sociedad

No cuela: la OCU alerta por una mantequilla del supermercado y pide una rectificación

La OCU lamenta dentro de su campaña de identificación de bulos alimentarios #Nocuela que usen la recomendación de '3 lácteos al día' en el envase
Imagen de recurso de mantequilla. Pixabay

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha detectado mantequillas que se están promocionando como parte de la recomendación nutricional de tomar ‘3 lácteos al día’. “Es evidente el interés nutricional de la leche y sus derivados”, explican desde la Organización, destacando el contenido en proteínas y sobre todo en calcio de estos productos básicos para la producción alimentaria en España, como recordaba Consumidor Global. “En este grupo se hacen equivalencias entre la leche, el yogur natural y el queso (aunque en este último producto interviene otro componente nutricional, la sal, que hay que tener en cuenta)”.

Así, a la hora de contabilizar la recomendación de lácteos, la OCU enumera los siguientes: “Un vaso de leche de 250 ml; dos yogures (o sea, 250 g en total); una porción de queso fresco (o sea, 100 g); tres cucharas soperas de queso rallado; 30 a 40 g de queso de pasta dura o curado o queso azul; 40 a 60 g de queso de pasta blanda de corteza blanca”. La mantequilla, ya esté untada en una tostada o forme parte de la receta de un alimento, “no es una ración de lácteo recomendable”.

El problema reside en que la mantequilla se elabora a partir de la nata, que es la grasa de la leche de la vaca. “La mantequilla es una grasa animal, cuyo consumo debe ser, como tal, más ocasional y en poca cantidad”, advierte la OCU. “Se trata de un producto cuyo interés nutricional radica en su contenido en grasas y vitaminas liposolubles (A y D fundamentalmente)”. Sin embargo, la Organización ya ha dejado claro en un artículo anterior que ni la mantequilla ni su alternativa vegetal, la margarina, son idóneas.

“La mantequilla tradicional se elabora a partir de la crema de la leche, de la que se va eliminando agua (desuerado) hasta alcanzar una masa homogénea con un contenido en grasa superior al 80%. No obstante, en los últimos tiempos han aparecido algunas mantequillas con un porcentaje inferior de grasa”, indica la OCU. Si la mantequilla incluye sal, esta supone un 2%.

Las variantes con menos grasa son: Mantequilla tres cuartos (3/4), con un contenido de grasa reducido (60-62%); Semimantequilla, de bajo contenido graso (39-41%); Materia grasa láctea para untar, que son mantequillas que no encajan en ninguno de los apartados anteriores, por su porcentaje de grasa; y finalmente Mantequillas ligeras o light, que al menos tienen que presentar una reducción de su contenido graso en un 30% con respecto a una mantequilla tradicional.

Ninguna de estas versiones, sin embargo, supera a la grasa alimentaria por excelencia, el Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE). “Primero, porque es rico en ácidos grasos esenciales; segundo, porque ayuda a mantener el nivel adecuado de colesterol malo; tercero, porque contiene antioxidantes; y cuarto, porque no incluye aditivos”.

No es un lácteo


La OCU lamenta dentro de su campaña de identificación de bulos alimentarios #Nocuela que haya “quien pretenda hacer pasar la mantequilla por un lácteo saludable e incluso usen la recomendación ‘3 lácteos al día’ en el envase. Y eso está sucediendo, como vemos en la mantequilla Mediterránea fácil de untar de Central Lechera Asturiana”.

TE RECOMENDAMOS