Viernes a la sombra

Recuperación lenta, pero firme

Llama la atención el dato que ayer era dado a conocer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) relativo al Índice de Cifra de Negocios Empresarial (ICNE): la facturación de las empresas españolas registró durante el pasado mes de junio un repunte del 22,2 % con respecto al mismo mes del año anterior, frenando en […]

Llama la atención el dato que ayer era dado a conocer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) relativo al Índice de Cifra de Negocios Empresarial (ICNE): la facturación de las empresas españolas registró durante el pasado mes de junio un repunte del 22,2 % con respecto al mismo mes del año anterior, frenando en 17,7 puntos el aumento registrado en mayo y en más de 36 puntos el repunte de abril. Es otro indicador de la lenta, pero evidente recuperación económica en la que muchos no creían cuando arrancaba el verano y las previsiones eran más bien pesimistas. Pronto se iniciará el debate para ver quién se apropia de la paternidad de este hecho.

Son ya cuatro meses consecutivos en los que la cifra de negocios de las empresas del país, después de haber registrado un año en negativo motivado por el impacto de la pandemia que incidió en sus negocios, anota alzas interanuales. En concreto, corregida de efectos estacionales y de calendario, la facturación de las empresas ha aumentado un 21,5% en junio, un 16,3% más que en mayo, con todos los sectores con tasa de variación anual positivas. En este caso, revisado el factor de estacionalidad y calendario, las Industrias extractiva y manufacturera presentan un avance del 18,7%, seguido del repunte en el Comercio (18,5%) y los Servicios no financieros de mercado (28,8%). El mejor dato en el mes de junio corresponde al Suministro de energía eléctrica y agua, saneamiento y gestión de recursos, con un 43,3% más, según los datos del INE.

Los datos del ICNE indican que la facturación empresarial ha repuntado a escala mensual un 2,1 % , más de un punto por encima de la contabilizada el mes anterior, con lo que se registran dos meses consecutivos de ascensos. Se explican entonces esos testimonios de empleados y ejecutivos del sector comercial –uno de los más afectados, sin duda, por la emergencia sanitaria- que es el que anota una mayor subida (5,4 % más), seguida muy de cerca por el suministro de energía eléctrica y agua, saneamiento y gestión de recursos (5,3 %), así como por los servicios no financieros de mercado (4.8 %).

Otros datos para interpretar favorablemente la reactivación de la productividad socieconómica son, por cierto, los facilitados por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones alusivos a los de la afiliación extranjera a la Seguridad Social que se incrementó en julio en cuatro mil seiscientos setenta y seis nuevos cotizantes, hasta superar los dos millones doscientos veintiséis mil trabajadores migrantes inscritos en el sistema. La afiliación extranjera representa ya un 11,36 % del total de afiliados medios que se desglosan en un 56,54 % de hombres y un 43,36 % de mujeres.

En fin, solo falta que se cumplan las previsiones de institutos y organismos internacionales relativas a la recuperación de cifras preCOVID en nuestro país el próximo año. Aguardemos.