superconfidencial

¿Era cuento o historia?

Voy a ser muy pueril. Las declaraciones del famoso investigador del fenómeno ovni y de otros asuntos históricos, Juan José Benítez, coinciden con nuevos programas de la NASA y de la agencia rusa que se ocupa del espacio que se refieren a la destrucción de asteroides. Concretamente, a la puesta en órbita de naves fuertemente armadas, capaces de hacer papilla los objetos que amenacen a la Tierra. Ya lo hemos visto en alguna película. Naturalmente que poco más vamos a saber de esto. Dice Benítez que tiene confirmado en un 60% que en 2027 una enorme masa de roca espacial podría impactar contra el planeta azul; es decir, sin certeza plena de que el choque se produzca. Y, si lo hace, mataría a 1.200 millones de personas. Y más allá de la promoción de sus libros, lo cierto es que el planeta en el que vivimos corre riesgos potenciales de que algo así pueda ocurrir un día. No hablemos ya de 2027, que está ahí al lado, sino de edades que se denominan geológicas, cientos, miles de años. A mí esas cosas del espacio me impresionan mucho. Es curioso porque antes no me gustaban los temas relacionados con otros mundos, desconocidos y oscuros. Pero ahora sigo con cierto interés las noticias que se refieren al espacio y cada vez estoy más seguro de que no estamos solos en el cosmos, sino que existen otras civilizaciones, más adelantadas o más atrasadas que la nuestra. Testimonios existen, pero se mantienen celosamente guardados. El pánico sería el primer enemigo de un planeta amenazado, que ya sufrió un choque brutal que enterró a los dinosaurios. Yo, tiritando, despertaré un día y me acordaré del guatemalteco Augusto Monterroso, que fue un visionario y el autor del cuento más corto del mundo: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”. A lo mejor no era cuento, sino historia.

TE RECOMENDAMOS