La Palma

El Roque de los Muchachos liderará una nueva era de observación del universo

El nuevo espectrógrafo Weave, que se instalará en el Telescopio William Herschel, permitirá estudiar desde las enanas blancas cercanas al Sol hasta galaxias con ondas gravitacionales

Posicionador de fibras de Weave, tras desembalarlo en el Telescopio William Herschel | GRUPO DE TELESCOPIOS ING

odos los componentes principales del nuevo espectrógrafo multiobjeto Weave del Telescopio William Herschel (WHT), situado en el Observatorio del Roque de Los Muchachos, ya han llegado a la Isla. En este sentido, cabe destacar que el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) ha tenido un papel especialmente relevante en el diseño y fabricación de partes de este instrumento, fruto de una colaboración internacional, que comenzará su puesta en marcha tras su integración en el telescopio.

Weave (William Herschel Telescope Enhanced Area Velocity Explorer) ampliará el campo de visión del telescopio hasta dos grados en el cielo, o cuatro veces el diámetro aparente de la Luna, lo que le permitirá observar hasta mil objetos astronómicos a la vez en observaciones nocturnas, que se prolongarán durante los próximos cinco años. Asimismo, posibilitará a los científicos hacer un seguimiento de las fuentes de la misión espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea (ESA) y estudiar desde las enanas blancas cercanas al Sol hasta las galaxias que albergan fuentes de ondas gravitacionales.

Scott Trager, investigador del Instituto Astronómico Kapteyn de la Universidad de Groninga y Project Scientist del consorcio Weave, se manifestó satisfecho por haber alcanzado este importante hito: Weave proporcionará decenas de millones de espectros de estrellas y galaxias a lo largo de los próximos cinco años, y su cartografiado proporcionará datos que ayudarán a responder preguntas sobre la formación de las galaxias, incluida la Vía Láctea y sus estrellas, y sobre la naturaleza de la materia y la energía oscura”.

Weave ha sido diseñado y desarrollado por técnicos y científicos de España, Reino Unido, Países Bajos, Francia, Italia, Hungría y México. Gavin Dalton, investigador principal de Weave de la Universidad de Oxford, resaltó por su parte “los esfuerzos sostenidos de tantos grupos de personas reunidos en el telescopio”, y valoró el hecho de poder “poner en funcionamiento el sistema del posicionador. Weave ha necesitado 10 años de desarrollo, con muchas piezas móviles complejas”. “Con todo ello, en el ORM estamos ahora a punto de ofrecer a los astrónomos una nueva y mejorada mirada a las estrellas”, dijo.