ajedrez

Carlsen abruma con su tercera victoria y se queda a punto y medio de conservar el título

El candidato, Ian Nepomniachtchi, no levanta cabeza desde la histórica sexta partida y vuelve a perder tras un grosero error
El campeón mundial de Ajedrez, Magnus Carlsen, ayer en Dubai. Chess24

El noruego Magnus Carlsen, que acaba de cumplir 31 años, ha dado otro paso de gigante para conservar el título de campeón mundial de Ajedrez que ganó en noviembre de 2013 al derrotar esta tarde y por tercera vez en las últimas cuatro partidas de su enfrentamiento con el aspirante actual, el ruso Ian Nepomniachtchi, también nacido en 1990.

Aunque restan por disputarse cinco de las 14 previstas, nadie apuesta porque ‘Nepo’ logre remontar el marcador actual, favorable al noruego por 6-3 tras un juego, el noveno, que se decidió por un grosero error del candidato, quien se dejó un alfil en la jugada 28.

En realidad, semejante descalabro de Nepomniachtchi no se explica sin recordar lo sucedido el pasado viernes durante la histórica sexta partida de este match, y en la que Carlsen logró su primera victoria de este match tras más de ocho horas de juego y 136 movimientos, convirtiéndose en la más larga de las disputadas en los Mundiales de Ajedrez. Fue una batalla épica que hizo las delicias de millones y millones de aficionados por todo el planeta ante las trepidantes alternativas de las que gozaron ambos contendientes y en la que no faltaron las inconcreciones propias de los apuros de tiempo.

Antes de medirse al campeón por el título mundial, a favor de ‘Nepo’ contaba que nadie presentaba un balance tan favorable en sus partidas directas contra el genio noruego (4-1 y el resto tablas), pero en su contra se le acusaba de tener la mandíbula de cristal. Visto lo visto tenían más razón los segundos, porque el retador no ha levantado cabeza desde esa derrota en la sexta partida y, tras las tablas de la séptima (justificadas por el cansancio acumulado en el ‘maratón’ del día anterior), Carlsen volvió a ganar en la octava con blancas y, previa jornada de descanso ayer, el ruso ha sufrido hoy su tercera derrota de las cuatro últimas partidas, con el agravante de un clamoroso error que lo deja prácticamente sin opciones.

Al noruego le basta ahora con tres tablas en las cinco partidas que faltan para revalidar por cuarta vez el centro mundial de las 64 casillas que en 2013 arrebató al indio Viswanathan Anand. Desde Por ese camino se quedaron de nuevo Anand, al que Carlsen ganó en la revancha disputada en 2014, así como el ruso Serguei Kariakin y el estadounidense Fabio Caruana, ambos derrotados en las partidas de desempate en 2016 y 2018, respectivamente.

Con esta contundente victoria en Dubai frente a Nepomniachtchi, Magnus Carlsen consolida su rol como uno de los mejores ajedrecistas de la historia, sumando prácticamente un decenio como campeón mundial, más allá de si finalmente se recuperará o no en 2022 el año perdido por la pandemia. La edad de este noruego gran amante del fútbol y fan del Real Madrid, 31 años, no será un impedimento para soportar físicamente las exigencias de mantenerse al máximo nivel, y ha demostrado sobradamente que es el mejor de su generación.

Eso sí, desde abajo asoma con luz propia un talento iraní nacionalizado francés en 2019 llamado Alireza Firouzja quien, a sus 18 años, asombra por su extraordinario talento. Tras Carlsen, es el único ajedrecista que hoy supera los 2.800 Elo (sistema matemático para medir objetivamente el rendimiento de los ajedrecistas, similar a, por ejemplo, el de los tenistas), y se ha clasificado para el Torneo de Candidatos donde el año que viene se dilucidará quién será el nuevo aspirante al cetro del noruego.

¿Será muy pronto para Firouzja, dada su juventud y la fortaleza que Carlsen exhibe en su etapa de madurez? La historia nos dice que tanto el propio Carlsen como Gari Kaspárov ganaron el título con 22 años, e incluso el ruso Ponomariov lo logró a los 18 años durante la superada escisión entre la FIDE y la PCA. Sea como fuere, hay quien ya se frota las manos por lo que un duelo entre ambos fenómenos supondría para el Ajedrez, que hoy en día disfruta de notable expansión y popularidad por todo el orbe pese a que sus orígenes se remontan, al menos, al siglo III a.C.  

TE RECOMENDAMOS