la laguna

40 años de la lucha contra el vertedero de Montaña del Aire

Desde el grupo Unidas se puede se quiere promover un reconocimiento “al movimiento vecinal y los cargos públicos” que lograron el cierre del espacio, explica Rubens Ascanio
vertedero-de-montana-del-aire

Desde la formación Unidas se puede, del grupo de Gobierno de La Laguna, se quiere promover “un merecido reconocimiento al movimiento vecinal y a los cargos públicos” que lucharon hace 40 años, con incluso huelga de hambre del Gobierno lagunero de aquel entonces, por el cierre del vertedero provisional de Montaña del Aire, dando origen “a uno de los primeros debates públicos de calado sobre la gestión de los residuos en Tenerife”, según explicó ayer el portavoz del partido, Rubens Ascanio. Por ello, “nos gustaría, entre otras cosas, que una placa ubicada en las inmediaciones de lo que era el antiguo vertedero recuerde este acontecimiento histórico”, destacó. Además, Ascanio apuntó que también se propondrá que este reconocimiento se realice en el marco de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, el próximo junio.

Así se recogerá en la moción que el partido quiere presentar al próximo Pleno del mes de junio y que se promoverá para que sea propuesta por todo el grupo de Gobierno lagunero, así como que se convierta en institucional, indicó el concejal.

En el texto que se usará como base para la propuesta, y recopilado y elaborado por el propio Rubens Ascanio, se recuerda como “entre 6 y el 12 de mayo de 1982 el alcalde Pedro González y catorce concejales del Consistorio, de los grupos políticos del PSOE, Unión del Pueblo Canario, PCE y Asamblea Lagunera, junto a un miembro de UCD, realizaron un encierro y una huelga de hambre en las dependencias del Ayuntamiento durante seis días, en protesta contra el emplazamiento del vertedero de Montaña del Aire en nuestro municipio”.

Así, se explica como “Tenerife vivía en ese momento una situación muy complicada. El 1 de mayo de 1982 se debía aplicar el cierre del vertedero del Lazareto de Santa Cruz, que tras muchos años de uso había alcanzado más de 40 metros de altura, corriendo serio riesgo de colapso”. “En marzo de 1982 la Coordinadora de Alcaldes de Tenerife se reunió en La Laguna, apoyando por mayoría que Montaña del Aire fuera la solución provisional al anunciado cierre del Lazareto, en el que quince municipios vertían en ese momento 800 toneladas de basura y que debía cerrarse el primero de mayo de ese año”, se añade.

vertedero-de-montana-del-aire
El alcalde Pedro González durante la huelga de hambre. Cedida

El 3 de mayo el Gobernador Civil, Jesús Javier Rebollo, aplica, al amparo de la Ley General de Sanidad de ese momento, la apertura oficial de Montaña del Aire como principal vertedero insular, se continúa explicando. El 6 de mayo, el Ayuntamiento, con un gobierno de izquierdas formado por PSOE, UPC, PCE y Asamblea Lagunera, opta por pedir el cierre del mismo por carecer de licencia municipal. Además se acuerda clausurar de inmediato el depósito de agua de la zona por el riesgo de contaminación por filtraciones procedentes de los restos de basura. Tras dos intentos infructuosos de cerrar la instalación, la Corporación toma el acuerdo de iniciar un encierro en el Ayuntamiento acompañado de una huelga de hambre, con la intención clara de forzar a negociar al Gobernador Civil.

“El 11 de mayo continuaron las protestas y también numerosas acciones vecinales de apoyo -se relata-. El equipo médico que seguía las constantes vitales de los huelguistas manifestó su preocupación por el estado de Pedro González, con 54 años en aquel momento, y de otros dos concejales. Ese mismo día el movimiento ciudadano convoca para el jueves 13 de mayo una huelga general en la Isla”.

El 12 de mayo el Pleno de Cabildo vive una de las sesiones más complejas de su historia. Los vecinos y vecinas habían acudido en masa para abordar la necesidad de un Pacto Insular sobre los vertidos. A priori no era una decisión fácil de tomar, pero tras varias horas de trabajo se logró un acuerdo entre UCD, PSOE, PCE, CD y UPC que permitió que ese mismo día se levantara la huelga. Y, desde ese momento, las acciones institucionales no pararon: “Los Silos ofreció suelo para ubicar un vertedero legal, igual que Santa Cruz de Tenerife. El Cabildo apostó poco después por la costa de Güímar como vertedero provisional”, y durante varios meses más continuarían las acciones de los afectados por el vertedero.

“Todo este intenso proceso de protesta y lucha sin duda ayudó a abrir un necesario debate insular sobre el futuro de los residuos y hacer un mejor uso de los mismos, una gestión sostenible que nunca acaba de llegar del todo”, se destaca. Efeméride que cumplió la semana pasada su 40 aniversario “de ese importante acontecimiento, uno de los más recordados de los primeros años de la etapa democrática en nuestro municipio”, por lo que “La Laguna merece recordar esta acción civil y política, que acabó con la clausura de este vertedero”. “Por ello vamos a dar traslado de una propuesta que sirva para este necesario fin, como una lucha que dio origen a un debate necesario y a una reflexión sobre el modelo de Isla, que todavía no está concluido”, concluye el texto.

En cuanto al futuro uso del lugar, Ascanio apuesta porque la zona tenga un “vínculo con la recuperación ambiental y paisajística del entorno, aprovechar como ha pasado con el Lazareto de Santa Cruz”, aunque apunta que es “un debate que tiene que surgir de los vecinos de la zona” y recuerda las condiciones “complicadas” del entorno, en cuanto al impacto que ha sufrido.

TE RECOMENDAMOS