santa cruz

“La Rambla está muerta”: comerciantes del centro de Santa Cruz exigen cambios profundos para impulsar sus negocios

Los empresarios de la zona Duggi-La Paz denuncian el grave deterioro de la actividad comercial y reclaman medidas y ayudas al Ayuntamiento capitalino para evitar el cierre de más locales
Imagen de uno de los muchos negocios cerrados en la Rambla Pulido. Sergio Méndez

Los empresarios de la zona de las ramblas, de la Plaza de La Paz, y del entorno de la Plaza de Toros, en Santa Cruz, aseguran que, desde hace ya años, la actividad comercial en sus negocios ha descendido considerablemente. Y no solo por la crisis económica que se inició en 2018 y la pandemia de la COVID-19. Creen que se debe a muchos factores, que a juicio de la presidenta de la zona comercial Duggi-La Paz, Mari Luz Santos Acosta, “no se soluciona con unas campañas puntuales, que solo funcionan a modo de parches, para incentivar las compras”. Santos considera que existe una falta de reorganización del suelo público en la zona, además de medidas que atraigan a los compradores. Habla, por ejemplo, de facilitar plazas de aparcamientos. “Hace más de cinco años que presentamos al Ayuntamiento varias propuestas para que la gente que se desplaza en coche pueda venir a nuestros negocios y en eso se quedó. No se ha hecho nada”.
Cuenta que con la pandemia, “muchos locales se cerraron porque las ayudas y subvenciones no llegaron a tiempo”, y que, por lo general, aquellos que se lanzan a emprender “se encuentran con tantas trabas y tantos impedimentos”, que se ven abocados o a “tirar la toalla antes de empezar o a no a salir adelante”.

“Hace falta modernización y no solo me refiero a la parte digital y en el sector del comercio”, afirma la presidenta de los comerciantes. Hace referencia, por ejemplo, a la organización de actos culturales, pues considera que “el ocio mueve el consumo”. Para ello apuesta por dar movimiento a zonas como el Parque Bulevar o la Plaza de Toros, “que están bastante abandonadas desde hace años” y que “si se abriesen al público, seguro que la gente pasaría más tiempo en la zona y consumiría más”. Es la forma, dice, con la que se lograría hacer de Santa Cruz, “una ciudad abierta como Las Palmas de Gran Canaria, y, concretamente, la zona de Triana”.

Por todo esto, considera que la capital “debe abrirse a nuevas perspectivas y a nuevos proyectos”, y apuesta porque empresarios e instituciones “remen en una misma dirección”. Es la vía, asegura, para hacer que la zona comercial Duggi-La Paz vuelva a resurgir. Mientras tanto, anima a dar un paseo y comprobar que los locales donde, en un pasado no muy lejano hubo tiendas y un ambiente comercial importante, hoy hay muchos locales cerrados.

En las cafeterías próximas a la Plaza de Toros, señalan a DIARIO DE AVISOS que desde hace años se ha notado un gran bajón en las ventas. No entienden cómo hay espacios a los que no se les da salida. Comentan que hay opciones para incentivar el consumo, y aseguran que “con la que está cayendo” necesitan mucha ayuda.
Explican que “hay negocios de toda la vida, como Melián”, que su dueño se jubila y que “nadie sigue con la actividad. Directamente echan el cierre. Esto viene a confirmar que nadie está dispuesto a sacar un negocio adelante en esta zona, porque es muy complicado”.

Andrea, que trabaja en Pato Kosas, quizás uno de los negocios más conocidos de la Rambla Pulido, cuenta a DIARIO DE AVISOS, que hay días muy malos, pero que espera que, con motivo de la Navidad, la gente se anime a comprar. “Nosotros, por suerte, tenemos clientela fija, que siempre viene y que prefiere esto a un centro comercial, pero la verdad es que hace falta más movimiento y eso se consigue apostando por el comercio local”, explica esta joven.

En Chocolat, la única zapatería de la zona, trabaja Amanda, que señala que con el tranvía y con la pandemia, muchos empresarios tuvieron que cerrar. Dice que “gracias a que otras empresas que eran competencia desaparecieron”, ellos han sobrevivido. “Estamos bien situados realmente, pero en medio de dos paradas del tranvía. O te paras en el Cine Víctor o en la Plaza Weyler. Además, los turistas de los cruceros no llegan hasta aquí y así es complicado”, señala Amanda, quien, además, confiesa que su tienda abre los sábados por la tarde y que “no vale la pena” porque “apenas entra gente por la puerta”.

Un poco más abajo, casi llegando a la Plaza de Weyler está Regalitos. Candy es quien atiende y confiesa que “la Rambla no es la que era. Está muerta”. Recuerda claramente el nombre de muchos de los negocios que, con los años, han ido desapareciendo y no duda en nombrarlos. Almacenes La Cuesta, René, Regia, La Chola, Sony, El número, Todo a 150, Jabugo…

Por su parte, el concejal de Promoción Económica, Empleo, Turismo y Comercio del Ayuntamiento de Santa Cruz, Alfonso Cabello, reconoce que con la llegada del Tranvía, en el año 2007, hubo zonas de la capital que se vieron “más beneficiadas que otras”, pero que esta zona “no está deprimida”. Explica a DIARIO DE AVISOS, que el Consistorio ha presentado “una batería muy importante de proyectos para aumentar la competitividad de pequeñas y medianas empresas en zonas como esta, así como un plan específico de apoyo al sector gastronómico”. Un sector que reconoce que ha crecido en el entorno que va desde el Cine Price hasta la Plaza de la Paz, pasando por la plaza de toros. Una oferta “que podría ampliarse con la apertura de dos nuevos locales”.

FORMACIÓN Y ADAPTACIÓN

Asegura Cabello que “el 2022 va a ser el año de más inversión de la historia para apoyar al sector comercial de la ciudad” y que “se tiene que notar”. Eso sí, reconoce que los empresarios también tienen que poner de su parte, “formándose, adaptándose a las nuevas circunstancias y haciendo cambios en sus modelos de negocio”.
Además, hace un llamamiento al área de desarrollo económico del Cabildo de Tenerife, que “antes impulsaba el comercio a través de la zona comercial tranvía, que desapareció hace dos años, y que no la ha sustituido”. A su juicio, se trata de “un desmantelamiento, por parte del PSOE, de aquellos proyectos que venían de la etapa anterior”.

“El Ayuntamiento está descontento con la inversión de quien más recursos tiene, que es el Cabildo, que está ausente en la apuesta por el desarrollo comercial de la ciudad de Santa Cruz”.

Respecto a la plaza de toros, Alfonso Cabello recuerda que pertenece a un grupo de empresas privadas, y que “la Comisión de Patrimonio Histórico del Cabildo ha querido catalogarla como un Bien de Interés Cultural”. Motivo por el que “hasta que eso no se resuelva, los dueños no van a realizar ninguna inversión”, apunta.

TE RECOMENDAMOS