política

Marruecos y España tensan la cuerda por el Sáhara

Pedro Sánchez califica de “inaceptable que se ataquen nuestras fronteras con migrantes por desavenencias en política exterior”. Rabat admite que la crisis no es por el líder polisario Gali, sino por la soberanía de la excolonia española. La ruta migratoria de Canarias se reactiva con la llegada de más de 300 magrebíes desde el viernes
El presidente Pedro Sánchez advirtió ayer a Marruecos que “no puede olvidar que no tiene mayor ni mejor aliado dentro de la Unión Europea que España
El presidente Pedro Sánchez advirtió ayer a Marruecos que “no puede olvidar que no tiene mayor ni mejor aliado dentro de la Unión Europea que España

Los motivos esgrimidos por el Gobierno de Marruecos para que tuviera lugar hace escasas semanas un conflicto diplomático con España, por el cual cerca de 10.000 personas atravesaron la frontera con Ceuta y accedieron a nuestro país de forma irregular, fueron matizados ayer por Rabat. Pero, lejos de calmar las aguas, el Ministerio de Exteriores alauí, a través de un comunicado, incendió aún más la afrenta, al reconocer que el hecho de que el líder del Frente Polisario, Brahim Gali, fuera acogido por “motivos humanitarios” en un hospital de Logroño no era la génesis de la crisis, sino que el Ejecutivo de Pedro Sánchez se niegue a reconocer la soberanía del Reino de Mohammed VI sobre el territorio ocupado del Sáhara Occidental.


Como respuesta, el presidente español señaló que es “absolutamente inaceptable” la postura de la nación vecina, en la medida en que ha empleado a seres humanos, principalmente menores de edad, para llevar a cabo un “ataque a las fronteras” por “desavenencias y discrepancias en política exterior”. “La vecindad y necesaria relación bilateral se debe cimentar sobre el respeto y la confianza”, destacó el socialista, para luego detallar que “el respeto y la confianza no se construyen si lo que se está diciendo es que por una desavenencia no se respetan las fronteras”.


Y en medio de esa batalla diplomática, visto que el arma marroquí es la inmigración, las autoridades canarias comienzan a sospechar que pueda producirse un nuevo incremento en la llegada de pateras a las Islas. De hecho, en las últimas horas han partido hacia costas isleñas en torno a 10 pateras con 495 personas a bordo, de acuerdo con los datos facilitados por el colectivo Caminando Fronteras. No obstante, el ministro de Migraciones, José Luis Escrivá, aprovechaba la jornada de ayer para dar a conocer que de las 7.000 plazas de acogida instaladas provisionalmente en el Archipiélago, solo 2.000 están ocupadas; una cifra que contrasta con los niveles de ocupación de hace unos meses.

SÁHARA OCCIDENTAL


La postura de Marruecos respecto al Sáhara Occidental, territorio que ocupó en 1975 tras la marcha verde, adquirió una inusitada reactivación cuando el Gobierno de Estados Unidos, siendo Donald Trump presidente, apoyó a finales del año pasado a Mohammed VI en su intento de que sea reconocida internacionalmente su soberanía sobre dicho territorio. Sin embargo, en Europa naciones como Alemania y Francia, al igual que España, han optado por mantenerse del lado de la ONU, que no admite la anexión marroquí.

El ‘arma’ de Marruecos: las vidas de sus ciudadanos

El presidente español, Pedro Sánchez, manifestó que a su juicio es “absolutamente inaceptable” la postura de Marruecos en el conflicto diplomático, puesto que emplea las vidas de sus propios ciudadanos como arma arrojadiza contra España, como hizo al permitir que pasaran la frontera con Ceuta 10.000 personas.

TE RECOMENDAMOS