sociedad

Todos se vuelcan para que se siga buscando a Anna y Tomás

Conscientes de la gran empatía generada por la madre, tanto Pedro Sánchez como Ángel Víctor Torres se involucran, mientras Pedro Martín ofrece un submarino con base en la Isla
Pedro Martín, durante la presentación del Piscis VI, el pasado mes de febrero. SERGIO MÉNDEZ

Todos están por la labor de que se termine con resolver el caso de las niñas de Tenerife, y así lo han querido mostrar. Lo cierto es que la reacción no ha podido ser más unánime por cuanto se han ofrecido tanto desde la cúspide de la Administración General del Estado, como desde la autonómica y hasta de la insular. O, lo que es lo mismo, tanto el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, como el del Ejecutivo de Canarias, Ángel Víctor Torres, y el del Cabildo Insular de Tenerife, Pedro Martín, han expresado de una u otra manera su interés porque las limitaciones de mantenimiento del robot submarino con el que está equipado el buque del Instituto Español de Oceanografía Ángeles Alvariño no frenen los hasta ahora exitosos trabajos de búsqueda dentro, claro está, de la terrible tragedia que supuso confirmar la muerte de la hermana mayor, Olivia, de apenas seis años de edad. Eso sí, semejante movilización tiene una responsable evidente como es Beatriz, la madre de las pequeñas, quien ha sabido canalizar tan inmenso dolor en una energía luminosa que, incluso, ha podido trasmitir a la sociedad esperanza y buenas vibraciones pese al mal infligido por su expareja, Tomás Gimeno.

En cuanto al respaldo, fue en la tarde noche del pasado miércoles cuando Sánchez telefoneó personalmente a Beatriz para mostrarle sus condolencias y su máximo apoyo, conversación que fue desvelada por el portavoz de la familia, Joaquín Amills, y, horas más tarde, por el portavoz del Gobierno regional, Julio Pérez. El también abogado tinerfeño reconoció igualmente que el presidente canario, Ángel Víctor Torres, también le trasladó a Zimmerman el sentimiento de “solidaridad, compasión y condolencias” del propio Gobierno y la sociedad canaria. Además, Torres dedicó sus esfuerzos, también el miércoles, a gestionar “con varios ministros y altos cargos del Estado” -en palabras de Julio Pérez, pero particularmente con el Ministerio de Ciencia, alguna solución para la continuidad del Ángeles Alvariño o su relevo por un barco similar, sea español o no.

Pero la propuesta más concreta ha sido la de Pedro Martín, quien ayer ofreció el submarino privado Piscis VI, instalado en Tenerife y orientado a la investigación, el turismo y los rodajes, se pueda utilizar para este caso. Aunque Martín valoró como se merece que se haya prorrogado desde la Delegación del Gobierno la estancia del Ángeles Alvariño, entiende que hay que trabajar en “alternativas” por si finalmente abandona las labores de rastreo, algo inevitable por cuanto el robot submarino requiere de unas labores de mantenimiento que solo son factibles en su base de Vigo. Ello conllevaría varias semanas de retraso en dar con los cadáveres de la niña pequeña, Anna, de apenas un año de edad, y del propio Tomás.

El presidente Martín detalló además que el Piscis VI, declarado de interés general por Industria, puede alcanzar una profundidad superior a los 2.000 metros y ahora se encuentra en fase de pruebas para intentar realizar inmersiones profundas. La Guardia Civil está dispuesta a estudiar el ofrecimiento.

TE RECOMENDAMOS