Matilde Zambudio: “Coalición Canaria es un partido en absoluto declive”

Matilde Zambudio Molina (Reus, 1974) es licenciada en Derecho por la Universidad de Lleida y abogada en ejercicio. En su faceta política es concejal en la oposición -por Ciudadanos- en Santa Cruz de Tenerife y secretaria del Comité Autonómico de su partido. Ha gobernado con el PSOE en Santa Cruz y posee un máster en […]

Matilde Zambudio Molina (Reus, 1974) es licenciada en Derecho por la Universidad de Lleida y abogada en ejercicio. En su faceta política es concejal en la oposición -por Ciudadanos- en Santa Cruz de Tenerife y secretaria del Comité Autonómico de su partido. Ha gobernado con el PSOE en Santa Cruz y posee un máster en Marketing y Comunicación Política por la Universidad CEU Cardenal Herrera. Hemos charlado en Los Limoneros y luego, para redondear la entrevista, por teléfono, porque vi, con pavor, que mis notas tomadas en la conversación no eran suficientes y que había que dejar las cosas mucho más claras. A pesar de que ha tenido que sortear muchos líos en su partido y fuera de él no se le puede catalogar de polémica, pero sí de una mujer que en Ciudadanos ha mantenido siempre los mismos criterios. Dice que su vida está llena de Alicias (pero no en el país de las maravillas): su madre se llama Alicia, su hermana se llama Alicia y su hija se llama Alicia. Se considera más tinerfeña que catalana, a pesar de su lugar de nacimiento -que ya he dicho que es Reus, en Tarragona- y a pesar también de que habla tan bien el catalán como el castellano. De vez en cuando se va a Cataluña a ver a sus padres. Fue Albert Rivera quien la reclutó para Ciudadanos y cuando le pregunto el porqué de su elección política, me dice que se decidió porque vio en él a un tipo liberal, con un gran bagaje político positivo. Está en Ciudadanos desde el año 2015.


“Sus valores, los de Albert Rivera, forman parte de mi ideario y por eso acepté afiliarme al partido. No fue para mí una decisión difícil cuando decidí que iba a estar en política, precisamente porque compartía con él esos valores”.

-Tú gobernaste en Santa Cruz con una alcaldesa a la que algunos califican de iletrada: Patricia Hernández.
“No es verdad que lo sea; a mí me sorprendió para bien porque se ocupa de su trabajo, se estudia los asuntos y procura estar al día en todo. Me entendí muy bien con ella mientras duró nuestra alianza de gobierno”.


-La tuya fue una vocación tardía, ¿no?
“Sí, un poco”.


-¿Por qué?
“Pues no me metí antes en política porque no vi en ella opciones que me convencieran del todo, sencillamente”.

-Y al final elegiste Ciudadanos, que es una especie de partido en extinción.
“No, no es cierto, todo lo contrario. Yo creo que Ciudadanos es el futuro, aunque no lo parezca”.


-Y Rivera te dio la oportunidad definitiva.
“Sí, me convenció. Los valores de Ciudadanos forman parte de mi ideario político, como te he dicho. Yo quería entrar en política, pero tenía dudas sobre lo que ofrecían a la gente los partidos que existen en España. Al final me decidí”.


-Durante tu mandato en Santa Cruz manejaste una serie de áreas: Promoción Económica, Turismo, Sociedad de Desarrollo, Cultura…
“Sí y fue una pena que sólo estuviéramos gobernando un año, porque se empezaban a recoger los frutos de nuestro trabajo. Pero lo impidió una nueva alianza”.


-PP y CC. Casi nada.
“El asunto es que el PP se pasa el día despotricando de Coalición Canaria, pero a la hora de la verdad se raja y pacta con ellos. Yo no lo entiendo. Por eso nuestra relación con el PP se hace en ocasiones muy difícil en todos los sentidos, por esa falta de claridad”.


-¿Estás más cerca del PSOE que del PP?
“No, yo no he dicho eso. Yo no estoy ni cerca ni lejos de nadie. Lo que sí te dije es que en Santa Cruz nuestra alianza con el PSOE fue buena para la ciudad y que mi relación con la alcaldesa fue fluida y que no tuvimos problemas”.


-¿Evelyn era un submarino?
“Evelyn fue desleal”.


-¿Y ya está expulsada del todo? Porque mira que ha dado vueltas el tema.
“Fue expulsada del partido, interpone demanda, la readmitimos pero la sacamos del equipo de gobierno. Ella no hace caso y se inician de nuevo los trámites de expulsión, vía administrativa, decisión que es firme desde el 2 de julio pasado. Pasará a ser concejal no adscrita”.


-¿Ustedes son los grandes incomprendidos de la política española?
“En cierta forma, sí, porque Ciudadanos significa un centro político liberal que la ciudadanía muchas veces no entiende. Ello comporta, ni más ni menos, que hacer lo mejor, lo que más convenga al país en cada momento. Siempre se atribuye al PP la parte económica y al PSOE la parte social. ¿Y nosotros? Nosotros queremos centrar la política, siempre desde un punto de vista liberal”.


-Tú eres catalana, aunque te consideres más tinerfeña. ¿Qué me dices de la situación política de Cataluña?
“Pues que a Cataluña se la están cargando desde dentro, como ha ocurrido siempre”.


-¿Y de los indultos qué opinas?
“Son legales, pero no morales. Estoy totalmente en contra de la decisión de Sánchez”.


-¿Te sientes insegura cuando vas a tu tierra?
“Bueno, vivir allí genera inseguridad. Lo sabe todo el mundo. Nunca sabes por dónde te van a salir. Y ya no lo digo desde el punto de vista de la seguridad estricta, sino de la propia convivencia. Se han roto familias, se han destrozado muchas relaciones. Es un sinvivir”.


-Hay que reconocer, Matilde, que la política de Cataluña ha sido inmoral durante muchos años.
“Hombre, si te refieres a lo de Pujol y compañía, eso lo sabía todo el mundo y todo el mundo hacía la vista gorda. Pujol tiene sus luces y sus sombras pero nadie consiguió para Cataluña lo que él logró; claro, luego hizo lo que hizo y todo se le fue de las manos”.


-El catalán dicen que es antipático y agarrado. ¿Lo compartes?
“No, no lo comparto. El catalán barre para casa pero negocia muy bien. Y en eso de que son antipáticos y agarrados tampoco estoy de acuerdo, porque no se puede generalizar los comportamientos de un pueblo, ni hacer de ellos un estereotipo. Habrá de todo, como en cualquier parte”.


-Tú eres hija de emigrantes en Cataluña.
“Mis padres son de Granada y no hablan catalán, pero lo entienden. Nosotros les hablamos en catalán y ellos contestan en castellano”.


(Su madre tiene un problema de salud grave y su padre está jubilado y se mantiene bien. Matilde me habla de su única hermana y del máster que acaba de terminar en la Universidad Cardenal Herrera. Tiene, con otros compañeros, un despacho de abogados en Santa Cruz y según ella misma no les falta trabajo. Sobre su futuro político insiste en que no abandonará Ciudadanos, a pesar de las deserciones que este partido ha sufrido en los últimos tiempos. Le pregunto por la palmera Melisa Rodríguez, que lo fue todo en Ciudadanos y que ahora ya no es nada).


“Ella continúa afiliada, aunque ya se sabe que no se puede hacer de la política una profesión; esto es muy peligroso e inconveniente. Ha tenido el buen sentido de quedar al margen cuando ya no tenía cometido ni había sido elegida. Es leal a lo que ha venido defendiendo y por supuesto que le deseo lo mejor en su vida profesional. Ha trabajado mucho en el partido y me parece una mujer elegante en su comportamiento y una persona fantástica. Tiene futuro, si ella quisiera seguir en política, cosa que ignoro”.

-La trayectoria de Ciudadanos ha estado llena de vaivenes. A lo mejor resulta que no hay espacio para tantos partidos de derechas.
“Es que nosotros no somos de derechas, somos de centro”.


-Los tiempos de la UCD ya terminaron.
“Pero no es lo mismo. Ciudadanos se ha desviado de su ruta marcada, es posible, pero ahora estamos en el buen camino. Han existido problemas, pero estoy segura de que conseguiremos que se entienda el centro político en España, aunque comprendo las dificultades que ello entraña”.


-¿Por qué se creen incomprendidos?
“Bien, es mi opinión, pero creo que ya te dije que el español no ha conseguido aún entender nuestra filosofía. Nosotros hacemos políticas económicas liberales y llevamos a cabo avanzadas políticas sociales. Y es preciso que se reconozca nuestra utilidad en el panorama político nacional y creo que estamos en vías de ello. No creo que vayamos para atrás, todo lo contrario, avanzamos y lo haremos con más fuerza que nunca”.


-¿Tiene Canarias remedio con estos políticos en el poder?
“Con estos no lo sé, pero claro que tiene remedio. Los políticos debemos ser fieles a los votos que recibimos y es absolutamente necesario que persigamos el interés de la gente, que trabajemos para el pueblo al que representamos. Y que se aparquen los intereses de unos cuantos”.


-Y Coalición Canaria responde al tipo de partido interesado en sí mismo, en tu opinión.
“No seré yo quien desmienta a los ciudadanos que en 2019 descabalgaron del poder a Coalición Canaria. Ello me permite decir que CC es un partido en absoluto declive”.


-¿Llegarías a acuerdos con la derecha, en caso de tener que decidir?
“Yo no decido, decide el partido. Y ya se demostró que ir con el PP es muchas veces un error de libro. No se debe negociar en bloque, hay que ir, si es preciso, municipio por municipio, consultar programas y ver quiénes quieren gobernar. Y entonces decidir”.


-Quieres decir que Ciudadanos debe dosificar los pactos.
“Cada situación requiere decisiones concretas, no globales. Es una buena cosa ver los programas de cada cual, negociarlos y actuar en consecuencia. Porque igual lo que es bueno para un municipio es malo para otro. Si te refieres a la política municipal, esta es mi opinión”.


-¿Entonarías, entonces, un canto a la esperanza, con relación a Ciudadanos?
“En dos años estaremos mucho mejor. Y claro que tengo esperanza. Ya te he dicho que a veces el camino se ha torcido, pero en mi opinión hemos recuperado el rumbo y las cosas irán a mejor, no a peor. Te lo puedo asegurar”.


(Parece que tiene las ideas claras. No sé si el centro al que representa las tendrá tanto. De cara a dos años, Ciudadanos es un enigma y nadie sabe cuál será su futuro concreto, aunque Matilde Zambudio lo tenga muy claro: ella no va a claudicar y será fiel a los principios centristas que le animaron a entrar en política. Vamos a ver. En todo caso, será cuestión de tiempo).