baloncesto

El Lenovo Tenerife sufre para imponerse en Champions al Prometey (80-78)

Los insulares se lleva la victoria en un partido que se trabó demasiado en los instantes finales
Lenovo Tenerife-MoraBanc Andorra SERGIO MÉNDEZ

Primer cuarto

Buena salida de los ucranianos que quisieron imponer un ritmo alto de juego (2-5). Se igualaron las cosas posteriormente, con un Bruno Fitipaldo dominador (autor de diez tantos) y con un Canarias que encontraba bien el último pase (26-18).

Segundo cuarto

Los aurinegros comenzaron a meter distancia en la segunda manga. Una antideportiva clara sirvió para que los de Vidorreta se escaparan en el marcador (33-18) a falta de siete minutos y medio para el descanso.

La reacción de los ucranianos resultó, en cierto modo, sorprendente. Los visitantes se acercaron a solo cinco tantos (36-31), pero el Canarias logró apretar en defensa para llegar al descanso ganando de siete (44-37). La sensación es que el Lenovo Tenerife era superior a su rival por encima de esos siete tantos.

Tercer cuarto

Intercambio de canastas para el regreso de los vestuarios. Dos triples dejaron las cosas igual en cuanto a distancia (47-40) hasta que los visitantes lograron ponerse a solo tres (49-46). Un triple de Petrov empató las cosas (49-49) y Vidorreta siguió rotando hasta que los rojiblancos se pusieron por delante (49-52).

Comenzó entonces el Lenovo Tenerife a ajustar líneas de pase, pero sirvió de poco. Con solo nueve puntos anotados en casi ocho minutos, los visitantes lograron dos canastas por medio de Petrov que obligaron a Vidorreta a parar el duelo (53-59).

Fran Guerra dio aire a los suyos. Primero, anotando cuando más quemaba el balón (57-59) y luego fajándose en la zona dejando todo en el aire a falta de diez minutos (61-61).

Último cuarto

Huertas comenzó anotando para los suyos (63-61), pero la esperanza de que eso supusiera que los locales se marcharan en el marcador se quedaría en un espejismo tras el triple de Petrov (63-64).

Con siete puntos anotados en cinco minutos, Vidorreta volvió a pedir tiempo. El Prometey se había ido al 68-73, cumpliendo con su guion, transmitiendo seguridad y repartiendo nerviosismo por las gradas de Los Majuelos.

La defensa canarista mejoró para lograr un 5-0 (73-75) que acercaba a los aurinegros a su objetivo. Quedaban tres minutos y ahí los ucranianos comenzaron a ver el aro bastante más pequeño. Shermadini cumplió debajo del aro y una técnica por simulación de Fitipaldo no fue suficiente para que se diera la sorpresa en Los Majuelos (80-78).

Los visitantes se quejaron amargamente de una última jugada en la que pidieron falta, mientras que Huertas se quejó de un cabezazo de un rival.

TE RECOMENDAMOS