Erupción en La Palma

El Cumbre Vieja se lleva por delante 1.186 edificaciones y 525,7 hectáreas

Las coladas han discurrido con mayor rapidez, entre otros motivos, por el colapso del flanco norte del cono principal; las autoridades descartan que el aumento del ruido implique mayor peligrosidad

La colada liberada al derrumbarse el cono lleva bloques "como casas de 3 pisos"
La colada liberada al derrumbarse el cono lleva bloques “como casas de 3 pisos”

La superficie afectada por la erupción del volcán de Cumbre Vieja se elevó ayer a 525,77 hectáreas de terreno, por lo que la lava se ha llevado por delante un total de 1.186 edificaciones, según los cálculos del programa Copérnicus de la Unión Europea, que, eso sí, también incluye infraestructuras como cuartos de aperos y edificios a medio construir; la valoración de daños sobre las viviendas habitadas o habitables se realizará con posterioridad. Así lo manifestó el director técnico del Pevolca (Plan de Protección Civil y Atención de Emergencias de Canarias por Riesgo Volcánico), Miguel Ángel Morcuende, en la misma jornada en que se constató la destrucción de lo que quedaba en el núcleo del barrio aridanense de Todoque.

Este aumento en los agravios causados en el Valle de Aridane desde el pasado 19 de septiembre, cuando estalló la montaña en Cabeza de Vaca (El Paso), se debe, entre otros motivos, al colapso del flanco norte del cono principal durante el fin de semana, que ocasionó un vertido de grandes cantidades de rocas calientes y reactivó las coladas existentes. Uno de esos trazados es el que ha ido borrando del mapa el polígono industrial de Los Llanos de Aridane, el Callejón de La Gata, donde radicaban empresas dedicadas a sectores muy diversos, lo que supone un nuevo golpe a la economía de la Isla, que trata de recuperarse mientras el volcán continúa rugiendo. De hecho, en la noche del sábado al domingo los residentes de varios municipios dijeron sentir el tremor con mayor intensidad que de costumbre.

No obstante, si bien Morcuende reconoció en su comparecencia diaria que es “bastante poco aceptable” para el desarrollo del día a día de los palmeros tener que soportar los ruidos que produce el Cumbre Vieja, desde el Cabildo se aseguró que esta circunstancia no reviste gravedad en sí misma y que se enmarca en un proceso eruptivo estromboliano como el actual. Además, de acuerdo con los datos de la red de vigilancia de la calidad del aire, con estaciones instaladas en distintos puntos de la geografía insular, esta es “razonablemente buena”, indicó el director técnico, para detallar que no se han sobrepasado los niveles de dióxido de azufre que marca la normativa, a diferencia de otras jornadas en las que sí se aproximaba al límite o incluso llegó a superarlo, como la noche en que se decretó el confinamiento de los vecinos de zonas de El Paso, Los Llanos y Tazacorte por la presencia de partículas en suspensión que pueden llegar a ser nocivas para la salud.

En cuanto al delta de lava que se formó en la costa bagañeta cuando las rocas calientes entraron en contacto con el agua, ha incrementado su tamaño hasta las 34 hectáreas. La directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco, señaló que hay dos valores que se pueden tomar como referencia para estimar la cantidad de magma que ha salido al exterior: según el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), 39,6 millones de metros cúbicos, mientras los cálculos realizados mediante un programa satelital apuntan a unos 60. Esto, a juicio de la experta, pone de relieve las dificultades de dar con dicho parámetro.

Asimismo, la previsión meteorológica y el cambio de vientos augura problemas de operatividad en el tráfico aéreo de La Palma y Tenerife para hoy, al dirigir los residuos del volcán hacia la vertiente este de la Isla Bonita. Y no sería la primera vez, dado que la semana pasada también se vieron afectados los vuelos, ya no solo por la presencia de ceniza y polvo en el ambiente, sino porque esta se derrama sobre las pistas de despegue y aterrizaje, haciendo inviable cualquier maniobra. Es por ello que, a lo largo de la emergencia volcánica, las compañías marítimas han reforzado sus conexiones con la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

Respecto a los sismos registrados entre Fuencaliente y Mazo, se sitúan a profundidades medias y altas, en rangos de 35 kilómetros o 15. De ahí que no se sospeche que el magma pueda estar emprendiendo un camino hacia el exterior en dicha zona, en la línea de lo expuesto el sábado a los vecinos de ambos municipios, a quienes miembros del Pevolca transmitieron la idea de que incluso si fuera a tener lugar una erupción, esta daría indicios previos que harían posible una evacuación con margen de tiempo. Por último, el Cumbre Vieja emite 1.958 toneladas de dióxido de carbono y 4.522 toneladas de dióxido de azufre; valores que no generan preocupación por ahora.