santa cruz

Abubukaka se multiplica entre los alumnos del CEIP de Tíncer

El colegio chicharrero ubicado en el Distrito Suroeste celebra el Día del Libro con una función teatral única que hizo la delicias de sus alumnos
abubukaka-ceip-tincer
El CEIP de Tíncer celebró el Día del Libro con la actuación de Abubukaka. / Marta Torres

De negro, con la cara pintada de blanco, con coloretes rosados, y con una sonrisa de oreja a oreja. Así recibieron los 250 alumnos del CEIP de Tíncer, en Santa Cruz, a los componentes de Abubukaka, que, con su tradicional atuendo, el mismo que su entregado público, actuó ayer en el colegio.

Es probable que Amanhuy, Carlos, Diego y Víctor tuvieran ayer una de sus actuaciones más satisfactorias, con un público entregado, que respondía a cada una de sus interacciones. Y es que el CEIP de Tíncer ha querido celebrar de forma tan especial el 23 de abril, dedicándolo al comic y al teatro. Las imágenes de los niños gritando y riendo con cada una de las vuelta de Abubukaka, demostró que fue todo un acierto implicar a todo el cole en esa celebración.

Un telón negro, entre las columnas de entrada del colegio, en las que podía leerse el nombre del grupo, daba la bienvenida a Abubukaka, que además de malabares, ofreció una adaptación del clásico Romeo y Julieta, con unos enamorados un poco torpes, pero que hicieron las delicias de los más pequeños.

Magali Ramos es la coordinadora del proyecto de lingüística que se desarrolla en el centro escolar, en el que participa todo el profesorado, y este año han elegido el teatro para celebrar el Día del Libro.

“Invitamos a Abubukaka desde hace meses, con la idea de hacer una celebración distinta, y en vez de centrarnos en la literatura empezamos por el teatro y el comic, que son las áreas en las que hemos centrado los últimos trabajos en el cole”, explicaba Ramos al término de la actuación de Abubukaka ante los pequeños.

Insistió la profesora en que se trata de un trabajo en equipo, con el que han venido desarrollando varios proyectos, “antes fue la fotografía y ahora tocaba este”. La conexión entre actores y público fue más que evidente, con continuas interacciones, en las que solo estaban Abubukaka y los escolares, que también se encargaron de presentarlos a su llegada al centro escolar.


TE RECOMENDAMOS