sociedad

Pilar, la canaria que dignificó a las víctimas de la aviación

El equipo de la responsable de la asociación por los afectados del accidente de Spanair logra que tal día como hoy se homenajee a quienes sufrieron este tipo de accidentes

“Recuerdo nítidamente dónde y lo que estaba haciendo aquel trágico 20 de agosto de 2008…Sin embargo, los recuerdos se dispersan cuando intento encontrar el momento en el que decidí cargar con la infernal carga de la lucha por la verdad y la justicia sobre la catástrofe del Vuelo JK5022. El 20 de agosto de 2009, en el lugar del accidente, sentí algo especial que me empujó a involucrarme… hasta el día de hoy”. Así comienza el artículo de opinión que Pilar Vera Palmés (Las Palmas de Gran Canaria, 1953) publicó esta semana en DIARIO DE AVISOS con motivo de la designación por parte del Consejo de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) de tal día como hoy, 20 de febrero, como Día Internacional para la Conmemoración de las Víctimas de Accidentes de Aviación y de sus Familias, aceptando así la propuesta elevada por Vera en nombre de la Federación Internacional de Víctimas de Accidentes Aéreos y sus Familias, creada, a su vez, por esta canaria indomable, que perdió a un familiar en el accidente del vuelo JK5022 de Spanair que se estrelló en el Aeropuerto de Barajas (Madrid) el 20 de agosto de 2008 cuando despegaba rumbo hacia Gran Canaria, y que costó la vida de 154 personas, la gran mayoría isleños, y otras 18 resultaron heridas.

El reconocimiento de la OACI (de cuya enjundia da buena cuenta el hecho de que pertenecen a la misma 183 países) para celebrar cada 20 de febrero y así “promover acciones de concienciación acerca del tema y tomar medidas apropiadas para que se apliquen las normas” previstas por dicha organización internacional es un logro más de esta hija de las Islas que se afincó en Madrid, a donde marchó tras la senda de Adolfo Suárez hace 42 años por un contrato de seis meses tras ser descubierta por ese reconocido cazatalentos llamado Lorenzo Olarte, quien fuera presidente de Canarias entre otras altas responsabilidades.

El trágico accidente de Barajas en el que falleció su sobrina, que tenía entonces 32 años, y los iniciales problemas de funcionamiento existentes en la asociación creada por los afectados hizo que Vera diera un paso adelante y tomara las riendas de la misma con una efectividad tal que hoy su labor es reconocida en organismos internacionales como la OACI, donde, lejos de centrar sus esfuerzos en lo que le atañe directamente, se esforzó porque las víctimas de cualquier accidente aéreo en cualquier parte del planeta vean reconocidos sus derechos.

Lejos de amilanarse con los reveses que supusieron las decisiones judiciales españolas (“Ibas al juzgado y ellos tenían 30 abogados y nosotros uno”, recordaba hace un lustro en una entrevista con este periódico), que se limitaron a responsabilizar del siniestro del vuelo JK5022 a los pilotos fallecidos en dicho despegue frustrado, el empuje de Vera ha logrado poner en evidencia clamorosas deficiencias en los organismos españoles sobre siniestralidad en la aviación civil. Sirva un ejemplo de ello es que llegó a demostrar que algunos miembros de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (Ciaiac) ni siquiera contaban con un mínimo de formación sobre este tipo de casos.

Conocedora de los entresijos burocráticos gracias a su paso por la Administración, buscó fuera lo que se negaba a las víctimas en nuestro país, con unos resultados impresionantes, dado que fue parte del proceso para la aprobación del actual Reglamento europeo y su plasmación española en un Real Decreto, además de la referida creación de la asociación internacional y este nuevo Día del 20 de febrero.

Pese a que en España sigue siendo ignorada (seguramente por los resultados de la comisión de investigación creada en el Congreso, que señala responsabilidades políticas tan llamativas como las que apuntan a la exministra de Transporte Magdalena Álvarez (PSOE), Pilar Vera, hoy con 67 años de edad, Premio Taburiente de DIARIO DE AVISOS, es un referente de que David, con la armadura propia de quien se rebela ante la injusticia) continúa derrotando a Goliat. Mañana interviene en el congreso de la OACI.

TE RECOMENDAMOS