sanidad

Manifestación en los centros de salud de enfermeras y sanitarios

Denuncian el grave deterioro, abandono y precariedad que sufre Primaria y exigen mejoras en la atención y cuidados que se prestan
Las enfermeras se movilizarán el próximo jueves.
Las enfermeras se movilizarán el próximo jueves.

Enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas se concentrarán hoy en el centro de salud Doctor Guigou de Santa cruz de Tenerife y en el centro de salud Canalejas de Las Palmas para denunciar el grave deterioro, abandono y precariedad que sufre la Atención Primaria en Canarias y exigir medidas que mejoren la atención y cuidados que se presta a pacientes y ciudadanía.

Convocados por el Sindicato de Enfermería (Satse), los profesionales denunciarán, entre otros problemas, la gran sobrecarga y tensión asistencial existente, el aumento de las esperas para ser atendido de manera presencial, el poco tiempo que disponen para atender y cuidar como se merece a cada persona o la supresión paulatina de programas de prevención y promoción de la salud, así como de hábitos de vida saludable.

Otros asuntos fundamentales para el colectivo y el conjunto de la ciudadanía son el desbloqueo en la tramitación parlamentaria de la Ley de Seguridad del Paciente, que se posibilite la jubilación anticipada voluntaria y que se permita la reclasificación profesional en el grupo A, sin subgrupos, además de acabar con la temporalidad y precariedad laboral que vienen sufriendo desde hace años.

Además, afirman que se inician meses de lucha y reivindicación por parte de las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas en los centros sanitarios para acabar con “el abandono y descalabro del sistema sanitario que solo puede achacarse a aquellos que mandan, pero no cuidan y atienden a las personas”.

Las mismas irán aumentando de intensidad, y antes de que finalice el actual mes de febrero, se convocarán otras en los hospitales, con el objetivo de que las administraciones públicas y los partidos políticos “reaccionen de una vez por todas, y destinen los recursos y medios necesarios a lo que realmente importa a la ciudadanía, como es su salud y bienestar general”.

Una reciente macroencuesta demuestra la situación insostenible de las enfermeras: el 85% ha visto afectada su salud mental por la pandemia y la mitad se plantea abandonar la profesión. La incidencia de contagios multiplica por 2,3 la general; un tercio ha sufrido depresión; 6 de cada 10 insomnio; y algo más de dos terceras partes, episodios graves de ansiedad (67,5%).

Tras los aplausos, la profesión enfermera se siente abandonada y ha perdido la fe en ver resueltos los obstáculos y precariedades que sufre cada día. El 98,7% ni se siente reconocida por los políticos ni confía en que estos den soluciones y el 91,7% cree necesario movilizarse.

TE RECOMENDAMOS