Erupción en la palma

El nuevo punto eruptivo tiene una actividad menor y solo expulsa cenizas

Los expertos no han descartado que se puedan producir otros nuevos puntos eruptivos

El volcán de Cumbre Vieja el día en el que la erupción de La Palma cumple tres semanas. EUROPA PRESS

El nuevo punto eruptivo surgido ayer en el volcán de Cumbre Vieja, en La Palma, dentro del área del cono principal tiene hoy una actividad menor y sigue expulsando solo cenizas.

La portavoz científica del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), María José Blanco, ha informado este sábado de que este antiguo punto de emisión que se reactivó ayer y hoy ha disminuido su actividad se encuentra a unos 300 metros al sureste de la base del cono principal.

Blanco ha agregado que no es previsible que este nuevo punto eruptivo emita magma y que, en principio, su actividad se basa en crear una columna de cenizas, que alcanza los 4.500 metros de altitud.

Asimismo, no ha descartado que se puedan producir otros nuevos puntos, al tiempo que ha hecho referencia a las malas condiciones metereológicas, que permanecerán entre 24 y 36 horas.

La nube de ceniza y dióxido de azufre continuará hacia el norte y nordeste de la isla, lo que provoca la caída de cenizas en el aeropuerto de La Palma, lo que afecta ya a su operatividad.

Además, ha agregado, es probable que la nube de ceniza pueda afectar al espacio aéreo comprendido entre La Palma, La Gomera y el norte de Tenerife.

El director técnico del Pevolca, Rubén Fernández, ha precisado que el nuevo punto eruptivo no ha afectado a la retirada de enseres y al riego al sur de la colada primigenia y que, en principio, no están previstas más evacuaciones.

Ha hecho referencia a las coladas que se ubican al sur de la montaña de La Laguna, la más pegada a ésta se ha canalizado en una pequeña vaguada y continúa su marcha a una velocidad mucho más lenta y se encuentra a unos 400 metros del mar.

Más al norte, donde se ha separado un dedo de la colada pegada a la Montaña de La Laguna, la lava continúa su avance a un ritmo también lento y ha destruido el campo de fútbol.

Todo este entorno está evacuado, por lo que no corre peligro la integridad física de ninguna persona, ha agregado Fernández, quien ha indicado que esta es la zona más activa en cuanto al avance de las coladas se refiere.

Sigue la posibilidad en los próximos días de que se produzcan terremotos de intensidad por encima de 4,5, aunque a mucha profundidad, por encima de los 30 kilómetros, que continuarán siendo sentidos por la población.

La superficie afectada por la erupción está en torno a los 742 hectáreas, con una anchura máxima de la colada de 2.350 metros.

Además, hay 1.923 edificaciones afectadas, de las cuales 1.826 están totalmente destruidas y 97 en peligro o parcialmente.

María José Blanco ha agregado que no hay una sismicidad superficial significativa, si bien sí hay focos profundos a unos 37 kilómetros de profundidad que han superado hoy la magnitud 4,6.

También ha comentado que en la zona más cercana al centro eruptivo se ha revertido la deformación horizontal acumulada.