erupción la palma

Once semanas de erupción volcánica y once historias conmovedoras

Detrás del Cumbre Vieja hay miles de testimonios humanos que retratan el drama, la lucha y la superación de los palmeros tras 77 días de angustia e incertidumbre

El volcán de La Palma cumplió ayer 11 semanas desde el inicio la erupción, el pasado 19 de septiembre, en la zona conocida como Cabeza de Vaca. Un total de 77 días de angustia, tristeza e incertidumbre para los palmeros y palmeras que siguen de cerca el avance de las lenguas de fuego, que no cesan en su monstruoso empeño de destrucción, arrasando con miles de hectáreas y edificaciones, sepultando los sueños y el trabajo de toda una vida.


En estas 11 semanas, se ha ido retratando el perfil humano detrás de la erupción, el de las familias que ya se han quedado sin hogar, el de los agricultores y trabajadores que ya no tienen negocio al que volver ni tierra que cultivar. Estas son las 11 historias de lucha, superación y empatía que han conmovido a muchos lectores.

Dácil, de una casa con jardín a una caravana
El día que el volcán de La Palma entró en erupción, Dácil y sus hijos de 2 y 7 años estaban en la piscina. Junto a otros familiares, almorzaban con tranquilidad en su casa de Las Manchas, un barrio que ahora está escondido bajo la ceniza. De pronto, un fuerte estruendo los sobresaltó. “Eso habrá sido un helicóptero’’, dijeron algunos. Pero cuando se asomaron a la ventana, vieron cómo la tierra comenzaba a escupir lava a unos cinco kilómetros de su hogar. “Los niños estaban en bañador, sin zapatos, ni ropa, pero los metí en el coche y nos fuimos de allí’’. Desde ese entonces, la palmera convive en una caravana con su pareja, sus dos hijos, su suegra, su cuñada, y con sus mascotas, dos perros y un pájaro.

Puedes leer aquí el artículo completo.

TE RECOMENDAMOS