sociedad

Berta Pérez: “No sobran funcionarios, lo que hay que mejorar es la forma de trabajar”

Es la máxima responsable de todos los asuntos vinculados a presupuestos, hacienda y recursos humanos, entre otros cometidos, en el Cabildo de Tenerife
Berta Pérez, consejera insular de Presidencia, Hacienda y Modernización

Es la máxima responsable de todos los asuntos vinculados a presupuestos, hacienda y recursos humanos, entre otros cometidos. Funcionaria del Cuerpo Superior de Administradores del Gobierno de Canarias, cuenta con una amplia formación jurídica y una dilatada experiencia. Ha dedicado toda su carrera profesional al servicio público y ahora dicen que es la persona en la que Pedro Martín, presidente del Cabildo, ha puesto toda su confianza. Hace unos años ni se imaginaba estar en política. Se define como una enamorada de la administración pública y precisamente eso fue lo que la llevó al puesto que desempeña en estos momentos en la Corporación insular.

-¿Cómo se decidió a entrar en política?
“Pues si le digo la verdad, me llegan a decir esto hace cuatro años y ni me lo imagino. Mire, soy una enamorada de la administración pública porque soy una convencida de la utilidad del servicio público. Me encanta mi trabajo. He tenido la oportunidad de trabajar al lado de políticos como Antonio González Viéitez, Román Rodríguez, Francisco Hernández Spinola y Aaron Afonso y quizás por eso aprendí lo que es estar en el otro lado. Me hicieron propuestas, pero no me veía para nada. Sin embargo, se empezó a ver un cambio en la Isla y, sinceramente, me picó el gusanillo. Quise aportar mi grano de arena. Aaron Afonso me convenció y me presentó a Pedro Martín con quien conecté enseguida. Y aquí estoy”.


Usted tiene un perfil absolutamente técnico ¿cómo es la relación con auténticos animales políticos? Es casi la Nadia Calviño del Gobierno insular.
“Muchas gracias por compararme con Nadia Calviño es un honor. Mire, las personas que tenemos un perfil técnico estamos muy acostumbradas a trabajar con políticos, pero no le voy a contar que a pesar de eso pasar a la primera línea es un cambio y depende de cómo afrontes este cambio será más o menos atractivo. En mi caso el proyecto que me presentó Pedro Martín me gustaba, ya había colmatado todas mis aspiraciones profesionales y me lancé tratando de dejar a un lado los inconvenientes”.

-Los ‘inconvenientes’ somos nosotros ¿no? Los medios de comunicación. Los políticos están mucho más acostumbrados a nosotros.
“Bueno un poco de todo. Pero en mi caso yo estoy encantada porque para una funcionaria como yo, enamorada de la administración pública, dedicarme a un área como la tengo es un sueño”.

Dicen que usted es una de las personas de máxima confianza del presidente del Cabildo y que éste no toma ninguna decisión sin contar con usted.
“Muchas gracias por el piropo, pero bueno, Pedro Martín no sólo me tiene a mí. Tiene un equipo muy bueno en el que hay más personas, todas muy válidas en sus áreas”.

-¿Está ‘gorda’ la administración pública? Es decir ¿hay muchos funcionarios?
“Yo creo que en estos momentos no hay nadie que pueda decir que en la administración pública sobran funcionarios. Llevamos años con tasa de reposición cero. Se han jubilado muchos funcionarios y esas plazas no se han cubierto. En este momento de pandemia nos hemos dado cuenta de lo esencial de los servicios públicos y éstos se gestionan por personas: médicos, profesores, los trabajadores sociales…Lo que hay que mejorar es la manera de trabajar en la administración para llegar a ser más eficientes”.

-¿Cree en las listas cremalleras?
“Si me pregunta esto hace 15 años le hubiera dicho que no porque creía que la valía de la mujer se demuestra por sí sola, pero es que yo lo he tenido muy fácil. Mis padres eran profesores y trabajaban los dos. Somos tres chicas y la verdad es que en mi casa el machismo estaba ausente, pero con el tiempo he visto que hay mujeres que no lo han tenido tan fácil y eso me lo ha enseñado la experiencia y la madurez. Con el tiempo he visto la bondad de las medidas y creo que cualquier acción para promover la igualdad es buena. Rectificar es de sabios”.

TE RECOMENDAMOS