la laguna

La fe regresa a las calles de Aguere el Domingo de Ramos

La Laguna registró una gran afluencia de público, que acompañó a los 250 cofrades de las distintas hermandades y cofradías que participaron en las procesiones de la Semana Santa
domingo-de-ramos
Domingo de Ramos en La Laguna | SERGIO MÉNDEZ

Después de dos años de pandemia la fe regresó ayer, Domingo de Ramos, a las calles y templos de La Laguna. La ciudad de Aguere registró una gran afluencia de público que acompañaron durante todo el día a numerosos cofrades de las distintas hermandades y cofradías.


El buen tiempo acompañó en todo momento, pero además, “la gente se comportó, guardó las medidas sanitarias de seguridad y distancia acordadas en todo momento y eso es de agradecer”, confirmó el secretario de la Junta de Hermandades y Cofradías, Antonio Regalado.


Lo mismo hicieron los 250 cofrades que participaron ayer en las distintas procesiones y marchas procesionales que tuvieron lugar en Aguere. En este caso, solo usaron las mascarillas quienes no llevaban capirote y los responsables de cargar las imágenes ya que este año se resolvió que no iban debajo tapados sino en el exterior y protegidos.
La Semana Santa lagunera es una de las más importantes de Canarias por su devoción, magnitud, belleza, expresión artística y referencia de la pasión de un pueblo que ayer, Domingo de Ramos, conmemoró la entrada de Jesús en Jerusalén.


La celebración comenzó a las diez de la mañana en el exterior de la capilla de las Siervas de María. Allí se bendijeron las palmas y olivos que fueron llevados por los fieles, en procesión, hasta la Catedral donde se celebró la Santa Misa, presidida por el Obispo de la Diócesis Nivariense, Bernardo Álvarez, quien invitó a los presentes a “proclamar desde el corazón nuestra fe: Jesucristo es el Señor”, según detalla Nivariense Digital, el portal de comunicación del Obispado de Tenerife.
Ya en el templo, se leyó la Pasión según San Lucas. El prelado nivariense en su homilía llamó a comenzar la Semana Santa “con un nuevo ardor”. “Tratemos de mantenernos con coherencia entre la fe y la vida”, expuso. “La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén nos pide a cada uno de nosotros coherencia y perseverancia” -señaló-, al tiempo que recordaba que “estamos de parte del Señor. Somos de Cristo”.


Para Álvarez, la Pasión de Cristo hay que verla desde cuatro perspectivas complementarias: un hecho histórico; un escándalo (ejecución de un inocente), un signo (responde a la violencia con amor y perdón) y un misterio (Dios parece indiferente, pero lo cierto es que la muerte de Jesús se convierte en vida y salvación).


En otro momento de su intervención subrayó algunas actitudes a cultivar, como el pedir perdón, dar gracias, llevar la cruz de cada día con amor, ser para los demás como el Cirineo y la Virgen y abrir de par en par las puertas del corazón a Jesús. Al finalizar la eucaristía tuvo lugar la procesión con la imagen de la entrada de Jesús en Tierra Santa acompañado de su hermandad.


La devoción religiosa siguió por la tarde con las procesiones del Padre Jesús de la Sentencia y María Santísima de la Amargura en la Parroquia de Nuestra Señora de La Concepción y la del Santísimo Cristo de las Caídas, en la de San Juan Bautista.


En la programación de la Semana Santa de este año participan unos 3.000 cofrades de las 23 cofradías y hermandades del municipio. La jornada en la que más personas se aglutinan en la calle junto a todas las cofradías es el Viernes Santo.
En este sentido, Antonio Regalado espera que el tiempo vuelva a acompañar y el público sea numeroso, como los años previos a la pandemia, porque “creo que mucha gente estaba esperando la Semana Santa en Aguere”, subrayó.

TE RECOMENDAMOS