Arafo

Diez años de ejemplar participación vecinal en Arafo

La asociación prosocial Mi Barrio El Carmen Se Mueve cumple su décimo aniversario con una trayectoria que ha ido de organizar fiestas a la solidaridad con los más débiles

José Arnaldo Flores, el presidente de la asociación junto a Begoña, una de las colaboradoras. Sergio Méndez

“Han sido 10 años de mucha constancia, de mucho empeño, de muchas horas de dedicación, de voluntariado de todos y todas los que han pasado por la asociación y hayan dedicado siquiera un minuto a trabajar por los demás y por el barrio”. Así lo señala José Arnaldo Flores, presidente de la asociación prosocial Mi Barrio El Carmen Se Mueve, en el municipio de Arafo, en el décimo aniversario de uno de los colectivos vecinales más activos de todo Tenerife.

Cuenta Flores que “esta asociación nació porque en el barrio de El Carmen había una carencia de este tipo de colectivos, que fuera más allá de la organización de las fiestas”. “Entendíamos que las celebraciones son importantes, pero que durante el año había que mantener una agenda de acciones y actividades para favorecer y proyectar una imagen del barrio de trabajo, de compromiso, de dedicación a nuestros vecinos. Hemos mantenido durante estos años cuatro o cinco acciones, incluyendo la recuperación de tradiciones como la fritanga, para mantener viva la imagen del barrio y acabar con ese estigma que tienen todos los barrios con problemas sociales, como es el nuestro”.

Mi Barrio El Carmen Se Mueve se constituyó oficialmente como asociación prosocial en 2015, pero cuatro años antes ya comenzó a organizarse como tal. Ha sido a lo largo de esta decena de años la voz crítica del Gobierno local, aunque también colaboradora. “Muchos no entienden que critiquemos la gestión municipal y a la vez colaboremos con el Ayuntamiento. Creo que ambas cosas deben ser compatibles, siempre que se haga de buena fe, sin colores políticos, que no es nuestro objetivo. La gente necesita una palmadita en la espalda de vez en cuando, y por eso seguimos demandando al Ayuntamiento el local de al lado y que nos permita un techado del patio, para el cual ya tenemos presupuesto, con el fin de poder crecer más”.

La implicación de la asociación en el reglamento de Participación Ciudadana ha sido constante. “Nos implicamos en todos los procesos a los que se nos invita. Hemos traído aquí a la escuela de participación ciudadana, Todos en la misma dirección. No me canso de repetir que participar no es asistir, sino conocer todo el proceso, reivindicando la figura del voluntariado, que se cuide y se proteja más por las administraciones públicas y privadas”.

José Arnaldo Flores, el presidente de la asociación junto a Begoña, una de las colaboradoras. Sergio Méndez

Arnaldo Flores explica el apellido prosocial de la asociación: “Lo elegimos para abrir el abanico, no centrarnos solo en una temática. Aquí repartimos cada 15 días cajas de verduras gracias a la Fundación La Caixa y Tenerife Solidario, dos entidades que son importantes en nuestro camino desde el principio, sobre todo La Caixa, que nos ha facilitado un ordenador, internet y demás, así como el apoyo de Acción Social y Participación Ciudadana del Cabildo. Hay un tejido que nos acompaña estos 10 años y ha sido esencial, porque se han sumado empresas y particulares que nos han permitido hacer felices a los demás”.

Una de las grandes reivindicaciones del colectivo vecinal de El Carmen, el barrio más poblado de Arafo, es la remodelación de su plaza. “Llevamos ocho años -señala Flores- desde que presentamos el escrito en el Ayuntamiento. ¿Qué significa la remodelación? Cubrir unos servicios. La plaza no tiene carpas, no tiene locales donde guardar el mobiliario. Cada vez que se hace algo en ella tenemos que trancar las calles para cargar y descargar, no hay espacio para un motor… Por eso pedimos en aquel proyecto unos sótanos para no estar cargando sillas, tableros, burras y mesas cada vez que se hace una fiesta o cualquier acto. Una brutalidad de esfuerzo que nunca sale en la foto. El alcalde se comprometió hace unos días en buscar la fórmula para remodelarla, al igual que le pedimos un centro ciudadano, aunque somos conscientes que el Ayuntamiento no tiene dinero para grandes obras, pero si hay voluntad política se puede financiar a través del Cabildo o del Gobierno. Creo que el barrio de El Carmen se lo merece y hay que dar la cara por ello, que la gente del barrio recupere su dignidad”, afirma.