cultura

La energía que surge del contraste

Giovanni Ozzola expone en Fotonoviembre ‘Búnkeres y Estrellas’, que en el Museo de Bellas Artes de Santa Cruz contrapone la naturaleza incontaminada de Añaza con las construcciones ‘despectivas’ hacia el paisaje
El fotógrafo italiano Giovanni Ozzola. / Martino Margheri.

“Canarias es un lugar en el que todo es contraste. Estas estrellas maravillosas que vemos cada noche o la propia oscuridad, las montañas, el mar… Una naturaleza incontaminada y, justo al lado, las construcciones más salvajes, más despectivas con ese paisaje”. Ese contraste, a partir del cual nace una “gran energía”, es el que vertebra la exposición fotográfica Búnkeres y Estrellas, del artista italiano Giovanni Ozzola, que se puede contemplar en el Museo Municipal de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife hasta el 15 de diciembre. La propuesta se inscribe en la sección Focus de la XVI Bienal Internacional de Fotografía Fotonoviembre.

‘Mirarme en tus ojos’. / Giovanni Ozzola

Ozzola, que reside en Tenerife desde 2014, desarrolla esta muestra reuniendo una serie de imágenes tomadas principalmente en Añaza. “Es un lugar donde se aprecia muy bien todo esto que pretendo reflejar en mis fotografías: una naturaleza espectacular, incluso con la existencia de un yacimiento arqueológico guanche y, sin embargo, toda la especulación que ha sufrido el barrio e incluso esa imagen de conflictividad que posee”, apunta.

EL PASADO Y EL PRESENTE

Para profundizar en esta voluntad de claroscuro, en esa idea de confrontar los opuestos, de esbozar dicotomías, el artista nacido en Florencia en 1982 muestra su obra en el Museo Municipal de Bellas Artes de la capital tinerfeña. Y es que el escenario en el que se puede observar Búnkeres y Estrellas no es fruto del azar. “Cuando me propusieron participar en la sección Focus de Fotonoviembre planteé que la exposición se desarrollase en un lugar que tuviera una fuerte conexión con el pasado y no en un espacio de arte contemporáneo”, explica Giovanni Ozzola.

‘Suddenly you’. / Giovanni Ozzola

“Al mostrar estas fotografías en el Museo de Bellas Artes se establece una especie de diálogo entre las obras antiguas que cuelgan de sus paredes y las imágenes que he captado en Añaza. Para saber realmente quién eres has de conocer quién fuiste”, afirma el artista.

Esa conversación entre el pasado y el presente tiene lugar en la sala Almacén Visitable del museo capitalino. “Trato de establecer una relación entre mis trabajos y las obras de la colección. Por ejemplo, sustituyo un cuadro que recoge un hermoso paisaje canario por una fotografía en la que se ve algo similar, pero en la actualidad. O entre los retratos de diferentes personalidades reemplazo uno de ellos por una fotografía de una joven que ya no es niña, pero tampoco adulta. De manera que frente a esos hombres superserios, que muestran mucho carácter, opongo la imagen de alguien que aún está creando el suyo, su personalidad, su individualidad”, expone.

‘Añaza’. / Giovanni Ozzola

El artista subraya que el diálogo entre lo contemporáneo y lo clásico -que, al fin y al cabo, “en su momento también fue contemporáneo”- comparte el objetivo de intentar comprender mejor lo que hoy somos. Por ello, al considerar que la identidad se basa en cierta medida en la historia, conocerla por medio del arte contemporáneo “es una clave que puede atraer a muchas personas que están lejos de los museos y el arte clásico”.

‘Flashback’. / Giovanni Ozzola

LA PERIFERIA Y EL CENTRO

De forma similar, ahonda en la idea de traer la periferia de una ciudad al centro y, ya de paso, romper tópicos. “Me gustaría que los jóvenes de Añaza acudieran al museo a contemplar esta exposición”, apunta. “A menudo únicamente se habla del barrio cuando hay problemas, pero yo quisiera que se pudieran ver reflejados en las muchas cosas buenas que posee. Y, justo en la dirección opuesta, que quienes viven en el centro, y tienen la idea preconcebida de estos lugares como sitios degradados, contemplen todo lo valioso que hay en ellos”. Bajo esta doble perspectiva, mostrar la belleza de esos lugares, “y llevar estas realidades al museo, es una posibilidad de integración social”. “Reconocerse es tener comprensión de uno mismo y, si esto sucede, no hay miedo al otro”, señala.

No obstante, el artista aclara que cuando se embarca en un nuevo proyecto no parte con un plan preconcebido, con una brújula que le señala hacia dónde caminar. “Tengo la predisposición de sentir algo, pero no una idea precisa. De manera que me voy encontrando con imágenes que para mí tienen un valor personal, y en ocasiones ese valor también lo perciben los demás”.

‘Untitled-Trough a day- A life #4. / Giovanni Ozzola

Giovanni Ozzola desarrolla su trayectoria a través de la fotografía, la videoinstalación y la escultura. Tres lenguajes que se entrecruzan constantemente. “Pienso en imágenes. Lo más importante es intentar reflejar en mi obra aquello que veo de la manera en la que lo siento. Por eso tengo una gran curiosidad por conocer la técnica que debo desarrollar para lograrlo”, argumenta el artista italiano.

‘Untitled-Trough a day- A life #7. / Giovanni Ozzola

“Me resulta completamente natural partir de las fotografías, que en muchas ocasiones son de tamaño natural con respecto al objeto que representan, y desde ahí pasar a las esculturas. Del mismo modo que comienzas a moverte alrededor de la obra y decides crear una videoinstalación”, expone.

‘Contando estrellas’. / Giovanni Ozzola

EXPOSICIONES

La obra de Giovanni Ozzola parte de Tenerife para recorrer el mundo. Precisamente, desde este sábado puede contemplarse en China, en la galería 166 Art Space de Shanghái, y en diciembre lo hará en Pekín. Recientemente pudo contemplarse en Brasil y entre el 5 y el 7 de noviembre Ozzola participa en la feria de arte contemporáneo Artissima, en Turín. Además, el día 6, y de nuevo en Fotonoviembre, inaugurará en La Cámara Espacio Fotográfico, ubicada en la calle Juan de Vera de La Laguna, una exposición titulada Añaza.

TE RECOMENDAMOS