sociedad

Canarias despliega 7.000 policías contra la COVID este fin de semana

Las Islas afrontan su primera gran prueba sin toque de queda después de seis meses, con temor a botellones. “No hay nada que festejar”, advierte el presidente Torres, el día en que se suman 5 muertes por coronavirus
Imagen de un control policial durante la pandemia de un botellón realizado por jóvenes en el barrio de Los Gladiolos, en Santa Cruz de Tenerife. Policía Local de Santa Cruz

Unos 7.000 efectivos, entre Policía Nacional, Guardia Civil y policías locales y autonómica, velarán este fin de semana por la seguridad y el cumplimiento de las medidas para el control de la pandemia tras el final del toque de queda, por primera vez en seis meses, y con unos dispositivos preparados para evitar desmadres como los de la semana pasada en varios lugares de la Península. El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, admitió que existe cierta “preocupación” ante lo que pueda ocurrir este fin de semana, por lo que pide a la sociedad la misma “responsabilidad” que ha tenido en los fines de semana anteriores, y advirtió de que el levantamiento del toque de queda “no significa el fin de la pandemia” y, por tanto, “no hay nada que festejar. Aún no. Y si alguien entiende que el fin del toque de queda es para salir a la calle a festejar que le hemos ganado al virus, se equivoca”.

Así lo anunció el presidente después de finalizar la reunión de la Junta de Seguridad, en la que participaron integrantes del Gobierno autonómico, mandos de las fuerzas y cuerpos de seguridad, representantes de la Federación Canaria de Municipios (Fecam), de la Federación Canaria de Islas (Fecai) y de la Delegación del Gobierno. Las administraciones establecieron mecanismos de coordinación de cara al fin de semana, donde se intensificarán los controles y el cumplimiento de las normas adoptadas para el control de la pandemia.

La única medida que ha decaído es el toque de queda, y eso no significa que pueda haber aglomeraciones, “ni a partir de las 12 ni tampoco durante el día”, toda vez que las normas establecen que en las islas que están en nivel 2 (Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote y La Graciosa) el máximo de personas que se pueden reunir son 6 y 10 en el resto de Islas.Torres recordó que hoy se publicará y entrará en vigor la ampliación del horario de los establecimientos de hostelería y restauración hasta la medianoche. En este sentido, aclaró que, después de la medianoche, “se podrá salir a pasear o hacer lo que se quiera”, pero “están prohibidos los botellones, los actos que incumplan las ordenanzas municipales o cualquier otro que no esté permitido por las restricciones” fijadas por el Gobierno.

El presidente reconoció que la sociedad se comportó “magníficamente bien” el pasado fin de semana y espera que ahora tenga “la misma responsabilidad”.

El mayor número de contagios se produce entre las personas que tienen entre 18 y 40 años, que todavía no están vacunadas y que, en consecuencia, pueden contagiar a quienes son vulnerables. Por ello, Torres les pidió “máxima responsabilidad” y apeló a “no estropearlo por querer festejar antes de tiempo lo que vamos a festejar seguro, que es la victoria sobre el virus”.

Al presidente, también le preocupa el incumplimiento de las restricciones relativas al número máximo de personas reunidas en los espacios privados, por lo que insistió en que “no podemos hacer que vengan a casa más personas de las permitidas”. Además, pidió cumplir una norma que consideró “fundamental para contener la pandemia”, y advirtió que se pondrán las sanciones pertinentes y se hará un “seguimiento específico” por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y Locales.

Por último, el presidente regional insistió en que la incidencia acumulada ha mejorado desde mediados de abril, y aseguró que es probable que en las próximas horas el Archipiélago vuelva a entrar en listas verdes de países emisores de turistas. Canarias se juega la salud y la economía.

Se sancionarán las infracciones por la COVID con hasta 600.000 euros

Canarias sancionará las infracciones de las normas de prevención de la COVID con hasta 600.000 euros, habilitando a los ayuntamientos a castigar las infracciones leves con multas de 100 a 3.000 euros y a Salud Pública a sancionar de 3.001 a 60.000 euros a los autores de infracciones graves, y de 60.001 a 600.000 a los responsables de muy graves.

Son infracciones leves no llevar la mascarilla o llevarla mal puesta, saltarse las restricciones de fumar, participar en botellones con 10 personas, negarse a una prueba diagnóstica, no respetar el toque de queda sin causa justificada, vulnerar la orden de cuarentena por haber sido contacto estrecho, rebasar los horarios de apertura y cierre o infringir los aforos.

Es una falta grave participar en un botellón de más de 10 personas, saltarse la cuarentena, organizar actos no autorizados con la asistencia de 20 a 200 personas y sin respetar las normas de seguridad, que un local permita la pista de baile, incumplir los límites de aforo u obstaculizar la inspección. Son infracciones muy graves promover eventos no autorizados en los que participen más de 200 personas o superar el aforo más del 100% y si se rebasa los 150 individuos.

TE RECOMENDAMOS