fundación diario de avisos

El universo, al alcance de nuestra vista

La Fundación DIARIO DE AVISOS conmemora el Día Mundial de la Astronomía con la difusión de la serie ‘Constelaciones en el Cielo’
universo

Los misterios que representan la bóveda celeste han fascinado al ser humano desde tiempos ancestrales. Nuestros antepasados miraban el cielo nocturno llenos de entusiasmo por descifrar todo aquello que había más allá del fulgor de los millones de objetos celestes que ocupan el territorio estelar. Con la misma curiosidad, observamos el cosmos hoy en día. Es casi imposible levantar la mirada en una noche despejada y no dejarse atrapar por la sensación de asombro.
Hoy, 7 de mayo, se celebra el Día Mundial de la Astronomía, iniciado en 1973 por Doug Berger, el entonces presidente de la Asociación Astronómica del Norte de California, con la intención de que la gente de las zonas urbanas se interesara por la astronomía. Curiosamente, es uno de los pocos días mundiales que se conmemoran dos veces al año, cerca del primer cuarto de luna de primavera y de otoño.
Una cita que nos invita a elevar la vista por unos instantes y disfrutar de la contemplación de la incomparable belleza de un cielo estrellado, donde se pueden llegar a identificar las mitológicas constelaciones, espectaculares eclipses, fugaces meteoros, mágicas lluvias de estrellas y mucho más. Todo al alcance de nuestra vista.
Desde estas páginas lo celebramos con entusiasmo, ya que esta ciencia no solo pertenece a los científicos, cualquier persona, incluso sin ayuda de instrumentos, puede observar eventos astronómicos de gran espectacularidad, solo con la ayuda de sus ojos.

¿CÓMO IDENTIFICAR LAS CONSTELACIONES?
Tanto los curiosos como los apasionados del espacio están de enhorabuena, ya que, además, recientemente se ha estrenado la serie Constelaciones en el Cielo, que se emite de lunes a viernes en la 2 de RTVE, a las 18.25 de la tarde. Una atractiva producción audiovisual que, de la mano de la FUNDACIÓN DIARIO DE AVISOS, tiene como objetivo adentrarnos en el estimulante mundo de la astronomía, a través del conocimiento de uno de los paisajes más extraordinarios que podemos observar en el firmamento: las constelaciones. Un impulso que forma parte del plan de proyectos de la institución para la promoción de la cultura por medio de la educación y la divulgación científica.
Según describe el realizador y guionista de esta espectacular serie, Miguel C. Díaz Sosa, en sus obras Callejero Celeste y Rutas en el Cielo, el espectáculo que ofrece el cielo estrellado ha sido un foco de atención desde los albores de la humanidad, sirviendo de gran mural donde proyectar numerosos mitos y leyendas. Estos caminos y figuras en el cielo imaginados en la remota antigüedad han llegado hasta nuestros días y el hombre de hoy se sirve de ellos para aprender a caminar entre las estrellas.
Para los astrónomos modernos, una constelación no solo representa a un grupo de estrellas, sino que da nombre a una región del cielo. Aunque pueda sorprendernos, la mayoría de las estrellas que forman las constelaciones no tienen relación física entre sí, dado que están a distancias muy grandes unas de otras y se mueven en direcciones diferentes. Algunas estrellas, aun perteneciendo a la misma constelación, pueden estar relativamente cerca de la Tierra, mientras que otras están muy alejadas y solo tienen en común el que, desde la Tierra, parecen estar en la misma dirección.

UN POCO DE HISTORIA
Según Díaz Sosa, “aunque el origen de las constelaciones se pierde en el tiempo, ya en el año 4000 a. C. algunos animales como el toro, el escorpión o el león estaban asociados a constelaciones. Desde entonces, en el cielo nocturno podemos ver reflejados los mitos y leyendas de muchas culturas antiguas. En algunos casos, estos grupos de estrellas representan a héroes de la mitología griega, como Orión y Hércules.
Y, curiosamente, otras constelaciones, de origen más reciente y localizadas mayoritariamente en el hemisferio sur, están dedicadas a instrumentos modernos como Telescopium (El Telescopio) y Microscopium (El Microscopio)”.
Más de la mitad de las constelaciones que hoy nos son familiares, eran conocidas en la antigüedad y proceden de una lista de 48 constelaciones recogidas por el astrónomo griego Ptolomeo en su obra Almagesto, en el año 150 de nuestra era. Esta lista estuvo vigente hasta el siglo XVI y desde entonces se añadieron algunas otras, hasta completar la lista oficial de las 88 constelaciones que hoy en día podemos identificar en el firmamento.

TE RECOMENDAMOS