cultura

‘La casa de piedra’ donde habita la memoria

Francisco Estupiñán Bethencourt publica su primer poemario, en el que transita por los recuerdos de la vivienda familiar en Pájara
El escritor y periodista Francisco Estupiñán Bethencourt. / DA

La casa de piedra (Ediciones Idea, Ediciones Aguere, 2021) es el primer poemario que publica el escritor y periodista Francisco Estupiñán Bethencourt (Las Palmas de Gran Canaria, 1961), pero no es la primera vez que como autor se acerca a la poesía. De hecho, esta nueva obra ha estado escribiéndose desde hace alrededor de 30 años. “Comparto esa frase de Joan Margarit: “Un mal poema ensucia el mundo”, argumenta el escritor canario en una charla con DIARIO DE AVISOS, “pues siempre he sentido una especie de miedo escénico hacia la poesía, de temor a perpetrar cualquier cosa que a mi juicio no tuviera la entidad o la calidad suficiente”.

En todo ese tiempo transcurrido, explica Francisco Estupiñán, ha existido un proceso de maduración de sus convicciones estéticas, en el que han tenido que ver las lecturas, la reflexión y la voluntad de “discernir a dónde quería llegar” en la escritura poética. “Y este libro es el modesto resultado de todo eso, modesto porque no se trata de una obra extensa y modesto porque sencillamente creo que lo es”, apostilla con una sonrisa el autor grancanario.

LA EXPERIENCIA

La casa de piedra, en todo caso, es un libro habitado por la memoria: “El fruto de las experiencias vividas en mi entorno familiar en la isla de Fuerteventura -explica Estupiñán-, en el municipio sureño de Pájara”. “Aunque estuve viviendo en Las Palmas de Gran Canaria hasta que me fui a estudiar a la Universidad de La Laguna, una o dos veces al año pasaba largas temporadas en Pájara, en la vivienda de mis abuelos: esa es la casa de piedra de este libro, el escenario que lo inspira”, agrega.

Los oficios de periodista, de poeta, de novelista y de ensayista no han discurrido sin cruzarse en el caso del escritor grancanario, sino que se despliegan como una especie de vasos comunicantes. “Siempre tuve claro que lo que más me gustaba era escribir. A partir de ahí, el periodismo me ha permitido ganarme la vida todos estos años y conocer muchas situaciones y a muchas personas, un conjunto de experiencias que creo que me han enriquecido como escritor, pues la literatura ha sido para mí algo consustancial”, afirma.

“Siempre me he dicho a mí mismo -apunta Francisco Estupiñán Bethencourt en otro momento de la conversación- que no quiero escribir mucho, lo que realmente quiero es escribir bien; que la obra que pueda dejar resista el paso del tiempo, que, al fin y al cabo, es la prueba del algodón de la literatura”.

Desde esa perspectiva, el autor de los poemas que vertebran La casa de piedra concibe la creación literaria como “un proceso de construcción continuo que parte de un plan preestablecido”. “Las tres novelas que he escrito -detalla- poseen un basamento histórico muy sólido. Eso implicó que los trabajos preparatorios para abordar la narración fueran abundantes, especialmente en lo que tiene que ver con la documentación histórica y con la capacidad de situarse en contextos pasados, lo que a veces no resulta nada fácil”.

LA MIRADA

Una dificultad que el escritor atribuye a la tendencia generalizada de evaluar sucesos históricos desde el punto de vista moral, y también político, del siglo XXI. “Mi primera novela, El corsario de Lanzarote [XXVII Premio de Novela Benito Pérez Armas de CajaCanarias], transcurre en el siglo XVI y creo que hubiera sido un gran error por mi parte observar a los personajes con una mirada contemporánea. De modo que procuré meterme en sus cabezas para relatar unos hechos a partir de cómo se vivía, se sentía y se pensaba en aquel contexto histórico”.

Al ejercer la artesanía literaria, Francisco Estupiñán confiesa ser meticuloso, exhaustivo, detallista en la construcción de los textos: “Sobre todo en el sentido de que siempre estoy dándole vueltas al lenguaje que empleo; buscando la mayor riqueza posible, pero también la precisión, para hallar el término más adecuado para cada cosa que señalo, que refiero. Por esa parte, soy hasta maniático”.

Está previsto que el autor comience las presentaciones públicas de La casa de piedra en la segunda quincena del próximo mes de abril, tras Semana Santa.

Portada del volumen. / DA

ENTRE EL PERIODISMO Y LA LITERATURA: LA PASIÓN DE ESCRIBIR

Doctor en Ciencias de la Información y licenciado en Filología Hispánica, Francisco Estupiñán Bethencourt ha desarrollado su trayectoria entre la literatura y el periodismo. Su primera novela, El corsario de Lanzarote (CajaCanarIas, 2012), obtuvo el Premio Benito Pérez Armas en 2011. Luego llegarían Negro Juan (MAR Editor, 2015) y El águila de San Juan (Ediciones Aguere, Ediciones Idea, 2019) , aunque su primer libro publicado fue un texto de no ficción, La isla redimida. Crónica de la metamorfosis de Fuerteventura (Cabildo de Fuerteventura, 2005). A todo ello hay que sumar numerosos artículos aparecidos en diversas publicaciones.

TE RECOMENDAMOS