sociedad

Ómicron golpea en las residencias: las muertes se cuadruplican en un mes

Aunque la vacunación de refuerzo ha limitado enormemente la letalidad, el espectacular aumento de casos impacta en los óbitos
dependientes-canarios
Ómicron golpea en las residencias: las muertes se cuadruplican en un mes

El número de muertes en las residencias asociadas a la COVID durante la sexta ola es ya de 1.020 personas, muy cercano a las de la quinta (1.108). Según datos del Imserso, la mayor parte de ellas se han producido en enero, cuando hubo 788 fallecimientos, de los que 779 fueron en residencias de mayores.

El primer hito de la vacunación en residencias finalizó a mediados de marzo. Una parte de las muertes de la quinta ola se relacionó con el tiempo pasado desde la inoculación de la pauta completa en personas mayores y la reducción de la inmunidad generada por las vacunas.

La campaña de inmunización con dosis de refuerzo en los centros sociosanitarios terminó a principios de diciembre. Justo un mes después e influido por un aumento general de los contagios nunca antes visto en la pandemia, el número de fallecimientos se ha cuadruplicado.

En octubre, mes que vivió la transición entre el final de la quinta ola y el principio de la sexta, se registraron 59 muertes en residencias (nunca hubo una semana con cero defunciones en 2021). En noviembre bajó esa cifra hasta los 34. Y es que el incremento de las infecciones en residencias suele llevar un retraso de una o dos semanas respecto al de la población general, lo que unido al mínimo de 14 días que tarda el virus en ser mortal en los casos graves explica por qué las residencias no notaron ese mes el comienzo de la sexta ola.

En diciembre la situación cambió y se registraron 174 muertes, cinco veces más que el mes anterior. Enero vio multiplicarse nuevamente la cifra y en la última semana del mes hubo 276 muertes, de las que 275 correspondían a mayores.

El Imserso especifica que esa cifra se refiere a los fallecimientos con COVID confirmado por prueba diagnóstica. No hay información disponible sobre los decesos causados generalmente tras una neumonía provocada por la infección.

“El perfil de los pacientes fallecidos es similar al de las olas previas: adultos mayores con alta comorbilidad”, explicó Francisco Tarazona, vocal de la junta directiva de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, “la cual disminuye la capacidad de respuesta ante la enfermedad”. La tasa de mortalidad ha disminuido “gracias a la menor virulencia de ómicron y a la inmunidad aportada por las vacunas. Sin embargo, esto no significa que el virus no siga siendo peligroso y potencialmente mortal”, recuerda.

TE PUEDE INTERESAR