nacional

Alberto Rodríguez anuncia que deja Podemos tras perder el acta

El partido morado se estaba planteando, antes de conocer la decisión del diputado tinerfeño, no ocupar el escaño vacante como expresión de protesta contra la sentencia
Alberto Rodríguez, a su llegada a Tenerife
Alberto Rodríguez, a su llegada a Tenerife. Sergio Méndez

Alberto Rodríguez anunció ayer a su llegada al aeropuerto de Los Rodeos que abandona Podemos, después de que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, le haya retirado el acta en ejecución de la sentencia del Tribunal Supremo. Lo ha hecho “orgullosísimo” y cargando contra la Justicia: “Me han robado el acta”, exclamó rodeado de simpatizantes y visiblemente compungido, pero articulando un duro discurso contra el Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial, que, denunció, lleva “dos años secuestrado” e “incumpliendo” la Constitución. “Tengo clara mi inocencia, esto ha sido una cacicada en contra de la voluntad popular y en contra del pueblo canario. Lo más grave es que se ha producido una interferencia del poder judicial en el legislativo”. Rodríguez acusó al PSOE de “plegarse a las presiones del poder judicial” y a Batet, de “robar” el acta “a un representante de más de 64.000 canarios” sin “reunir a la Mesa” y “con un informe demoledor en contra de los letrados” de la Cámara Baja.

Pese a su contundencia, Alberto Rodríguez no aclaró si continuará con la querella por prevaricación contra Batet, de la que se ha desmarcado el coordinador general de Izquierda Unida y ministro de Consumo, Alberto Garzón: “Lo está estudiando el equipo jurídico. La batalla la ganaron por ahora, pero iré al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. El pueblo canario es humilde, trabajador y luchador. Cuando lo están aplastando decide levantarse. A ver si resulta que me echaron con el respaldo de decenas de miles de votos y cuando volvamos seremos centenares de miles”.

No parece claro que Fátima González Bello vaya a ocupar la plaza de Alberto Rodríguez en el Congreso. Prácticamente se descarta. Es más, antes del bombazo informativo, Podemos se estaba planteando dejar el escaño “en blanco” como expresión de su desacuerdo con la sentencia que lo inhabilita tras ser condenado a 45 días de prisión bajo la acusación de patear a un policía nacional durante una protesta en 2014 en La Laguna contra el entonces ministro de Educación, José Ignacio Wert. La multa de 540 euros sustituye a la pena de cárcel. Y, aunque la formación morada accediera finalmente a consumar el relevo, la siguiente candidata en la lista a las elecciones generales del 10 de noviembre de 2019 se encuentra “apartada de la política” y, en principio, declina recoger el acta. “Nos han dejado sin diputado y, ahora mismo, mi opción sería la de no cubrir la vacante”, transmitió al DIARIO la secretaria general de Podemos en Canarias, Laura Fuentes, horas antes de que aterrizara el avión en el que viajaba Rodríguez. “No hemos tomado ninguna decisión. Tenemos que debatirlo en los órganos internos y hablarlo con Izquierda Unida. Hoy es un día para recibir a Alberto y arropar al compañero”. Previsiblemente habrá una primera reunión el lunes o el martes para ir perfilando la decisión definitiva, que dependerá de diversos factores, algunos de los cuales rebasan el ámbito de lo personal.

González Bello ha sido concejal en el Ayuntamiento de La Laguna en el grupo de Unidas Podemos. No mucho más se conoce de ella. Se sabe, eso sí, que actualmente no está implicada en asuntos de esta naturaleza. “Ni en Izquierda Unida ni nada”, apuntan fuentes de la coalición. En el tercer puesto figuraba Patricia Mesa Mederos. A continuación, María del Cristo González del Castillo, Jesús F. Martín Santana, Jesús David Hernández Viña y Judith Giannina Rodríguez Expósito.

La polémica ha desatado la tensión en el seno del bipartito. Unidas Podemos abrió el viernes una crisis institucional al cuestionar el papel de Batet, a quien los morados culparon de “ceder” ante la “presión” del alto tribunal. El momento coincide con el recrudecimiento de las fricciones entre las vicepresidentas Nadia Calviño (Economía) y Yolanda Díaz (Trabajo), en paralelo a los movimientos de la política de IU en torno a la configuración de una plataforma electoral que relegaría a Podemos y deja a Ione Belarra a los pies de los caballos.

TE RECOMENDAMOS