cultura

Gustavo Dudamel y su labor con jóvenes músicos: “Me siento parte de ellos”

El maestro venezolano, tras dirigir a la Orquesta del Encuentro, afronta tres conciertos con la Mahler Chamber Orchestra, incluido el de este domingo en el Auditorio de Tenerife
El maestro venezolano presentó este miércoles sus conciertos con la Mahler Chamber Orchestra. / DA

Es uno de los artistas latinos más aclamados, dirige a las mejores orquestas, pero estos días camina por Canarias en vaqueros, camiseta y playeras, feliz de estar al frente de una formación de jóvenes de las dos orillas del Atlántico que en algunos casos afrontan sus primeros conciertos. “Me siento parte de ellos, soy ellos”, proclamó Gustavo Dudamel. “Todos los días recuerdo la primera vez”, relató este miércoles el maestro venezolano, de 40 años, en un encuentro con la prensa en el Teatro Pérez Galdós de Las Palmas de Gran Canaria, donde estos días pone a punto a la Mahler Chamber Orchestra (MCO) para los tres conciertos que ofrecerá con ella en el Festival de Música de Canarias: mañana y el sábado, en Gran Canaria (Hotel Santa Catalina y Auditorio Alfredo Kraus), y el domingo, en el Auditorio de Tenerife (20.00 horas).

Esa prestigiosa formación de cámara es muy joven, casi tanto como él. Se fundó en 1997, de la mano de Claudio Abbado, y Dudamel la dirigió por primera vez hace 17 años, cuando algunos de sus músicos eran “niños”, señaló con media sonrisa. Pero Dudamel no se refiere a la Mahler cuando habla del espíritu que le invade estos días, sino a la Orquesta del Encuentro.

MÚSICOS ISLEÑOS

Gustavo Dudamel lleva tiempo de gira con una formación de unos 70 jóvenes de entre 18 y 22 años procedentes de Estados Unidos, México, Venezuela, Chile, Uruguay, Argentina y España, que viven el sueño de tocar en público con algunos de los mejores, con referentes de la Filarmónica de Los Ángeles, la Simón Bolívar o la Sinfónica de Gotemburgo. El proyecto ha contado, además, con ocho jóvenes músicos de las Islas pertenecientes a la Joven Orquesta de Canarias (Jocan).

El director venezolano subraya que para él cada ensayo con ellos ha sido “conmovedor, muy especial”, porque percibía una conexión entre los jóvenes de la que no sale solo una música técnicamente bien interpretada, sino algo más. “Muchos de ellos no han podido tocar en el último año y medio”, recordó, “para todos ha sido muy inspirador”.

“Yo crecí de esa manera: tocando, soñando en orquestas juveniles”, rememoró el director, formado en el Sistema Nacional de Orquestas Sinfónicas Juveniles e Infantiles de Venezuela, El Sistema, para los aficionados a la música clásica, el proyecto nacido de la iniciativa de José Antonio Abreu (1939-2018).

De esa iniciativa bebe Barrios Orquestados, el programa socioeducativo para jóvenes de los núcleos poblacionales más humildes de Canarias que recibió el respaldo de los reyes de España en 2017 (asistiendo a uno de sus conciertos) y en 2019 (imponiendo a sus responsables la Medalla al Mérito Civil), y al que Dudamel y la MCO destinarán la recaudación del primero de los tres conciertos, el que se ofrecerá mañana en el Hotel Santa Catalina.

ENSEÑANZA ARTÍSTICA

“Es fundamental reincorporar la enseñanza artística a la educación básica de los niños y las niñas. El arte y la cultura siempre se dejan un poco de lado, cuando de ellas nace la belleza”, argumentó, al ser preguntado por esta propuesta canaria que lidera José Manuel Brito.

El maestro de Barquisimeto afirmó que practica “el menos musical de todos los oficios musicales, dirigir, que no produce ningún sonido”, pero siempre lo acomete con orgullo de sus orígenes. “A mí la vida me convenció de ser músico el día que me senté junto a una orquesta”, relató. “Éramos 600 músicos en la celebración de un aniversario del Sistema de Orquestas de Venezuela. Estaba en la fila cuarta de los segundos violines, entre un mar de niños. Sonó aquella primera nota, que seguro que no fue perfecta, porque nada de lo que hubo allí lo fue, pero la energía de ese sonido fue lo que me emocionó, lo que me bendijo para ser músico”.

Así resumió la energía que siente cuando se mezcla con jóvenes músicos como los de la Orquesta del Encuentro: “Me siento parte de eso, porque yo nací de eso. Soy eso”.

TE RECOMENDAMOS