violencia de género

Intentan que el Ángeles Alvariño se quede en Tenerife unos días más

El Ángeles Alvariño continúa con las labores de búsqueda de Anna y Tomás Gimeno, que desde la tarde-noche de ayer se centran frente a la costa de Añaza
El buque Ángeles Alvariño, del Instituto Español de Oceanografía, en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, antes de zarpar a El Hierro. Sergio Méndez

La Delegación del Gobierno en Canarias está realizando gestiones con el objetivo de que el buque oceanográfico ‘Ángeles Alvariño’ pueda prolongar varios días más las labores de búsqueda de Anna y Tomás Gimeno, según ha anunciado el propio delegado del Gobierno, Anselmo Pestana.

En declaraciones a los medios en un acto celebrado en Agüimes, el delegado ha indicado que se está viendo si el barco “puede permanecer algunos días más” en la isla, algo que, según precisó, “se decidirá a lo largo de esta tarde y lo anunciarán a quienes corresponde tomar esa decisión”.

El ‘Ángeles Alvariño’ tenía previsto concluir la búsqueda de Anna y Tomás este jueves; sin embargo, esta mañana se dio a conocer que el buque terminaría con los rastreos esta misma tarde, en torno a las 19.00 horas, para sumarse a labores de investigación propias del Instituto Español de Oceanografía (IEO).

Anselmo Pestana ha querido poner en valor la “muy notable” labor que ha realizado el ‘Ángeles Alvariño’, así como la “generosidad” del Ministerio de Ciencia e Innovación, que ha permitido prorrogar en dos ocasiones la permanencia del barco en la isla.

Pestana insistió en que habrá que esperar a la decisión que tomen en el día de hoy las autoridades del Estado y ver si se puede colaborar en algo más, a sabiendas de las “escasísimas posibilidades de encontrar algo más”, afirmó.

El delegado del Gobierno resaltó que el buque oceanográfico ha puesto sus equipos “al límite” durante las labores de rastreo, hasta el punto de haber sufrido incluso una avería, y destacó también el compromiso “tan grande” que han tenido con la sociedad canaria y con la familia de Anna y Olivia.

Por otro lado, fuentes judiciales han señalado que el buque oceanográfico no necesita una orden judicial para irse, sino solamente haber cumplido con la encomienda dictada por la magistrada que llevaba el caso, que suponía rastrear los puntos en los que la investigación determinaba que había estado el móvil de Tomás Gimeno, pudiendo abandonar esta labor una vez el barco la diera por cumplida.

TE RECOMENDAMOS