tribunales

Abusaba a diario de su hijastra en Los Realejos y amenazaba con matar a su familia si lo contaba

La chica no ejercía resistencia "por miedo a ser agredida o a que el procesado cumpliese sus advertencias y causase daño alguno a su madre o hermana"
Abusaba a diario de su hijastra en Los Realejos
La sentencia fue dictada por la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife. DA

La Audiencia de Santa Cruz de Tenerife acogerá la próxima semana el juicio contra un hombre acusado de agredir y abusar sexualmente de la hija, menor de edad, de su pareja (hijastra), prácticamente a diario, y amenazarla con que no contara nada porque de lo contrario mataría a su madre y a su hermana, hija biológica del procesado.

La vista oral se celebrará en la Sección Quinta de la Audiencia y la Fiscalía pide una pena de 30 años por los delitos de agresión sexual con acceso carnal continuado, de abuso sexual y de corrupción de menores en su modalidad de elaboración de pornografía infantil, pues supuestamente le hizo varias fotografías a su hijastra con un claro contenido erótico y sexual.

En el escrito de calificación de la Fiscalía se detalla cómo los hechos narrados se produjeron tanto en Linares, Jaén, como en Los Realejos, en Tenerife, adonde se mudó la familia, formada por el acusado, su pareja, la hija de ésta fruto de una relación anterior, y la niña que ambos tuvieron en común.

El acusado ejerció “un rol de padre” tanto de su hija biológica como de su hijastra y asumió los cuidados y tareas domésticas relacionadas con las mismas, pues su pareja tenía un horario laboral que le obliga a pasar la mayor parte del día fuera del domicilio familiar.

Esta circunstancia fue aprovechada por el encausado para realizar primero tocamientos a su hijastra, y más adelante, cuando ya se habían instalado en Tenerife, a mantener con ella relaciones sexuales que causaban dolor y sangrado a la menor.

Miedo de la hijastra

La chica no ejercía resistencia “por miedo a ser agredida o a que el procesado cumpliese sus advertencias y causase daño alguno a su madre o hermana”, pues tenía habitualmente “comportamientos y conductas agresivas en el domicilio que causaban temor, pánico y desasosiego” a la víctima, señala el escrito de Fiscalía.

Además, al menos en cinco ocasiones realizó a la menor varias fotografías bien semidesnuda exhibiendo sus pechos, en ropa interior o en poses provocativas que el procesado le pedía que adoptara; otras eran primeros planos de la zona genital o anal de la chica.

Estos hechos se prolongaron en el tiempo, “siendo escasos los días” en los que el procesado no realizara los mismos; el último, tras regresar ella a casa ebria tras ir a un baile de magos.

Finalmente la menor le contó lo sucedido a su madre, que presentó la correspondiente denuncia.

En el registro domiciliario practicado, la Policía Nacional intervino cuatro soportes informáticos y un móvil del acusado, y en un disco duro encontró 22 fotos de la menor de contenido sexual.

En la calificación de los hechos, la Fiscalía aplica la circunstancia agravante de parentesco.

Además de los 30 años de cárcel pide otros tantos de libertad vigilada, una vez cumpla la pena que le sea finalmente impuesta, y la prohibición de acercarse a la víctima durante este periodo, así como una indemnización de 18.000 euros por daños morales. 

TE RECOMENDAMOS