la palma

Los ERTE para 1.807 palmeros se prorrogarán hasta junio

El secretario general de la UGT es optimista respecto a la creación de empleo en la recuperación, pero teme que sea transitorio y habla de un cambio del tejido productivo
Pepe Álvarez, secretario general de la UGT, junto a Lupe Parrilla, su homóloga en La Palma.

Los ERTE para La Palma se prolongarán hasta junio, tal y como lo acordó el Consejo de Ministros ayer. Su ampliación más allá de esa fecha dependerá del comportamiento de la economía, la recuperación gradual de los empleos destruidos durante la crisis volcánica y del impacto de las medidas adoptadas. El secretario general nacional de la Unión General de Trabajadores (UGT), Pepe Álvarez, presidió ayer en La Palma una asamblea de delegados sindicales, justo el mismo día en el que el Consejo de Ministros atendía las peticiones de la organización y de otros agentes económicos y sociales con la ampliación extraordinaria, hasta el ecuador del año, de este mecanismo de flexibilización laboral al que están acogidas 1.807 personas en La Palma.

Álvarez, que celebró una asamblea general con delegados sindicales de todos los subsectores económicos de la isla, recordó que el objetivo es claro: “Se trata de que las personas afectadas puedan reconstruir sus vidas, sus negocios y recuperar el empleo”.

Las consecuencias del volcán en términos de empleabilidad ha sido grave, mucho más si se tiene en cuenta que La Palma cuenta con un paro estructural desde finales de la década de los años 90. La previsión del secretario general nacional de UGT es que a corto y medio plazo se generará empleo (sin ir más lejos, solo con el plan extraordinario puesto en marcha por el Gobierno de Canarias ya se han contratado a algo más de 800 personas), pero no empleo estable. “Hay algunos puestos de trabajo que se van a recuperar más rápido pero en otras será más complejo; de salida se crea empleo de manera importante pero es un empleo transitorio para la reconstrucción tras el volcán”. La foto fija de las más de 1.800 palmeros en ERTE, a expensas de cómo impactarán las medidas llevadas a cabo por el Estado y Gobierno regional, con la mediación de Europa en lo que a la agricultura se refiere, es de “preocupación por la pérdida de trabajo y miedo a que no los llamen a trabajar o bien que los llamen para luego, en seis meses, ser despedidos”. Así lo resume Lupe Parrilla, secretaria general en La Palma de la UGT, que detalla que “nos encontramos en una situación muy delicada porque la economía tiene que volver a caminar; necesitamos cambiar el tejido productivo de la Isla”.

TE RECOMENDAMOS