cultura

España inaugura el día 21 en Venecia su pabellón diseñado por tinerfeños

La XVII Bienal Internacional de Arquitectura, prevista inicialmente para 2020, contará con un total de 34 propuestas de nuestro país
El pabellón de España en la Bienal de Venecia está comisariado por cuatro arquitectos tinerfeños. / DA

La XVII Bienal Internacional de Arquitectura de Venecia, que la irrupción de la COVID-19 obligó a aplazar el pasado año, comienza la próxima semana, el día 22, y se prolongará hasta el 21 de noviembre. El tema propuesto por su comisario, el arquitecto libanés Hashim Sarkis, parte de una pregunta formulada antes de la pandemia: “¿Cómo viviremos juntos?”. Esa cuestión, y la respuesta del equipo curatorial español, conformado por los tinerfeños Sofía Piñero, Domingo J. González, Andrzej Gwizdala y Fernando Herrera, suponen una cierta premonición ante los desafíos de la actual crisis sanitaria.

Por primera vez España convocó un concurso público para el comisariado de su pabellón, y la propuesta ganadora resultó ser Uncertainty-Incertidumbre, de este equipo de arquitectos de Tenerife. Bajo ese lema, el pabellón español presenta una selección de 34 proyectos, recogidos, a su vez, a través de una convocatoria a la que se presentaron 466.

‘INCERTIDUMBRE’

La muestra española se inaugura el próximo viernes, un día antes del comienzo oficial de la bienal. Uncertainty plantea arquitectura de impacto social desde distintas disciplinas, aportando nuevas reflexiones y formas de ejercer un oficio que ha sabido adaptarse a las dimensiones y necesidades de una sociedad en constante cambio. El pabellón español ofrece proyectos que valoran el proceso creativo por encima de la pieza icónica terminada, procesos ejecutados de forma multidisciplinar y con un impacto social positivo.

En muchas ocasiones se trata de propuestas que no se reconocen a primera vista como arquitectura, enfatizando que el oficio ha trascendido su rol de edificación, adaptándose y mezclándose con disciplinas como la música, la poesía, la educación, la agricultura, el cine, la danza, los videojuegos o el turismo, y usando nuevas formas de comunicación, como el meme. En palabras de los comisarios, la exposición española para la bienal no admite una respuesta concreta a la pregunta de Sarkis, sino que invita a generar interrogantes que, sin embargo, guardan implícita una certeza: el futuro será juntos o no será.

La juventud de los arquitectos que comisarían Uncertainty (los cuatro están cerca de la treintena) permite además tomar una fotografía generacional de la profesión: la trayectoria que cada uno de ellos ha seguido, con sus expectativas y reivindicaciones, construye un mensaje acerca de la adaptación a contextos inciertos, y al papel transversal de la arquitectura dentro del objetivo común del bienestar social.

TE RECOMENDAMOS