dos años del inicio de la pandemia

Sería un “escenario espantoso” sin las vacunas

Varios expertos hacen balance en el DIARIO e insisten en la importancia de la inmunización para cambiar el devenir de la pandemia; “si no tuviéramos vacunas, no tendríamos espacio en los cementerios”, afirma Sujanani

La vacunación masiva, clave para remontar. / Sergio Méndez

Dos años de la llegada del coronavirus a Canarias y la pesadilla continúa magnificada por la presencia de ómicron que ha generado récord de contagios, hospitalizaciones y fallecimientos, dando un vuelco a una pandemia que parecía que podía llegar a su fin. Varios expertos hacen balance en DIARIO DE AVISOS e insisten en la importancia de las vacunas, la mejor arma para protegernos de la gravedad.


El Jefe de Sección de Epidemiología del SCS, Amós García, recuerda que “la primera llamada de la esperanza” fue la llegada de la vacuna, “el inicio del control de una situación complicadísima, y de la cara más amarga de la pandemia, las hospitalizaciones y las muertes de nuestros mayores”. A partir de ahí, se ha ido “más o menos” controlando la pandemia, con los problemas que generó Delta, y al finalizar esa ola “todos pensamos que la pandemia estaba diciendo adiós”; sin embargo, apareció ómicron, con una capacidad de expansión brutal “que nos volvió a golpear, con unas incidencias terribles” desbordando Atención Primaria, y con un “gran impacto sobre los hospitales”, porque “por proporción se incrementan los ingresos”, pero no se ha traducido en tantos casos graves, “sobre todo debido a las vacunas”.
Si esta transmisibilidad nos llega a coger sin vacunas “el escenario hubiera sido espantoso”. Cuando salgamos de esta ola habrá una gran cantidad de gente que tendrá una “inmunidad natural tras contagiarse y otra gran cantidad con inmunidad adquirida de la vacuna”, una mezcla que “creará una inmunidad híbrida muy potente que puede marcar el futuro de la pandemia”, enfatizó.


El Catedrático de Microbiología, Antonio Sierra, afirma que quizás este SARS-CoV-2 ha llegado al máximo con ómicron. “Afortunadamente, su virulencia no es alta, con muchos cuadros leves y asintomáticos”. “Ha sido trascendental la vacunación que ha cambiado el panorama de la pandemia”. Pese a estar en una fase intensa, empieza a manifestarse un descenso, más tardío “en ingresos”, y lamenta “el impacto en la mortalidad que no habíamos tenido antes”. “Hay que seguir con mucho respeto”.


El catedrático de Parasitología de la ULL Basilio Valladares afirmó que la COVID “ha demostrado que somos muy frágiles”. “Ya avisó la OMS de que podría ocurrir una pandemia global. Debemos sentarnos y evaluar las lecciones que nos ha dado”. Además, alertó de que la COVID ha opacado “otras patologías que han sido desatendidas”, e insistió en que hay que resolver la pandemia a nivel global, “porque nos seguirán llegando mutaciones y alguna podría generar otro problema mayor”.

Personal sanitario de la UCI del HUC se dispone a dar un medicamento a un paciente ingresado con coronavirus. |Fran Pallero

Presión en los hospitales


Ómicron está afectando a los hospitales de la Isla. La directora gerente de La Candelaria, Natacha Sujanani declaró al respecto que “está muriendo más gente porque los infectados se han multiplicado por más de 10, pero si no tuviéramos vacunas, no tendríamos espacio en los cementerios”. “La clave no es la cepa, sino el estado vacunal”. Además, alabó que en estos dos años y seis olas, “el sistema sanitario ha sabido adaptarse a las situaciones que iban surgiendo” y reiteró que hay que “valorar y replantear las condiciones del personal sanitario, buscar la estabilidad de los que han trabajado en la primera línea y unas remuneraciones acordes a su exigencia y responsabilidad”.


En la misma línea, Mercedes Cueto, gerente del Hospital Universitario de Canarias, manifestó que “la respuesta del personal ha sido excelente, con una implicación para poner en marcha diferentes iniciativas, servicios y superar momentos muy difíciles como la gestión y atención en las residencias, que les afectó emocionalmente”. Recalca que gracias a las vacunas se ha podido hacer frente a la COVID, “sin ellas la situación actual hubiese sido catastrófica” y que “hemos sido capaces de afrontar el virus, a pesar de todos los obstáculos, gracias a los excelentes profesionales del sistema sanitario y a una población comprometida en su mayoría”. Ambas gerentes reconocieron su preocupación por comenzar a “atender también a pacientes con enfermedades que no sean COVID”.

Por su parte, el presidente de los Pediatras de Santa Cruz de Tenerife, Luis Ortigosa, recalcó que “a mayor vacunación, mejor control del virus”. “Ahora se está trasmitiendo a personas no vacunadas, que ya se habían infectado previamente, o vacunadas pero no les está dando grandes síntomas ni secuelas”. Da la impresión de que “podemos estar en el comienzo del final de la pandemia”, que esta variante “podría ser la que irá controlando la pandemia y la pase a endémica” y que convivirá con nosotros muchos años. Sin embargo, ante millones de personas aún sin vacunar “el virus circula libremente, puede hacer de las suyas, y entre las mutaciones alguna puede ser más virulenta”.

Para el neumólogo Miguel Ángel Ponce, esta sexta ola “es una locura, es la peor de las pesadillas para los profesionales sanitarios que estamos en primera línea”. Cree que “hay que explicar mejor para frenar la pérdida de credibilidad que la población está teniendo hacia las vacunas y la pandemia. Veo un mayor negacionismo y personas con muchas dudas sobre lAs vacunas. También debemos hacer autocrítica porque nuestras autoridades se ha dado una información demasiada confusa y no de forma adecuada”. Además lamentó que “no se tomaran medidas valientes” a la par que se expandió Ómicron con “controles laxos en los aeropuertos, sin unas restricciones en Navidad y sin una ley de pandemias” que frenarían los contagios. Además reconoció “la saturación y el cansancio del sistema sanitario como consecuencia de la avalancha de pacientes, el incremento de las bajas de sanitarios cercana al 10%,6 el retraso de atención en Primaria que hace que lleguen con mayor gravedad a los hospitales, o la ralentización de la vacunación, sobre todo en el refuerzo, donde más de 200.000 residentes aún no se la han puesto”.

Begoña Reyero, enfermera coordinadora de la campaña de vacunación en Canarias, manifestó en este sentido que “estudiamos porqué no vamos a la velocidad que deberíamos. La confianza ha disminuido, se aprecian más dudas y preguntas en los centros de vacunación, la con más miedos a los efectos secundarios”. Además cree que “quizás se generó en la sociedad unas expectativas optimistas o muy ambiciosas con la idea de que me pongo la vacuna y ya me olvido” y esta pandemia nos ha enseñado que hay que ir con mucho respeto, cautela y no adelantarse”.

Amos García: “La primera ola tuvo un impacto dramático en las residencias”

El Jefe de Sección de Epidemiología del Gobierno de Canarias valoró que el coronavirus “es la crisis sanitaria más importante que hemos vivido en los últimos años en el mundo, nadie esperaba este impacto. Los países desarrollados nos miramos al ombligo pensando que no iba a salir de China, pero ante esta enfermedad nunca podemos bajar la guardia. La primera ola fue espantosa y tuvo un impacto dramático en las residencias. Al disminuir el número de casos, las llamadas a la normalidad no han tenido en cuenta lo que significa vivir en pandemia”

Natacha Sujanani: “Temimos en la quinta ola por el cuidado de los pacientes críticos

La directora gerente del Hospital Nuestra Señora de la Candelaria destacó que “tras el positivo de La Gomera y el Hotel H10 Costa Adeje, todavía creíamos que podíamos controlar y frenar la pandemia, pero los acontecimientos nos llevaron a una primera ola muy angustiosa que se caracterizó por la carencia de material de protección para que los sanitarios pudiéramos trabajar, así como vivir el fallecimiento de pacientes. La quinta fue espantosa por cómo golpeó a La Candelaria, temimos por el cuidado de los críticos ante la gravedad que presentaban”.

Mercedes Cueto: “Nadie estaba preparado para afrontar una pandemia”

La directora gerente del Hospital Universitario de Canarias afirmó que “la llegada de la COVID supuso un cambio en la vida de todos, tanto desde el punto de vista personal como en el profesional. En el HUC han sido dos años muy intensos en los que hemos tenido que afrontar una pandemia para la que nadie estaba preparado. Supuso tener que realizar cambios organizativos: nuevos protocolos, trabajo multidisciplinar, liderazgo clínico, decisiones compartidas, renovación tecnológica y áreas de hospitalización para ser más flexibles y polivalentes”.

Antonio Sierra: “Hay que tener prudencia, porque hay cifras altas de contagios y fallecidos”

El catedrático de Microbiología de la Universidad de La Laguna destacó que “ha sido trascendental la vacunación que se inició en diciembre de 2020 en España y que ha cambiado el panorama, en el sentido de que sin ella el impacto hubiese sido mayor. Aunque tenemos la esperanza de que el virus sea menos intenso hay que tener prudencia, porque hay cifras muy altas de contagios y muertes que obligan a mantener las restricciones, a pesar del impacto socioeconómico que tienen, y ante una futura evolución que podría hacerlo más fuerte”.

Basilio Valladares: “Ha sido un auténtico descalabro a nivel mundial”

El Catedrático de Parasitología y exdirector del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública la ULL afirmó que “nos cogió por sorpresa y cometimos el error de pensar que era menos que una gripe. Se ha demostrado que la investigación con medios ha sido capaz de crear vacunas y tras conocerla se han perfeccionado los tratamientos. Ya había avisado la OMS de que podía ocurrir una pandemia global, pero nadie pensó que sería tan fuerte y afectaría a la gente mayor, la convivencia, la economía, y empobrecería a mucha gente. Ha sido un descalabro mundial. Debemos evaluar la lección”.

Begoña Reyero: “La llegada de las vacunas fue una expectativa maravillosa”

La enfermera coordinadora de la campaña de vacunación en Canarias destacó que “hemos pasado del desconcierto y la ignorancia de no saber a lo que nos enfrentábamos a avanzar en conocer la transmisión y las medidas que nos ayudarían a controlar la pandemia. La llegada de las vacunas fue una expectativa maravillosa y la esperanza. Han sido años complicados a nivel de control y de aclarar a la población lo que tenía que hacer, y los cambios ante el descubrimiento de nuevas evidencias han creado confusión en la sociedad”.

Luis Ortigosa: “Las medidas restrictivas ayudaron, pero la vacuna fue la inflexión”

El presidente de los Pediatras de Santa Cruz de Tenerife, Luis Ortigosa analizó que “ahora tenemos mejores sistemas de vigilancia y análisis epidemiológico. La adopción de medidas y restricciones ayudaron a su control, pero el punto de inflexión llegó con la vacuna. Una vez que hemos inmunizado, las muertes y los ingresos hospitalarios de mayores han descendido. Da la impresión de que podemos estar ante el final de la pandemia, que puede durar unos meses más. Ómicron controlará la pandemia y pasará a endemia, pero con la alerta de una variante nueva” 

Miguel Ángel Ponce: “El sistema sanitario está tensionado, agotado y herido de muerte”

“Esta pandemia ha sido una pesadilla. Al principio, los datos que nos llegaron eran confusos y los científicos nos equivocamos. Empezamos a buscar soluciones y la ciencia en menos de un año nos dio una vacuna que disminuía la infección. A lo largo de estas seis oleadas hemos tenido poca coordinación, mucha improvisación política y faltó hablar más con los científicos. El sistema sanitario está agotado, tensionado, casi herido de muerte. Debe reconstruirse”.

TE RECOMENDAMOS