cultura

El Museo de Bellas Artes dedica una retrospectiva al artista Alfonso Delgado

La exposición, que se inaugura hoy viernes en el espacio cultural capitalino, está integrada por 63 obras y puede visitarse hasta el 9 de julio
Paloma López Reillo y Gladis de León. / DA

El Museo de Bellas Artes de la capital tinerfeña inaugura hoy (20.00 horas) una exposición dedicada a Alfonso Delgado (Santa Cruz de Tenerife, 1955-2019), que se podrá visitar hasta el 9 de julio. Comisariada por Paloma López Reillo, la muestra está conformada por 63 obras, en un recorrido que comienza en la década de los 70 del siglo pasado, cuando las creaciones de Alfonso Delgado tenían clara influencia del pop art y del cómic, con elementos geométricos, figuras y trazos básicos.

La exposición ofrece una selección de su obra, que fue exhibida por primera vez en el Ateneo de La Laguna y luego inició una travesía que lo llevaron a exponer en ambas capitales canarias, en París, Lieja, México D.F., Montpellier y otras ciudades europeas, en las que sus cuadros forman parte de colecciones privadas, a las que se suman otras ubicadas en Madrid o Barcelona. Como resalta Gladis de León, concejala de Cultura, “el artista, fallecido hace dos años, nos dejó un gran legado”.

En el acto inaugural se desarrollará una pequeña performance a cargo de los bailarines Jesús Caramés y Esther Martínez, acompañados por la música de Michal Dedecjus al contrabajo. Las personas interesadas en acudir deben confirmar la asistencia llamando al número de teléfono 922 609 446 o enviando un correo a infomuseo@santacruzdetenerife.es.

En la década de los años 80, especialmente en su segunda mitad, se produce un cambio en las obras de Alfonso Delgado. El autor genera un constante diálogo artístico y social con los hechos y movimientos culturales del momento. Vive el proceso de innovación que supone la denominada Movida madrileña. Se imbuye de la corriente posmodernista y las pinceladas que conforman sus figuras son más dinámicas y personales. Entre 2000 y 2010 el centro es el color y la línea el horizonte. Su trabajo se encuadra de lleno en el expresionismo abstracto. En la segunda década del milenio la materia adquiere mucha más presencia y otorga volumen a la obra.

TE RECOMENDAMOS