Economía

Madrid “maltrata” a Canarias al incumplir el REF en el cine

El PSOE presenta una enmienda en el Senado que eleva las deducciones a los rodajes en las Islas hasta 12,4 millones, pero, según el Régimen Económico y Fiscal, este incentivo debería llegar a 18 millones

Una vez más, Madrid ha ignorado nuestro Régimen Económico y Fiscal (REF). Una ley que ya desde el año 1991 era reconocida por Europa y la Constitución Española, pero que aún así, después de 30 años, el Gobierno central se resiste a cumplir a rajatabla.

En esta ocasión, el olvido tiene que ver con los incentivos fiscales para el cine en Canarias. Pero pongámonos en antecedentes. En mayo de 2020, se introduce en la normativa del Impuesto de Sociedades un nuevo criterio que incrementa las deducciones a los rodajes cinematográficos en todo el territorio peninsular y Baleares a 10 millones de euros. Pero, en cambio, deja en 5,4 millones los topes máximos sobre los que se puede optar para aplicar estas deducciones al sector audiovisual en las Islas.

Básicamente, ahora, debido a ese nuevo criterio, es más rentable para una producción internacional rodar en la Península o Baleares que en Canarias, puesto que el importe máximo que le puede devolver Hacienda por sus gastos es mayor en el territorio nacional. Un ejemplo: si una producción gasta 40 millones de euros, en Canarias lo máximo que le puede devolver Hacienda por esa cantidad es 5,4 millones, pero si rueda en el resto del Estado puede obtener hasta 10. Antes de esta modificación, el tope en la Península y Baleares estaba fijado en 4,5 millones y ahora está en más del doble, por encima del límite canario, que no se movió, atentando contra todos los principios del REF, como ha venido denunciando DIARIO DE AVISOS.

Con esta modificación del límite de gasto en la Península y Baleares, cualquier estudio que ahora mismo se esté planteando hacer una película en España elegirá el resto del territorio nacional, puesto que, como se indicó, goza de un límite de devolución superior, frente a los 5,4 millones de las Islas.

El problema es que, según contempla el Régimen Económico y Fiscal, el tope en Canarias, si en la Península y Baleares está fijado en 10 millones, debería establecerse en 18 millones de euros tal y como establece el artículo 94 de la Ley 20/1991, de 7 de junio, que dice claramente que “los tipos aplicables sobre las inversiones realizadas en las Islas serán superiores en un 80% a los del régimen general, con un diferencial mínimo de 20 puntos porcentuales”.

Por tanto, siendo esto así, si en la Península se ha elevado el tope de las deducciones fiscales al cine a 10 millones de los 4,5 que tenían antes de la modificación de mayo de 2020, en Canarias ese listón debería situarse en 18 millones de euros y no en 5,4, como está fijado actualmente.

El Gobierno canario lleva desde el pasado mes de mayo intentando, vía enmiendas y llamadas telefónicas al Ministerio de Hacienda, que Madrid “respete” y cumpla el REF en lo que tiene que ver con los incentivos fiscales al cine, pero sin obtener mucho éxito. El caso es que un año después de esta modificación, el PSOE presentó esta semana una enmienda en el Senado, con efectos a 1 de enero de 2021, en la que fija el importe de la deducción por gastos realizados en Canarias hasta los 12,4 millones de euros y mantiene el de la Península en 10. De esta manera, según la enmienda, el límite absoluto de la deducción en las Islas pasa de 5,4 millones a 12,4, “manteniendo el diferencial respecto al límite de deducción en la Península”.

Una interpretación que jurídicamente no tiene sustento alguno ni está contemplado en el REF. Tras conocer esta enmienda, que puede ser aprobada la próxima semana en las Cortes generales, empresarios, partidos políticos y al menos un sector del Pacto de Progreso del Gobierno de Canarias se han unido en lo que consideran un “flagrante” incumplimiento del REF. El vicepresidente y consejero de Hacienda del Gobierno autonómico, Román Rodríguez, líder de Nueva Canarias, lo dejó bien claro ayer en declaraciones a DIARIO DE AVISOS. “Canarias no acepta limosnas y vamos a exigir que se respete nuestro fuero. Los derechos no se negocian ni se regatean. No vamos a aceptar medias tintas, sino que se acepte nuestro REF que tanto nos costó conseguir y que ya negociamos en su momento”. Rodríguez lamentó que da igual el color político de quien esté en Madrid, “siguen sin entender el REF”. De igual forma, se manifestó el viceconsejero de Hacienda, Fermín Delgado, que insistió en que los importes de esta enmienda no tienen ninguna justificación jurídica”.

Hay que tener en cuenta que, aunque en Madrid se apruebe esta enmienda, las Cortes deben informar al Parlamento de Canarias, que tiene que emitir un informe preceptivo. Román Rodríguez avanzó: “Si ese texto llega en esos términos al Parlamento canario será negativo”. En este caso, la enmienda se paraliza y se reanudará una negociación bilateral entre el Congreso y el Parlamento para intentar llegar a un acuerdo. Si no se consigue la enmienda, se aprueba como está, pero con el informe negativo de la cámara autonómica.

Tanto esta como la Comisión de Hacienda del Congreso se pronunciaron ya por unanimidad dando la razón al fuero canario. El sector empresarial de las Islas también mostró su indignación por lo que considera “un nuevo maltrato”. La CEOE-Tenerife pidió que se respeten los incentivos en su integridad y tal y como están contemplados en el REF, y desde la CCE de Las Palmas, su vicepresidente, José Cristóbal García, solicitaron a Madrid “menos visitas de ministros y más respeto a nuestro fuero”. El presidente de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, Santiago Sesé, señaló que “no se puede consentir de ninguna de las maneras una rebaja del REF. Esta Ley se aprobó para compensar nuestra situación de región ultraperiférica y da la impresión que tenemos que estar rogando que se cumpla cuando es un derecho”. “Estoy seguro de que ni se les pasa por la cabeza cuestionar el fuero vasco o navarro. Es lamentable”