política

Torres despeja dudas sobre la estabilidad: “Culminaremos el mandato”

El presidente del Gobierno autonómico se sacude la presión de CC-PNC-AHI y el PP para que aflore la tensión en el cuatripartito, tras el vuelco en la política sobre el Sáhara, ante el que se ha quedado predicando en el desierto
Ángel Víctor Torres, en una de sus réplicas a los grupos de la oposición. /Sergio Méndez
Ángel Víctor Torres, en una de sus réplicas a los grupos de la oposición. Sergio Méndez

En la guerra y en el desamor, las armas y las palabras las carga el diablo. En la política, los juegos florales declarativos adornan las batallas dialécticas. Este martes, en el Parlamento de Canarias, los fuegos de artificio se dispararon con pólvora mojada. No está el panorama para tirar voladores alegremente. A falta de originalidad, buenas son las réplicas si no queda más remedio. La primera jornada del debate anual de política general confrontó dimes y diretes. El Gobierno y la oposición transportaron propuestas por carreteras bloqueadas entre llamamientos a recorrer juntos la senda del diálogo en un territorio incierto de señales de alerta donde, al parecer, el tráfico de ideas se atasca por momentos. 

Tras el discurso de Ángel Víctor Torres, los portavoces de los grupos Nacionalista Canario (CC-PNC-AHI), Popular y Mixto (Ricardo Fernández de la Puente, de Ciudadanos, y Vidina Espino) se sucedieron en la tribuna de oradores -en un hemiciclo ya sin restricciones de aforo por la pandemia y, por lo tanto, al completo- para calificar al presidente autonómico. Por este orden, José Miguel Barragán, Manuel Domínguez, Vidina Espino y Ricardo Fernández de la Puente blandieron la regla de profesor enfadado para ajustar cuentas. Con talante de generoso alumno aventajado, Torres gestionó las observaciones y mostró su disposición a corregir los renglones torcidos. 

El coronavirus, el conflicto bélico en Ucrania y la cuestión del Sáhara Occidental dominaron la sesión plenaria en el otrora conservatorio de música de la santacruceña calle de Teobaldo Power. El socialista Torres se aferró a la batuta ante sus desconcertados interlocutores, que se hicieron eco de las notas desafinadas en el coro oficialista. El cambio de postura de Pedro Sánchez no va a misa en el cuatripartito y el jefe del Ejecutivo regional predica en el desierto. La posición del misionero no convence a Nueva Canarias, Sí Podemos Canarias ni a Agrupación Socialista Gomera. Su incomodidad no es un secreto de alcoba. Tampoco es que alguno vaya a echarse en brazos de los vecinos de pasillo, por muchos guiños de Domínguez y discretos pellizcos de Barragán.  

Torres incidió en la vinculación de cualquier solución para la excolonia española al consentimiento del Frente Polisario, como “legítimo representante del pueblo saharaui”, e insistió en las bondades de las relaciones diplomáticas con el reino magrebí. “Una absoluta vergüenza”, exclamó Barragán. “Impresentable”, sentenció Domínguez. “Marruecos aplica una política de hechos consumados”, se despachó Espino. “Se han puesto de perfil”, reseñó De la Puente. Torres invocó la autoridad de la ONU. 

Sobre la invasión rusa no hubo votos discrepantes en la condena al “sátrapa” Vladímir Putin, pero sí matices en torno a la manera de afrontar las repercusiones económicas, que arruinan el optimismo por la incipiente recuperación de los achaques de la crisis sanitaria, y desajustes interpretativos en relación a la tramitación de las ayudas a los damnificados por la reciente erupción volcánica de La Palma. Esto último lo mencionó Espino como un ejemplo “cristalino” de cómo funciona el actual Gobierno: “Mientras hubo cámaras, 10.000 ministros acudieron a la isla. Cuando se apagaron, las moscas volaron”. 

Los cantos de sirena, de las alarmas, no alteraron la templanza de Torres, que agarró la tabla de la estabilidad para no naufragar en un mar de peligros en un mundo de aguas turbulentas. Convencido de que Canarias saldrá a flote -“hay más gente trabajando que nunca y gracias al colchón social”-, aseguró que llegará a la orilla. 

José Miguel Barragán (CC-PNC-AHI)  
Se atribuye méritos ajenos y esconde la cabeza” 
José Miguel Barragán respondió a la intervención matutina de Ángel Víctor Torres con un vespertino discurso demoledor de “cabreo” reflexivo. El portavoz del Grupo Nacionalista Canario (CC-PNC-AHI) reprochó al presidente autonómico que se atribuya méritos ajenos y esconda la cabeza ante “las responsabilidades que no asume”; más pendiente, espetó, de agradar a Pedro Sánchez que de actuar con criterio propio en un contexto “incierto” y un escenario económico “preocupante”. 

 
Manuel Domínguez (PP) 
“Se sufre tanta ineptitud por su miedo a perder el poder” 
Manuel Domínguez apuntó a los ojos de Torres, lo invitó a acercarse para tenderle la mano y con una imaginaria palmadita en la espalda lo animó a romper con Podemos a sabiendas de cuál sería su reacción. Era un reto retórico, lógicamente. “No tema una moción de censura”, exclamó el presidente regional del PP. “Los canarios no pueden sufrir tanta ineptitud por su miedo a perder el poder”. En la sala de espera virtual, metió el dedo en la llaga de la sanidad pública: “Se desangra”. 

 
Vidina Espino (Grupo Mixto) 
“Gire la cabeza, sáquela del coche oficial y mire a la gente” 
Vidina Espino sacudió al jefe del cuatripartito por haber “traicionado”, denunció, su promesa de que nadie se iba a quedar atrás: “Gire la cabeza, sáquela del coche oficial y mire a la gente que va dejando en la cuneta”. La portavoz del Grupo Mixto se propuso herir el orgullo de Torres con dardos de datos: “Canarias es hoy más pobre que hace dos años y tres de cada diez canarios se encuentran en situación de pobreza. Esta es la realidad y no hay manera de disfrazarla”. 
 
Ricardo Fernández de la Puente (Cs, Grupo Mixto) 
“La actitud reactiva ha dado escasos resultados” 
Ricardo Fernández de la Puente endulzó el examen al Gobierno canario con el caramelo del elogio a la actitud “reactiva” ante los problemas, de “escaso resultado”. El diputado de Ciudadanos (Grupo Mixto) admitió que el Ejecutivo de Ángel Víctor Torres es “voluntarioso”; aunque, en su opinión, “poco eficaz”. La consolidación de los incentivos económicos la ve como una oportunidad para la convergencia con el resto de la Unión Europea y no solo para afianzar la recuperación. 
 
Torres a Barragán 
“En tiempos de guerra no hay Gobierno y oposición” 
El mandatario canario amortiguó las críticas con una apelación a la unidad política: “En tiempos de guerra no hay Gobierno y oposición, sino trabajo conjunto”. Ángel Víctor Torres garantizó a José Miguel Barragán que agotará la décima legislatura, después de que el representante de CC-PNC-AHI lo desafiara a pulsar el botón nuclear (la potestad de disolución anticipada que le otorga el Estatuto). Le aconsejó que renuncie al “populismo”, los “tópicos” y la “demagogia”. 
 
Torres a Domínguez 
“Habría que subir los impuestos a las eléctricas” 
Ángel Víctor Torres se escudó en los recursos de los servicios sociales para defenderse del argumentario fiscal de Manuel Domínguez y pinchó el globo de la bajada de impuestos: “La reducción de medio punto del IGIC en 2019 dejó a la Comunidad Autónoma sin 170 millones”. Sugirió como alternativa fundir a las eléctricas, que “tienen muchos beneficios”. El 96% de los canarios “no pagan” gravamen en la factura de la luz, arguyó, y el tributo indirecto a los hidrocarburos está a cero. 

TE RECOMENDAMOS