cultura

‘Museo moderno, desandar el camino’ propone nuevas lecturas de las obras de TEA

La exposición colectiva en el centro de arte contemporáneo profundiza, a través de creaciones datadas entre 1905 y 2021, en la propia idea de espacio museístico
La exposición reúne más de medio centenar de obras de diversos artistas. / DA

TEA Tenerife Espacio de las Artes, en la capital tinerfeña, presentó este viernes Museo moderno, desandar el camino, una exposición que ofrece una nueva lectura de la colección de este centro de arte contemporáneo del Cabildo. El director insular de Cultura, Alejandro Krawietz, y el director artístico de TEA Tenerife Espacio de las Artes, Gilberto González, dieron a conocer los detalles de una muestra que reúne más de medio centenar de obras (fotografías, pinturas, dibujos, esculturas, tapices, collages e instalaciones) datadas entre 1905 y 2021. Esta colectiva, que podrá visitarse de manera gratuita desde hoy y hasta el 26 de febrero de 2023, traza una constelación de obras presentes en las colecciones públicas de TEA que por distintos motivos son un inexorable recuerdo de que se asiste al duelo de un tiempo pasado.

En esta exposición -señaló Alejandro Krawietz- se ahonda y se profundiza “en la idea de museo, en lo que significa el museo a día de hoy”. “El espacio del museo debe ser, y es legítimamente interpelado, en esta exposición“, apuntó el director insular de Cultura, quien destacó que “los museos se expresan a través de diferentes tipos de exposiciones” y que en este caso la muestra presenta una tesis partiendo de una reflexión del equipo curatorial del centro sobre la colección.

Gilberto González recordó que esta es la tercera muestra que se hace de la colección de TEA en este espacio; la primera ofreció una reflexión sobre la idea de la historia, en qué medida se podía trazar una Historia de Arte desde las colecciones; en la segunda se abordaron cuestiones fundamentales de este territorio a través de los fondos del centro, y en esta tercera se ha buscado un marco más amplio en el que se pregunta “si tiene sentido el relato de la modernidad”. Esta propuesta, en la que también se habla sobre el significado de la escultura, persigue acercar al público a través de cinco ámbitos a una serie de obras que de un modo u otro niegan o evidencian la imposibilidad de presentar la historia como una sucesión homogénea a la que cada generación estaría convocada. Pero la exposición parte también de la necesidad de hacer evidente un conflicto institucional que cuestiona si este es un museo moderno o un museo contemporáneo.

“La exposición intenta trazar también un recorrido por lo que ha sido la museografía”, puntualizó el director artístico, que reconoció que a la hora de mostrar las obras en Museo moderno, desandar el camino han intentado pensar y recrear otras formas de exponer. Además de ello, González -quien comisaría esta exposición junto al equipo de TEA- explicó que el hilo narrativo de esta nueva propuesta expositiva recae en las imágenes del Archivo Francisco Lora (ca.1925-2000), donado a su muerte al Centro de Fotografía Isla de Tenerife. En concreto, en aquellas pertenecientes al periodo de los últimos años 70 y principios de los 80, justo antes de iniciarse muchos de los grandes planes de infraestructura y modernización económica propiciados en parte por los Fondos Europeos.

Lora documentó Santa Cruz, con especial atención al barrio de San Andrés, situado entre los procesos desarrollistas del tardofranquismo y los difíciles primeros años de democracia. Aún en fase de catalogación por el Centro de Fotografía, junto a los vecinos de San Andrés como parte del programa de Omnia, el visitante se podrá encontrar en la mayor parte de las ocasiones con retratos de vida, tanto de la calle como de escenas domésticas, en las que muchos podrán reconocerse.

Alejandro Krawietz y Gilberto González presentaron la propuesta expositiva. / DA

Gilberto González plantea que la cuestión, al menos para quienes hacen el museo -y por tanto sus colecciones-, es fundamental, porque el término moderno, que en sí mismo es confuso, cierra en cierta forma la posibilidad del cuestionamiento como estructura y allana el camino hacia el gran archivo que, a modo de repositorio, habría de hacer entender un pasado común. En el término contemporáneo, sin embargo, se encuentra la imposibilidad de ese pasado colectivo sustituyéndolo por la certeza de que se llega al presente con mochilas muy distintas, haciendo sumamente difícil un espacio de confluencia. Tanto si se opta por uno u otro, uno debe preguntarse a qué orden social sirve el museo y qué espacio ocupa cada persona en él.

El dispositivo museístico es una estructura que se convierte en ciencia a través de su práctica museológica y archivística. Tiende así a homogenizar las imágenes como parte de su propio proceso metabólico, sustituyendo la carga política de cada objeto por la veneración. Esto es, en parte, porque como institución se busca un consenso universalista y difícilmente puede mostrar el arte como expresión de una posición política consciente. Por ello, como templo de un nuevo orden -probablemente también sea ya de otro tiempo–, sustituye un sistema de concepción teológico por otro en el que el autor acaba por sustituir a Dios.

Museo moderno, desandar el camino exhibe obra de Elvira Alfageme, Vasco Araújo, Jon Mikel Euba, Adrián Alemán Bastarrica, Tony Gallardo, Bernardino Hernández, Pérez y Requena, Carlos Schwartz, Santiago Palenzuela, Martín Chirino, Engel Leonardo, Pilar Cotter, Stipo Pranyko, Dominique Ratton, Aurèlia Muñoz, Juana Fortuny, Janusz Maria Brzeski, Francis Joseph Bruguière, Óscar Domínguez, André Breton, Victor Brauner, Jacques Herold, Remedios Varo, Jacqueline Lamba, Wifredo Lam, José Luis Alexanco, Eulàlia Grau, Cándido Camacho, Ilse Bing, Barbara Morgan, Dan Graham, Wolfgang Tillmans, Pipo Hernández, Magnolia Soto, Laura Gherardi, René Magritte, Jorge Oramas, Juana Francés, Hector Hyppolite, Franz Roh, Pepa Izquierdo, Carlos Chevilly, Silvia Navarro, Lola Massieu, Manolo Millares, César Manrique, Amalia Avia, Muntean/Rosenblum, NRED Arquitectos, Juan Hidalgo, Walter Marchetti, Eusebio Sempere, Francisco Lora, José Luis Fajardo, Joaquín Rubio Camín, Esperanza D’Ors, Olga de la Nuez, Juan Botas Ghirlanda, Pancho Lasso, Claude Cahun, Pino Ojeda, Julio Le Parc, Carmen Arozena, Céline Condorelli, Mariano Benlliure y Gil, Robert Hobbs y del programa Por Asalto.

‘Museo moderno, desandar el camino’ se podrá visitar hasta el 26 de febrero del próximo año. / DA

Abierta de martes a viernes, de 12.00 a 20.00 horas, y los sábados, domingos y festivos, de 10.00 a 20.00 horas, Museo moderno, desandar el camino se enriquece además con una serie de obras en préstamo que refuerzan el discurso de la exposición, como son las piezas de Pancho Lasso y de Julio Le Parc, de la Colección del Museo Internacional de Arte Contemporáneo MIAC-Castillo de San José; de Juan Botas Ghirlanda, de una colección particular; el busto de Simón Bolívar, del Museo Municipal de Bellas Artes, y un textil de Olga de la Nuez y un grabado con dibujo de Carmen Arozena, del Museo Insular de La Palma.

TE RECOMENDAMOS