Erupción en La Palma

4.000 escolares volverán a las aulas el miércoles 13, a pesar del volcán

La consejera de Educación, Manuela Armas, señaló que la atención a los escolares es un “servicio esencial”, por lo que pidió a los equipos directivos de los centros “sacar fuerzas de flaqueza”

La consejera Manuela Armas, ayer, en Los Llanos de Aridane, junto a responsables de Educación en la Isla en su reunión con los directores de los centros educativos de la comarca oeste.

Los 4.000 alumnos de la comarca oeste, sin clases desde el inicio de la crisis eruptiva en La Palma, volverán a las aulas el próximo día 13. Así lo ha previsto la consejera de Educación del Gobierno de Canarias, Manuela Armas, que dio traslado de esta fecha a los equipos directivos de los 20 centros educativos de El Paso, Los Llanos de Aridane y Tazacorte, con los que mantuvo un largo encuentro.


Los directores de centros no perdieron la oportunidad para preguntar a la máxima responsable de Educación las alternativas ante circunstancias nuevas, tanto en materia logística, relacionada con el transporte y los comedores, como de atención a los más afectados por la catástrofe.


La excepcionalidad de la situación en los centros se afronta con el diseño de protocolos de emergencia por riesgo volcánico, la puesta en marcha del denominado Plan Afectivo de Acogida, que desarrollará el profesorado en la atención directa al alumnado, y un refuerzo del plan de limpieza de los centros con la ampliación del contrato como elemento esencial para hacer frente a la constante caída de ceniza. Este servicio dará apoyo a los ayuntamientos de la comarca, con competencias en esa materia en los colegios de Infantil y Primaria.


Armas recordó que los colegios y el encuentro del alumnado con el profesorado constituye “un servicio esencial”, que se debe poner en marcha aún “con la incertidumbre” de no saber cuándo terminará la erupción del volcán. La consejera pidió a los profesores “sacar fuerzas de flaqueza” y reconoció el “esfuerzo” y el papel que jugarán en la atención a los 4.000 escolares, muchos de ellos desplazados de sus hogares, algunos de ellos alumnos de colegios que han desaparecido bajo la colada del volcán.


Manuela Armas relató cómo “he trasladado a los profesores que ellos son quienes más conocen los centros y las necesidades, por lo que estamos abiertos a cualquier sugerencia para ponerla en marcha”. Entre estos planteamientos ya se encuentra el de reubicar las nueve unidades educativas del colegio de Infantil y Primaria de La Laguna, el núcleo más inmediato físicamente al ya desaparecido barrio de Todoque. La cuestión requiere de un estudio más detallado de la situación, dado que “son muchos niños” y sería necesario buscar espacios alternativos.


Acompañada por el director insular de Educación, Alberto Taño, la inspectora de zona, Mayte Rodríguez, y el experto en la gestión del duelo, Calixto Herrera Rodríguez, la consejera de Educación del Ejecutivo autonómico explicó que “entendemos que la presencialidad es fundamental. Los niños tienen en la escuela un lugar seguro en el que se les agasaje”.