sociedad

Víctor, un tinerfeño campeón de España de matemáticas

Este joven, alumno del Colegio Nuestra Señora del Rosario, en La Laguna, tiene solo 14 años y acaba de ganar la XXXVI Olimpiada Matemática Nacional Junior
Víctor Perestelo González. Foto: Fran Pallero

Víctor Perestelo González es el joven tinerfeño de 14 años que se ha proclamado campeón de la XXXVI Olimpiada Matemática Nacional Junior. Todo un logro teniendo en cuenta que los aspirantes inscritos eran un total de 1.200. Unas pruebas que, en esta edición y debido a la pandemia de la COVID-19, tuvieron que celebrarse de forma telemática, conectando con Oviedo, sede de esta edición, desde la Casa Museo de la Matemática Educativa, ubicada en La Laguna.

Víctor cuenta a DIARIO DE AVISOS que en el momento en el que le comunicaron que había ganado la olimpiada sintió “mucha alegría, sorpresa y emoción. Mi familia y mis amigos se han alegrado mucho. Todos me han felicitado. Yo sabía que tenía posibilidades, pero no pensé, de verdad, que fuese a ganar”.

No es la primera vez que Víctor se presentaba a una prueba de este tipo. Ya tenía experiencia. Cuando estudiaba 6º de Primaria ganó la Olimpiada Matemática Nacional Alevín. Además, se ha alzado con el primer puesto de otros torneos organizados por la Sociedad Canaria de profesores de matemáticas Isaac Newton, pionera en impulsar los cambios metodológicos de la matemáticas y en humanizar esta materia en las Islas, desde hace ya 43 años.

Aún así, con talento y experiencia, este joven, alumno del Colegio Nuestra Señora del Rosario, en La Laguna, que el próximo curso estudiará 3º de la ESO, asegura que se puso algo nervioso. “Estaba nervioso, pero empecé a relajarme a medida que iba pasando las pruebas”.

Unos ejercicios que incluían “una prueba individual con cinco problemas y otra por equipos que hice con los otros tres participantes de Canarias. En la grupal teníamos que resolver 10 retos entre problemas, acertijos y puzles. Esta fue la prueba que más me gustó, fue muy divertido”.

Se preparó mucho para este examen. Y es que Víctor participa en un programa que se llama Stalmant, un proyecto para el estímulo del talento matemático, de la Real Academia de Ciencias Exactas Físicas y Naturales de España. Este programa tiene 10 aulas de 15 niños cada una, para 2º y 3º de la ESO, en la que le ponían pruebas para practicar de cara a la prueba.

Víctor es el claro ejemplo de un niño al que le apasionan las matemáticas y que disfruta con ello. Desde bien pequeño le han gustado las matemáticas. Dice su madre Rosi que se dieron cuenta de esto cuando tenía unos cinco años. Y aunque no querían que se adelantara al ritmo que impartían en el colegio, fue imposible frenar esa necesidad que el niño mostraba por aprender. Pedía a sus padres que le enseñaran cosas que aún no eran propias de su edad e incluso pedía libros de Matemáticas por Navidad. Una pasión por las matemáticas que se percibe, sin duda, cuando se le escucha hablar. “Me gustan las matemáticas porque me entretienen. Me divierte hacer acertijos y problemas. Hay muchos niños que creen que las matemáticas son aburridas, pero, de verdad, que pueden ser y son divertidas. Lo que pasa es que en el colegio, a veces, los profesores solo tienen tiempo de enseñar la parte que es importante para la vida”.

“Víctor es un niño con mucha capacidad. Tiene un don y mucho talento, y esto hay que potenciarlo. No nos ha sorprendido que Víctor ganara la prueba, porque es un Messi de las matemáticas, pero sí nos sentimos enormemente orgullosos. Estamos muy felices”. Así describe a Víctor, Agar Arrocha, la presidenta de la Sociedad Canaria de profesores de matemáticas Isaac Newton, quien, además, asegura que “este tipo de pruebas y torneos son muy importantes para detectar a estos niños que pueden llegar a desempeñar, en un futuro, un papel muy importante en la sociedad”.

Víctor Perestelo junto a Agar Arrocha, presidenta de la Sociedad Canaria de profesores de matemáticas Isaac Newton

Quizás tenga algo que ver la genética. Y es que la madre y el padre de Víctor son matemáticos. Lo que sí está claro es que su pasión por las matemáticas, con tan solo 14 años, le están haciendo destacar ahora, y quizás logre hacerlo también dentro de unos años.
Víctor aún no sabe qué quiere ser de mayor, pero tiene muy claro lo que va a estudiar en los próximos años. “Quiero estudiar matemáticas, física y química, y tecnología porque me puede abrir muchas puertas en el futuro”.

TE RECOMENDAMOS