas. Anticipó, de hecho, que varias compañías, como la británica Open Cosmos de Reino Unido, se han interesado por instalarse en el Parque Científico y Tecnológico de Tenerife. “Y esto solo es el principio”, dijo el investigador

TE RECOMENDAMOS