sanidad

Los trabajadores del banco de sangre de la Comunidad convocan la huelga

Además de demandar la estabilidad laboral alertan de que el índice de abastecimiento que dan a los Centro sanitarios de Canarias “está por debajo de los ratios aceptables, y lo padece el ciudadano”
tinerfeño con una hija en quimio

El Instituto Canario de Hemodonación y Hemoterapia (ICHH) es el banco de sangre de la Comunidad canaria. A día de hoy es un Organismo Autónomo dependiente de la Consejería de Sanidad, una figura que sus trabajadores quieren que continúe así ante diversos intentos para convertirla en una entidad pública empresarial o privatizarla. También demandan la estabilidad laboral para una plantilla de 225 trabajadores en la que el 80% tienen contratos temporales. En la negociación del proceso de estabilización de los empleados públicos el Comité de empresa ha convocado siete jornadas de paros parciales, que comenzará el día 10 de mayo, 10 a 12 horas, ante la propuesta de Sanidad de consolidarlos, pero no como personal público de la Comunidad sino, como personal de una empresa privada, por lo que afirman que “no queremos caer en manos de la privatización del servicio, tenemos vocación pública”, afirmó Daniel Quintero, enfermero del ICHH, presidente del comité de empresa.

En la negociación de los servicios mínimos no acudió ningún cargo de la Administración preavisada, ni del ICHH “haciendo gala de su reiterada desatención a los intereses de los trabajadores”, ni de Sanidad, ni de Admnistraciones Públicas ni de la Dirección General de Función Pública, solo “técnicos sin capacidad para llegar a un acuerdo” y sin mostrar afán negociador. “La muestra de que el ICHH no tiene interés en la negociación es que la próxima reunión se ha convocado días despues de comenzar la huelga”. Hace 21 años que no se ha hecho un proceso de estabilización, el último fue en 2001.

Desde los trabajadores reiteran que de fondo hay un interés de Sanidad en privatizar el servicio. “El Gobierno de Canarias al inicio de la legislatura hizo un nuevo intento nada velado de conversión del ICHH a una entidad pública empresarial pero gracias a la reacción de plantilla se pudo parar, pero dadas las circunstancias vemos que están volviendo a las andadas por la vía de los hechos, ya que quieren estabilizarnos como si de trabajadores de una empresa de carácter comercial se tratara”.

Además, el colectivo de trabajadores compuesto por médicos hematólogos, enfermeros, técnicos especialistas de laboratorio, auxiliares administrativos, conductores o personal de promoción, alerta que quieren “mercantilizar la sangre”, convertir el ICHH en una empresa privada y “cobrar por la sangre” que se dona de forma altruista. “Esta ha sido su intención, el producto de mercado sería la sangre de los donantes altruistas de Canarias”.

En 2014 Madrid privatizó su Centro de Transfusión y lo externalizó a una institución que se encarga de la recogida, recibiendo un dinero por litro de sangre donado, y que según los trabajadores supuso además “despidos de personal y que la calidad del servicio mermara”. En otras regiones también se han buscado alternativas diferentes.

Su intento de dejar de ser empresa pública no es banal porque “condiciona su huida del derecho público y eso podría llevar a menores controles administrativos y auditorías”, aseguró Daniel Quintero. “Conllevaría un control menor de las cuentas y de la gestión que no interesa a la sociedad ni a los trabajadores”.

Mala gestión desde hace años

La negativa del ICHH a llevar a cabo la estabilización de su plantilla “es tan opaca como la gestión del ICHH”, destacó el representante de trabajadores. “No hemos parado de tener malos gestores. No entendemos por qué nos colocan personas con poca cualificación a cargo de una entidad que es muy técnica y muy sensible para la Sanidad y con ello están degradando su imagen, entendemos que con la misión de desprestigiarla y privatizarla. Necesitamos un buen gestor que tome decisiones y no delegue sobre la actual estructura que nos ha llevado aquí”.

Se muestran muy preocupados por los “niveles de abastecimiento de sangre que estamos dando a los Centro sanitarios de la Comunidad Canaria está por debajo de los ratios aceptables, y lo están padeciendo los ciudadanos”. Afirman que se pone en peligro operaciones y que se infratratan pacientes que necesitan hemoderivados. “Detrás de nuestro trabajo hay muchas vidas en juego y estamos muy sensibilizados. Es vital la figura y el control público en la calidad del servicio así como la donación altruista”, finaliza Quintero.

Durante los periodos vacacionales, especialmente en verano, disminuye notablemente la donación de sangre, lo que puede provocar problemas de desabastecimiento de algunos grupos sanguíneos. / DA

El servicio “es indispensable para la ciudadanía” y no merecen el maltrato que reciben

Desde el Comité de empresa ha denunciado en varias ocasiones que en los últimos años la gestión del ICHH “ha sido autoritaria y unilateral, generando un clima laboral muy tenso debida a la mala gestión, lo que ha obligado a su alta tasa de judicialización para la resolución de los problemas laborales, en especial fraudes en la contratación del personal, imposición de medidas restrictivas de derechos, retirada pluses de forma discrecional y sin ningún procedimiento administrativo”.

Además, el ICCC ha modificado las condiciones de trabajo de forma sustancial, “generando movilidades geográficas que generan un sobrecoste a cuenta del dinero público”, por ejemplo enviando trabajadores de Gran Canaria a cubrir La Palma, El Hierro o La Gomera, “cambiando un sistema de trabajo que lleva lustros implantado”. La Inspección de trabajo ha requerido que se abonen los pluses retirados de manera unilateral, así como los días que dejaron de abonarse. Recuerdan que el servicio que hacen los trabajadores del ICHH “es indispensable para la ciudadanía y no merecen este maltrato”.
Afirman que hay un “oscurantismo en la gestión que debería investigarse”. El propio “Comisionado de Transparencia reconoce que el ICCH es uno de las instituciones más opacas”, y lamentan que las decisiones de la presidencia se hagan “sin dar la cara, la mayoría de las ocasiones con actitudes autoritarias”.

Las donaciones en cifras

En Canarias hacen falta unas 300 donaciones diarias para atender las necesidades de los centros hospitalarios (solo se logran aproximadamente 220) y, por eso, es preciso mantener un número constante de donaciones durante todo el año. Los hombres pueden donar sangre un máximo de 4 veces al año y las mujeres 3, con un intervalo mínimo de 60 días entre donaciones.

En el año 2021, las donaciones de sangre aumentaron un 5,6% con respecto al 2020, registrándose un total de 45.096 donantes frente a los 43.997 del año 2020, esto es, un incremento de 1.099 durante el pasado año, según el ICHH.

Así, el año pasado en Canarias se contabilizó un total de 66.560 donaciones de sangre, lo que supone que el Archipiélago sigue siendo ‘autosuficiente’ en cuanto a donaciones de sangre, una cifra destacable si tenemos en cuenta que ha sido un año difícil para la captación debido a la pandemia.

Con respecto al tipo de donante, hay que resaltar el proceso de fidelización que se viene produciendo en los últimos años. En el año 2019, el 55,7% de los donantes contabilizados eran donantes habituales, una cifra que se situó en el 58,3% en 2020 y en el 62% en 2021. Además, se produce un descenso en el número de donantes nuevos o de primera vez, pasando del 21,2% en 2020 al 17% en 2021, esto es debido al menor número de campañas realizadas en centros educativos por las restricciones motivadas por la pandemia.

En cuanto al perfil de las personas donantes, el 55,6% de los donantes en 2021 fueron hombres y el 44,4% mujeres y, por grupo de edad, el 28,8% fueron jóvenes (18-33 años), el 44,3% adultos (34-49 años) y el 26,9% veteranos (50-65 años).

TE RECOMENDAMOS