la orotava

La Orotava acoge la primera unidad convivencial para mayores

Se trata de un recurso puesto en marcha por el Cabildo y gestionado por la fraternidad de la Divina Providencia con capacidad para 15 personas y un trato más personalizado
La inauguración contó con la asistencia de las autoridades, el personal y los usuarios y usuarias del centro. DA

La que fuera la casa del reconocido y recordado médico Emilio Luque Moreno, ubicada en la avenida que lleva su nombre, en La Orotava, se ha convertido desde ayer en la residencia Villa del Carmen, la primera unidad convivencial para personas mayores de la Isla que será gestionada por la fraternidad Divina Providencia.

Con este el recurso, puesto en marcha por el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS), el Cabildo de Tenerife quiere implantar un nuevo modelo de atención personalizada para mejorar la calidad de la atención que se presta a los usuarios y usuarias en el que se priorice la calidad de vida de estas personas, que tienen autonomía suficiente pero para las que la soledad es su mayor problema.

El inmueble, de grandes dimensiones y ubicado en pleno centro del municipio, cuenta con capacidad para 15 usuarios aunque de momento solo hay 9 mientras que la plantilla la conforman 12 trabajadores que desarrollan diferentes tareas.

“Debemos apostar por este modelo y no por macrocentros y tenemos el orgullo que hayan apostado por nosotros y nos den esa confianza para gestionar este primer centro”, declaró el director gerente de la Fundación, el sacerdote Julián Libreros Cabrera, durante la inauguración.

El acto también contó con la asistencia del presidente del Cabildo, Pedro Martín; la consejera insular de Acción Social, Marián Franquet, y la concejal de Bienestar Social de La Orotava, Belén González.
Esta última abogó porque el modelo a seguir por las diferentes administraciones “sea el de contribuir a reducir los macrocentros, apostando por viviendas integradoras que ofrezcan una calidad de vida para las personas mayores”.

El nuevo modelo

En el mismo sentido se pronunció Pedro Martín, quien subrayó que este primer recurso, único hasta el momento en Tenerife, “es una experiencia iReemportante porque queremos trabajar con un nuevo modelo en el que se prime la calidad y no la cantidad, como antaño, donde lo importante era construir grandes edificios para poner a muchas personas que tuvieran muchos años con el objetivo de suministrarle un alimento o que tuviera un techo y no importaba nada más”.

Por el contrario, el nuevo planteamiento promueve una atención personalizada, hogares distribuidos en el que los usuarios “se sientan no solo personas que van cumpliendo años sino ciudadanos y ciudadanas de primera categoría, que pese a que su capacidad no sea la misma del pasado siguen siendo válidos”, declaró Martín.

Por su parte, Marian Franquet hizo hincapié en la importancia de que todas las administraciones vayan en el mismo camino para optimizar los recursos y colaborar a que las personas mayores tengan calidad de vida y se dirigió a los usuarios y trabajadores del centro para decirles que “están abriendo una nueva forma de entender los recursos sociales, para que la calidad de vida de la gente de Tenerife sea mejor”.

La residencia Villa del Carmen aporta a las personas mayores autonomía personal de manera que, además del alojamiento, manutención y lavandería, se les brinda servicios de apoyo en la atención personal y social, acompañamiento y promoción para la integración y vida plena de las personas mayores en la comunidad.

TE RECOMENDAMOS