política

El Sáhara, parte del proyecto de “país canario” del cuatripartito

NC y Sí Podemos expresaron su malestar por la postura de Sánchez, que Torres reconoció que deberá explicar; los partidos del Pacto de las Flores se prometieron terminar la legislatura juntos
El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ayer, en el Parlamento autonómico | SERGIO MÉNDEZ

Unidad de acción ante los problemas que aquejan al Archipiélago. Ayer, los grupos políticos que conforman el cuatripartito que gobierna en Canarias (PSOE, NC, Podemos y ASG) emplearon sus turnos de intervención en el Parlamento regional, durante el Debate sobre el Estado de la Nacionalidad, para hacer tándem frente a asuntos como la subida del precio de los combustibles, la precariedad laboral o la erradicación de la pobreza. Expresando diferencias, sobre todo, en la postura del Ejecutivo central respecto al Sáhara Occidental, que los socialistas sostuvieron que no se aleja de los planteamientos que tradicionalmente ha defendido el Archipiélago, pero que para Luis Campos (NC) supone, casi, algo sentimental, y que constituye una “miserable decisión” del presidente español, Pedro Sánchez. “Una de las razones por las que estoy en política es por el pueblo saharaui”, dijo el nacionalista progresista.

A esa demanda de alinearse con la “legalidad internacional”, poniendo en valor las resoluciones aprobadas en el seno de las Naciones Unidas, también se unió el portavoz de Sí Podemos, Manuel Marrero, quien defendió que el conflicto debe tener “todas las garantías de cumplimiento del derecho democrático”. Un tercer frente fue el abierto por el dirigente de la Agrupación Socialista Gomera, Casimiro Curbelo, que aseguró que quienes continúan teniendo los mismos pensamientos “desde hace 40 años no han entendido nada”, dado que, a su juicio, es de suma relevancia mantener buenas relaciones con el continente vecino. Una clara referencia a la presunta normalización diplomática con Marruecos argüida por Madrid, si bien el líder gomero aclaró que Sánchez debió contar con Canarias para llevar a cabo un viraje de tanta envergadura. El presidente de la Comunidad Autónoma, Ángel Víctor Torres, coincidió en señalar que su homólogo nacional deberá explicar exactamente los términos de la carta que remitió al monarca alauí, Mohamed VI.

CC y PP habían tratado de alejar el foco, en el primer día del debate -martes-, de las grandes catástrofes ocurridas a lo largo de la legislatura, y más concretamente en el último año. Algo en lo que Manuel Marrero se mostró tajante: “Nunca un gobierno había tenido que sufrir cinco crisis”, en ocasiones, “superpuestas”, como “la sanitaria, económica y social; la migratoria; la del volcán de La Palma; la de la paz y la seguridad por la guerra en Ucrania, y la climática”. Trabas pese a las cuales, afirmó, “cumpliremos lo que hemos firmado en el Pacto de las Flores”. Y lanzó un mensaje al nuevo presidente de los populares en las Islas, Manuel Domínguez, afirmando que “no me quita el sueño” que, a ojos del PP, Podemos sea “la única oposición a sus propuestas”. Más bien, dijo, le generaba preocupación que, aun poniendo en marcha “la inteligencia colectiva”, trabajando de la mano de los sectores sociales y económicos, “nos queda mucho por hacer”.

No obstante, desde la formación morada apoyaron la idea de no invisibilizar tareas pendientes como bajar los índices de pobreza, que ya de por sí -declararon- han experimentado un descenso en este mandato, fruto de las políticas sociales aplicadas por el Ejecutivo. “Medida a medida, política a política, presupuesto a presupuesto, hemos ido cumpliendo, con el fin y objetivo de que hoy Canarias esté en vías de recuperación”, resumió la diputada Nayra Alemán, en representación del Grupo Socialista, acerca de las coyunturas a las que se ha enfrentado el Gobierno, que en su opinión “ha estado a la altura”. También en la erupción del volcán de Cumbre Vieja, en La Palma: “Jamás se habían activado tantos mecanismos y de forma tan coordinada” para dar respuesta a un fenómeno natural de características similares.

El martes, el grupo mayoritario de la oposición, CC, tiró de argumentario clásico acusando a Torres de claudicar a Madrid, siendo eclipsado este alegato, sin embargo, por el del PP, que asumió el papel de alternativa al Gobierno progresista. Y, como era de esperar, la respuesta a tal afirmación no se hizo de rogar por parte del PSOE, que ayer, en boca de Alemán, atribuyó a los coalicioneros ser “los nacionalistas que más dependen de Madrid de la historia”, ya que, a falta de ideas, vuelven a desempolvar viejos libretos. Y afeó a quienes han encabezado durante tres décadas los gobiernos regionales que, en vez de buscar una salida para conflictos como el convenio de carreteras, se dedicaran a “hablar” del mismo, pero no redactaran proyectos, como dijo que ha tenido que hacer el actual Ejecutivo.

Ante las dudas alentadas por ciertos medios respecto a la continuidad del pacto de gobierno, Luis Campos reiteró que pese a las diferencias que puede haber entre los socios en determinadas políticas, “en lo esencial, en lo fundamental, ha habido una unidad extraordinaria”. Un sentimiento que también dijo haber percibido en el operativo desplegado por la erupción palmera, donde apreció “un comportamiento ejemplar y modélico”, tanto de “la ciudadanía” de la Isla Bonita como “de las administraciones” implicadas en las labores de intervención y reconstrucción. Además, el de Nueva Canarias recordó a CC que, si acusa al PSOE de ser “sumiso” a Madrid, ha de mirar lo que ocurre en su propia casa. Así, despertó fantasmas del pasado coalicionero, como las prospecciones petrolíferas que -como parte de una operación orquestada desde la capital del Reino- auparon a Fernando Clavijo a la Secretaría General del partido.

“Canarias está bien, que no es poco”, espetó Casimiro Curbelo, aludiendo a las tragedias que han azotado a la sociedad isleña. “Este no sería un debate sobre la realidad si no se contara con los nuevos escenarios”, dijo, queriendo zanjar la polémica de si tener en cuenta la COVID-19, el volcán o la guerra para valorar la cuenta de resultados del cuatripartito. Aunque, quizá, lo que terminó por generar eco en el debate fue el proyecto de “país canario” propuesto por Campos “para sentirnos orgullosos de nuestro territorio y ser el espejo en el que se miren otros”.

TE RECOMENDAMOS