cultura

El rescate de la memoria de las Islas

El Centro de la Cultura Popular Canaria edita el tercer volumen de la colección ‘Fotos Antiguas de Canarias’
El tercer volumen de la colección incluye imágenes de todo el Archipiélago. / DA

El Centro de la Cultura Popular Canaria (CCPC) acaba de publicar el tercer volumen de la colección Fotos Antiguas, con imágenes de todo el Archipiélago. Ya los dos anteriores, dedicados a Tenerife, suscitaron un gran interés, que no será menor en esta tercera entrega.

En un mundo digitalizado donde parece que lo tangible ya no tiene cabida, muchos valoran lo gratificante de hojear estos volúmenes como lo hacíamos con nuestros álbumes fotográficos familiares, dejándonos sorprender por rincones, paisajes y personajes del pasado que ayudan a conocer mejor la sociedad que fuimos.

De nuevo un equipo de expertos, coleccionistas y apasionados por la fotografía antigua aúnan esfuerzos, en un meticuloso y complejo ejercicio de selección, investigación, documentación y contextualización. Un trabajo colectivo que surge a raíz de la creación en 2012 de un grupo de Facebook de fotografía antigua que ha ido creciendo exponencialmente.

El éxito de la colección quizás sea atribuible a la calidad de las fotografías, pero también a la labor didáctica para mostrar el contexto social en que se realizaron. Los autores así lo explican: “Con esta nueva entrega deseamos hacer un recorrido por las ocho islas canarias ofreciendo imágenes atractivas y de interés de todas ellas, en una variada selección y con una documentada descripción que las acompaña, amena y de fácil lectura. Con ello, seguimos en el intento de contribuir a divulgar aspectos, matices y facetas de nuestra historia, acaso poco conocidos por el gran público, lo que convierte este tipo de publicaciones en pequeños libros de crónicas, de memoria y rescate, más allá de un libro de viejas fotografías”.

Calle de Triana, Las Palmas de Gran Canaria. / ‘Fotos Antiguas de Canarias’

Este tercer volumen nos describe cómo era la sociedad canaria, la economía, el urbanismo, la arquitectura rural, urbana, civil y religiosa, los medios de transporte, la cultura y los tipos humanos que aquí vivían. Un repaso por sus imágenes nos trae a vuelta de página los claroscuros de una sociedad donde convive el mundo rural, pequeños pueblos agrarios y marineros con una población en su mayor parte empobrecida.

La fotografía, desde sus inicios hasta no hace muchas décadas, era un lujo al acceso de las clases más adineradas. En muchos casos nos tenemos que ir al detalle de esas imágenes para analizar los personajes secundarios que aparecen en ellas y comparar la sociedad real de la época.

Este libro hace un magnífico recorrido por la geografía de las Islas, podemos apreciar cómo eran las capitales y algunos de sus pueblos y barrios, y cómo han evolucionado. Nos muestra sus principales infraestructuras, cómo ha sido el desarrollo económico, la agricultura, la pesca, la exportación… Nos acerca a nuestra cultura, las fiestas y celebraciones, costumbres y vestimenta… Y, por supuesto, es el reflejo de un periodo histórico, con dos guerras mundiales, una guerra civil, una posguerra y una dictadura de 40 años…

ITINERARIO INSULAR

Si iniciamos el recorrido en El Hierro, nos muestra la pedanía de Azofa, pasando por El Pinar o La Frontera; acontecimientos como la inauguración del puerto de La Estaca con la llegada del buque Ciudad de Mahón, el primero en atracar oficialmente, y una instantánea de una pareja realizando el tradicional Baile del Vivo.

La visita a La Gomera empieza por una fotografía de San Sebastián de 1927 con su inconfundible Torre del Conde. Nos lleva por Playa de Santiago, que vivió años de gran actividad agrícola y comercial, de producción y exportación principalmente de plátanos y tomates, donde la pesca tuvo gran relevancia con la fábrica de conservas Santa Rosalía. Destaca el Pescante de Hermigua, en una imagen tomada en 1908.

Carretera La Orotava-Vilaflor. ‘Fotos Antiguas de Canarias’

Una fotografía de Santa Cruz de La Palma, con la presencia en la bahía de los buques de guerra Deutschland y Admiral Scheer, nos muestra la capital de la isla en el año 1938, en mitad de la Guerra Civil española. También podemos observar cómo era el municipio de Breña Alta en 1957 y destacamos una impactante foto que muestra la importancia que tuvo la exportación del plátano en la economía palmera. Desde el pequeño aeropuerto de Los Estancos, en Fuerteventura, hasta los tradicionales aeromotores conocidos como molino Chicago. No podía faltar Puerto Cabras, la actual capital majorera después de que en 1860 sustituyera a Betancuria, declarada en 1978 conjunto histórico-artístico, que también aparece en el libro. Y, por supuesto, la Casa de Los Coroneles de La Oliva.

PUENTE DE LAS BOLAS

Impresionante la imagen que abre el recorrido por Lanzarote, una larga fila de camellos con barriles para el agua dulce, esperan en el muelle a ser cargados para su distribución por toda la isla. Inquebrantable permanece a lo largo de los siglos el Puente de las Bolas, emblemático para la ciudad de Arrecife y de la isla. Los autores nos regalan una imagen del fotógrafo Gabriel Fernández Martín de la que afirman: “La bella fotografía que comentamos, convertida en postal comercial sobre 1962, ayudó, como tantas suyas, a difundir una atractiva imagen turística de Lanzarote. Todos los elementos son sorprendentes para el visitante: el tocado local, los camellos (imposible emplear dromedario en la suave cadencia del habla canaria), las sandías y el áspero, pero bello, paisaje”. Por último nos ofrecen una fotografía de La Graciosa, que muestra un momento de la visita de Carrero Blanco en 1947.

Inauguración del puerto de La Estaca, en El Hierro. ‘Fotos Antiguas de Canarias’

En el capítulo dedicado a Tenerife podemos disfrutar de una imagen del tranvía, un símbolo del transporte urbano de la isla, que funcionó de 1901 hasta 1956. Llamativa también es la de la Curva de los Azulejos de la carretera La Orotava-Vilaflor en sus primeros años de construcción, en la década de 1930. Y celebraciones como la colocación de la primera piedra del desembarcadero de El Penitente, en el Puerto de la Cruz, o la Plaza de Toros de Santa Cruz.

Desde una vivienda rural en Valsequillo (1930) hasta una transitada calle mayor de Triana atravesada por el tranvía, los autores nos obsequian con un variado conjunto de fotografías que muestran buena parte de Gran Canaria. La Marquesina del Muelle de Santa Catalina, el Barranco del Guiniguada con un grupo de lavanderas aprovechando que su cauce llevaba agua o el Hotel Santa Catalina…

TE PUEDE INTERESAR