la palma

Una de las coladas de lava arrasa 60 edificaciones a lo largo de 36 horas

La superficie afectada ha aumentado en 27 hectáreas, hasta las 1.182, con una anchura máxima de 3.350 metros, y los daños en infraestructuras rondan la cifra de 3.039 construcciones

En la exitosa novela de Julio Verne, Phileas Fogg dio la vuelta al mundo en 80 días. Ese es el periodo de tiempo que ayer completó el volcán de Cumbre Vieja. Continúa su recorrido sin intención aparente de parar. La colada de lava surgida al oeste de la Montaña Cogote, que cae por el cantil en Las Hoyas y se derrama sobre la isla baja arrasó nada menos que 60 edificaciones en 36 horas. Este fue uno de los datos que Miguel Ángel Morcuende y Carmen López ofrecieron en la rueda de prensa del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca).

La aportación principal discurre por tubos lávicos que desembocan por la zona central, pero el grueso de la energía se desvía hacia el suroeste: busca el camino de la colada 11 y se entronca en la 9, alimenta el delta primigenio y rellena huecos al sur.

El director técnico indicó que la superficie afectada ha aumentado en 27 hectáreas, hasta las 1.182, con una anchura máxima de 3.350 metros, y más de 48 hectáreas de deltas lávicos. Según la información facilitada por el sistema de satélites Copernicus, los daños en infraestructuras desde el inicio del proceso eruptivo, el 19 de septiembre, rondan la cifra de 3.039 construcciones, de las que 2.881 están destruidas totalmente y 158, parcialmente afectadas o en situación de riesgo.

Acerca de la evolución de las coladas, la portavoz del comité científico del Pevolca explicó que, desde el foco efusivo situado al oeste del cono principal, la lava transcurre por un tubo volcánico, que tiene varios jameos del que parte una colada que se desplaza hacia el oeste sobre coladas anteriores, cuyo frente se ha desbordado hacia el suroeste sobre terreno no afectado previamente, hasta llegar al lateral norte de la colada que nació al oeste de la Montaña del Cogote. Asimismo, se encuentran activos varios centros de emisión en la parte central y suroriental del cono principal, con pulsos esporádicos de actividad estromboliana y emisión de cenizas. Las grietas y fracturas observadas en jornadas precedentes, en la parte superior del cono secundario, no han mostrado cambios o modificaciones relevantes. Carmen López apuntó que en un reconocimiento se ha constatado que hay una serie de pequeñas grietas o fisuras que bordean las coladas anteriores y de las que han salido estas coladas efímeras. Se trata de “lava muy fluida y desgasificada, de alta temperatura, motivo por el que avanzan muy rápidamente”.

En cuanto a las deformaciones, continúa sin haber una tendencia clara en las cercanas al centro eruptivo y estabilidad en el resto de la red, excepto en una estación alejada con ligera deflación. La sismicidad intermedia sigue baja y el número de sismos a profundidades superiores a 20 kilómetros está en valores muy bajos. La magnitud máxima ha sido 3,5 mbLg, de un evento registrado el lunes, a las 8.23 horas, sentido III (EMS), a profundidad de 14 kilómetros.

El tremor permanece en niveles bajos e igual de estable. La red de estaciones permanente GNSS no muestra una tendencia clara en la deformación en las zonas cercanas a los centros eruptivos, según transmitió el Instituto Geográfico Nacional (IGN).

Asimismo, la sismicidad sigue baja en la zona central de Cumbre Vieja y la mayoría de los terremotos se localizan a profundidades de entre 10 y 15 kilómetros. Se han registrado dos sismos superficiales en el área cercana al edificio volcánico. El IGN localizó de madrugada 14 movimientos, uno de los cuales tuvo ha tenido una magnitud de 3,4, a las 2:32 horas a 13 kilómetros de profundidad bajo el municipio de Fuencaliente. De los 14 sismos de las primeras horas de ayer, ocho se detectaron en Fuencaliente y seis en Mazo, en profundidades que oscilaron entre los 10 y los 31 kilómetros. El primero ocurrió a las 00.25 horas en Mazo, con magnitud 2,4, el de mayor profundidad.

La altura de la nube de cenizas estaba en 3.000 metros con dirección noreste, y el cono mide 1.123 metros sobre el nivel del mar.

Por su parte, no se produjeron nuevas superaciones de los valores de calidad del aire debida al dióxido de azufre (SO2). Se mantenían en niveles de calidad del aire entre buenos y regulares en todas las estaciones de la Isla. El lunes se anotaron cuatro superaciones del valor límite horario en la estación de Puntagorda; una de ellas, por encima del nivel de umbral de alerta y con niveles de calidad del aire oscilando entre regulares y muy desfavorables a lo largo de la segunda mitad del día. Como consecuencia, se rebasó el valor límite en Puntagorda. En el resto de las estaciones no se notificaron superaciones de los valores límite de referencia, y los niveles de calidad del aire variaron entre buenos y regulares.

En lo que se refiere a las partículas menores de 10 micras (PM10), los niveles de calidad del aire por la mañana eran desfavorables en las estaciones de Los Llanos de Aridane y La Grama, y entre razonablemente buenos y regulares en las demás. A partir del mediodía de anteayer hubo un ligero ascenso generalizado de los valores registrados, principalmente en las estaciones de Los Llanos de Aridane y La Grama. En esta segunda estación se superó por tercer día consecutivo el valor límite y su índice de calidad del aire recuperó niveles desfavorables.

Como medida de precaución, se recomienda a la población sensible y grupos de riesgo en Breña Alta, Valle de Aridane, Tijarafe y Puntagorda que reduzca las actividades al aire libre y las pospongas hasta que la calidad del aire sea buena o razonablemente buena. Para la población general, se recuerda el uso de la mascarilla FFP2 y se reitera el consejo de aminorar las actividades prolongadas y enérgicas al aire libre; especialmente, si presenta tos, falta de aire o cualquier otro síntoma, y realizarlas en el interior.

Reclamo turístico

En este puente, La Palma alcanza el 85% de ocupación hotelera. Julio Marante, presidente de la asociación de guías turísticos, declaró a Radio Nacional que, aunque el volcán se ha convertido en un reclamo más, los turistas son conscientes del daño que está causando a los palmeros y muestran su solidaridad y respeto. “Al principio se vivía una dualidad complicada”, relata. “El turista miraba asombrado y el residente se asomaba a ver si su casa estaba en pie”. Marante cuenta la experiencia de una excursión privada de dos personas que gastaron 800 euros en 20 horas. Sin embargo, añade, “hay quienes llegan a las nueve de la noche en un ferri y se van a las seis de la mañana”. Con la operatividad aeroportuaria limitada, tampoco se queja: “Menos deja una piedra. Invitamos a que vengan a conocer La Palma. Estará bien”. En estas circunstancias, entiende que las dotaciones y servicios son “suficientes”.

Preguntado por los negocios paralelos, al calor del fenómeno, Julio Marante responde: “Las formas de trabajar han cambiado. Por ejemplo, en la dedicación nuestra, las actividades se tornan nocturnas. Muchas veces empezamos a las ocho de la tarde y finalizamos a la una o dos de la madrugada. En Canarias nos encontramos ahora en temporada alta salvo en La Palma”. No pierde la ocasión de promocionar los encantos de la Isla Bonita: “Somos la imagen de un turismo sostenible, no masificado, un destino natural sin parangón. Y el 90% no está afectada por la erupción”.

TE RECOMENDAMOS