internacional

Laura, culpable de la muerte de su hijo en 2017 por un ataque de asma

El tribunal entiende que la madre no hizo caso a los consejos médicos para prevenir un posible ataque de asma de su pequeño
nino-britanico-ataque-de-asma

El Tribunal de la Corona de Coventry, en Reino Unido, ha declarado a Laura Heath, de 40 años de edad, culpable de la muerte de su hijo Hakeen, de 7, por un ataque de asma que sufrió en noviembre de 2017 en su vivienda, situada en la ciudad de Birmingham, según ha informado The Sun. La sentencia se ha hecho pública este viernes.

El diario británico apunta que la progenitora no habría hecho caso a los consejos de los médicos para controlar el asma de su hijo, un hecho que la justicia ha dado por acreditado y, por ende, ha deliberado que Laura es culpable de un delito de negligencia grave.

Ataque de asma

Fue la propia madre quien encontró el cuerpo del pequeño en el jardín y dio el aviso a los recursos de emergencia, que no pudieron hacer nada por salvar su vida.

The Sun va más allá con este caso que ha conmocionado a prácticamente todo el país. Y es que, al parecer, el menor vivía completamente desatendido y en condiciones pésimas para su estado de salud. Asimismo, los agentes de policía encontraron inhaladores para el asma envueltos en papel de aluminio junto a una “parafernalia de drogas”.

Por su parte, el fiscal aseguró que “la acusada tenía el deber de asegurar el bienestar de su hijo. Ella sabía que él sufría asma grave e incontrolada. Había un riesgo obvio de que Hakeem pudiera morir de un ataque de este tipo si ella no lo controlaba, de acuerdo con el consejo médico que recibió”.

“En lugar de ello, la acusada priorizó deliberadamente su adicción a la heroína y al crack y despreció los consejos médicos que recibió y que habrían mantenido el asma de su hijo bajo control”, continuó diciendo el fiscal.

Tras el veredicto, los niños y el personal de la Academia E-Act de Nechells, donde Hakeem era alumno, indicaron que “era un niño muy hermoso, un gran amigo de muchos miembros del personal y de los niños, con un sentido del humor perverso y una risa contagiosa”.

TE RECOMENDAMOS