economía

Inversión en vehículos eléctricos

Tener presente el concepto de sostenibilidad se ha convertido en una obligación para todos los ciudadanos del planeta
Inversión en vehículos eléctricos. Pixabay

Por Puneet Vaswani

Tener presente el concepto de sostenibilidad se ha convertido en una obligación para todos los ciudadanos del planeta. Los continuos desastres meteorológicos, la contaminación del aire en las grandes ciudades, así como las inmensas cantidades de desechos que existen en nuestros mares y bosques, han situado a la sostenibilidad como una necesidad prioritaria e ineludible. El cambio climático es una realidad y lo único que podemos hacer es trabajar para intentar reconducir nuestros hábitos, a la par que los gobernantes regulen para transformar algunos modelos productivos y así mitigar este problema, para evitar que se convierta en un punto de no retorno. Por este motivo, en los últimos años ha aumentado significativamente la inversión en proyectos eco-friendly, especialmente tras la pandemia, que ha demostrado al mundo con las restricciones a la movilidad y los confinamientos, que somos los principales actores del problema.


Está demostrado que una movilidad “más limpia” contribuiría muy positivamente a la causa. Es una realidad que la mayoría de los medios de transporte que utilizamos actualmente (coches, motos, aviones, etc.) perjudican al medioambiente. La movilidad sostenible pasa inicialmente por los vehículos eléctricos, que se han ido desarrollando a lo largo de la última década. Más allá del uso personal, con una industria mundial de la automoción volcada en la producción de este tipo de vehículos, podemos observar que se generan (y se generarán) múltiples oportunidades de inversión a lo largo de toda la cadena de valor: i) los fabricantes exclusivos de vehículos eléctricos; ii) los fabricantes de estaciones de carga; iii) los vendedores e instaladores de dichas estaciones.


En lo que se refiere a compañías que pueden presentar oportunidades de inversión en el largo plazo, salen a la palestra nombres como Tesla, Xpeng, Nio, Rivian, sin desechar al resto de compañías fabricantes tradicionales que están en plena transición hacia los vehículos eléctricos. Por su parte, EVbox, ChargePoint, Enel X, Wallbox se incluyen en el grupo de los fabricantes de las estaciones de carga.


Algunas valoraciones bursátiles, como la de Tesla, descuentan prácticamente un monopolio en la fabricación de este tipo de vehículos y sus componentes, si bien compañías tradicionales como el Grupo Volkswagen tiene como objetivo convertirse en el mayor fabricante de coches eléctricos del mundo, superando así a la primera en 2025. Por su parte, el fabricante estadounidense no deja de superar las expectativas, habiendo entregado 308.600 vehículos en el cuarto trimestre del año (marca récord por sexto trimestre consecutivo, fruto de unos consumidores más concienciados). En este sentido, otras grandes compañías como General Motors o BMW también están realizando grandes inversiones y alianzas estratégicas con el fin de transformar su gama de productos. Entre las estaciones de carga, las más destacadas que cotizan en los parqués son ChargePoint y Wallbox. En el caso de ambas compañías, el objetivo principal es el de acelerar la adopción de vehículos eléctricos a través de soluciones de carga y gestión de energías eficientes y simples. Con la salida a Bolsa de esta última, pretenden financiar sus necesidades de capital y operaciones hasta 2024 y 2025, donde ya prevén generar EBITDA y flujos de caja positivos.


La inversión en vehículos eléctricos y en toda su cadena de valor, generará un crecimiento de la economía en línea de producción, así como un impacto social y medioambiental. Asimismo, cabe destacar que la producción de EVs por parte de marcas chinas supera ya ventas de 2,97 millones de unidades, entre enero y septiembre de 2021 (incremento del +149% interanual), suponiendo este país el 58% del reparto de la producción mundial, seguido de Europa (27%) y EE.UU. (11%).


Con todo, el futuro está aquí. Actualmente hay unos 10 millones de EV en circulación, si bien los Acuerdos de París sitúan el objetivo mínimo necesario en 230 millones de vehículos. El mercado creció en ventas un 41% a nivel global en 2020 a pesar de la pandemia, según la AIE (Agencia Internacional de la Energía). Aunque existe una mayor concienciación ciudadana con la sostenibilidad, la incentivación del comprador hacia este tipo de vehículos dependerá también de la normalización de precios vs los vehículos de combustión, así como de otros incentivos adicionales a los de naturaleza fiscal actualmente aplicables.


Desde Cross Capital, abogamos por la integración de temáticas sostenibles en las carteras de nuestros clientes, incluyendo la subtemática de EVs en el apartado de transición energética/cambio climático.

TE RECOMENDAMOS