sanidad

Mercedes Cueto: “Hemos conseguido disminuir la demora media de la lista de espera quirúrgica en más de 23 días”

"De enero a junio, el HUC ha realizado 10.212 intervenciones en los quirófanos centrales, lo que supone un incremento del 37,5%, y 2.700 intervenciones más con respecto al mismo periodo del año anterior, siendo el segundo hospital de Canarias que ha realizado más operaciones en este periodo" afirma la directora gerente del centro
Mercedes Cueto, directora gerente del Hospital Universitario de Canarias (HUC) llega al centro tras 12 años gestionando el Hospital de La Candelaria. | David Martín

El Hospital Universitario de Canarias (HUC) está mejorando notablemente su eficiencia a pesar de las olas de incidencia del SARS CoV-2, consolidando esta mejora en la disminución de las listas de espera quirúrgicas en más de tres semanas, con una ocupación media del 83% en sus quirófanos centrales, y convirtiéndose en los primeros seis meses de 2021 en el segundo complejo hospitalario de Canarias que más intervenciones ha realizado, con más de 10.200 operaciones, 2.700 más que el mismo periodo anterior. Estos registros también se han debido al impulso en la cirugía mayor ambulatoria, que no necesita ingreso o la estancia hospitalaria es muy corta, en la que se ha conseguido realizar 680 intervenciones más. La directora gerente del HUC, Mercedes Cueto, valora al DIARIO esta notable mejora asistencial que repercute en los pacientes del centro y destaca el importante trabajo realizado por todo el equipo de profesionales sanitarios y no sanitarios del HUC, que aún son conocedores de que deben dar más de sí para continuar rebajando los parámetros actuales.


-¿Cómo está capeando el Hospital Universitario de Canarias (HUC) las diferentes oleadas del coronavirus?
“Desde marzo de 2020, cuando tuvimos los primeros ingresos de COVID en el HUC, hemos trabajado en superar los cinco picos de esta pandemia del coronavirus de la mejor manera posible, y ha sido gracias al esfuerzo realizado por todos los profesionales sanitarios y también no sanitarios del centro, porque también hay que destacar la labor, que quizás no se reconozca tanto, de los operarios de limpieza, mantenimiento, cocina, etc., que han tenido que dar apoyo a los sanitarios para ofrecer entre todos una respuesta a esta crisis del coronavirus e intentar que la repercusión fuera la menor posible en los pacientes. Para lograr que el impacto sea el mínimo hemos realizado numerosas contrataciones por la emergencia de la COVID-19, de tal forma que en el Hospital Universitario de Canarias, en este ultimo año y medio, hemos aumentado la plantilla que está en nómina aproximadamente en 2.000 trabajadores. Fundamentalmente ha sido en las categorías de auxiliar de enfermería, personal de enfermería y algunos médicos, aunque aquí sí es cierto que, pese al esfuerzo de contratación, la escasez para encontrar facultativos en algunas categorías ha hecho que nuestros profesionales hayan tenido que hacer, y sigan haciendo, doblajes y trabajar más horas sobre su cómputo habitual para dar cobertura a los servicios”.
-¿Entonces esta dificultad ha repercutido en la calidad asistencial prestada a los pacientes?
“Es muy importante, sobre todo en áreas muy especiales como son la Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI), el área quirúrgica y el área de reanimación postquirúrgica (REA), contar con personal con formación específica para que no disminuya la calidad de los servicios. En esta crisis del coronavirus todos los profesionales del HUC han respondido de una manera extraordinaria, e incluso en la primera etapa de la pandemia, en la que hemos tenido que pedir voluntarios para atender a pacientes COVID, hubo numerosos voluntarios de otras especialidades que habitualmente no trataban pacientes con patologías respiratorias que se prestaron a atender las áreas de pacientes vinculados con el coronavirus, y otros se prestaron a atender áreas de prevención de riesgos para atender a los propios compañeros. En el HUC solamente se disminuyó el 10% la actividad quirúrgica durante el año 2020, y mantuvimos las consultas de primera vez en el área de atención externa, aunque lo que si hicimos fue sustituirlas por consultas telefónicas e interconsultas con Atención Primaria las que eran consultas sucesivas. Realizamos más de 154.000 consultas telefónicas en 2020, además de atender presencialmente a 500.000 usuarios. Además, hicimos unas 75.000 interconsultas entre nuestros profesionales y los de Atención Primaria”.
-Los últimos datos publicados muestran una mejora, sobre todo en las áreas quirúrgicas. ¿A qué se ha debido?
“En primer lugar ha sido todo un ejemplo de colaboración y de esfuerzo de todo el personal que se ve reflejado en algunos datos como se comprueban ahora en la publicación de los resultados de las listas de espera. En cuanto a los cambios en el área quirúrgica, hay que recordar que hemos hecho una inversión en material y equipamiento de casi 500.000 euros, sobre todo en esterilización, que es un servicio imprescindible para el buen funcionamiento del quirófano y evitar el riesgo de complicaciones, comprando carros de lavado de instrumental, tres lavados de carros o dos esterilizadores nuevos. También hemos aumentado el personal en esta área y así podemos mejorar la rapidez de la esterilización. En los quirófanos hemos renovado mesas quirúrgicas, lámparas y torres que permiten hacer intervenciones por laparoscopia, artroscopia y mediastinoscopia. También nombramos una coordinadora médica que se encarga de optimizar el funcionamiento de los quirófanos, disminuir los tiempos muertos y minimizar las suspensiones de operaciones. También hemos aumentado el personal de enfermería de guardia que nos ha permitido aumentar las operaciones. De enero a junio, hemos realizado en el HUC 10.212 intervenciones en los quirófanos centrales, eso supone un incremento del 37,5%, es decir, hemos realizado más de 2.700 intervenciones con respecto al mismo periodo del año anterior, y somos el segundo hospital de Canarias que ha realizado más intervenciones en este periodo. Hemos tenido que adaptar el hospital y cambiar todos los circuitos asistenciales, y gracias a ellos hemos podido mantener en un funcionamiento óptimo los quirófanos que en el bloque central, que están en una ocupación del 83%, y ante la necesidad de disponer de camas para atender a pacientes, hemos aumentado las intervenciones que se realizan en la Cirugía Mayor Ambulatoria, que ha supuesto un incremento del 28% en estas operaciones que no necesitan ingreso o la estancia es muy corta, es decir, hemos realizado 680 más que en el mismo periodo del año 2020, lo que nos ha permitido liberar camas”.
-La COVID les ha obligado a aplazar algunas operaciones
“Hemos tenido que reprogramar aproximadamente unas 100 intervenciones en este periodo, fundamentalmente por la falta de camas de críticos y camas en reanimación debido a picos de la COVID, pero también es cierto que todas se han realizado en un plazo de tiempo corto sin que tuviera un impacto negativo en los pacientes, priorizando siempre los oncológicos, y gracias al enorme esfuerzo que han realizado todos los profesionales de las áreas de quirófanos y críticos. Un indicador que expresa el esfuerzo de todos los profesionales del HUC es la disminución de la espera media para ser intervenido en más de 20 días, que a 30 de junio se sitúa en 152 días, cuando a finales de 2020 la teníamos de media en 175 días. Este registro de 23 días refleja el gran esfuerzo de todos los profesionales, y nos anima a seguir trabajando en mejorar aún más”.

TE RECOMENDAMOS